EL MUNDO › EL LIDER DE LA RACISTA LIGA NORTE RENUNCIO POR CORRUPCION

La banda de los “honestos”

La secesionista y discriminadora Liga Norte, ex aliada de Silvio Berlusconi en sus últimos gobiernos, ya no tiene como secretario general a su líder máximo y fundador, Umberto Bossi, arrastrado por un escándalo mafioso.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

Ahora la llaman “la banda de los ‘honestos’”, porque se llenaba la boca acusando a Roma y su burocracia de ser la ladrona de los frutos producidos por el norte de Italia. Levantaba banderas de rectitud y honestidad. Pero una investigación judicial conocida esta semana demostró lo contrario. Algunos de los dirigentes de la Liga Norte habrían robado o malversado fondos tal como lo hicieron exponentes de otros partidos.

No es que por esto se salvan, claro que no. La secesionista, racista y discriminadora Liga Norte, ex aliada de Silvio Berlusconi en sus últimos gobiernos, ya no tiene como secretario general a su líder máximo y fundador, Umberto Bossi. Arrastrado por el escándalo que vio mezclados a varios miembros de su familia, Bossi se vio obligado a renunciar ayer, aunque sus partidarios lo nombraron presidente del partido, que equivale casi a un cargo honorario.

El escándalo, sobre el cual todavía no han salido a relucir todos los detalles, está centrado en el hoy ex tesorero del partido, Francesco Belsito, del que se sospecha además que pueda tener relaciones con la camorra, es decir la mafia napolitana. En la caja fuerte del partido, Belsito tenía una carpeta titulada “Family” referida al dinero –del partido, a menudo de reembolsos electorales que el Estado da a los partidos políticos por los gastos mantenidos durante las elecciones– entregado ilegalmente a la familia de Bossi. Los documentos están siendo estudiados por los tres fiscales de Nápoles que tienen a cargo la investigación: Francesco Curcio, Vincenzo Piscitelli y John Henry Woodcok.

Al parecer, el dinero entregado a la familia Bossi habría servido para refaccionar la casa del propio ex secretario general, para comprarle un superauto a su hijo Renzo, conocido como “Trotta”, que es también consejero municipal, y para la escuela Bosina de Varese, donde trabaja la mujer, Manuela Marrone, una especie de engendro liguista creado para enseñar los “valores de la Padania”, la supuesta república en torno del río Po que querría fundar la Liga Norte. Pero en la carpeta habría también otros gastos de dentista, de celulares, de tarjetas telefónicas y multas, entre otros. Algunos sostienen que Bossi padre, que en 2004 tuvo un ictus cerebral y desde entonces tiene problemas para hablar y caminar pero no para pensar, no sabía nada de todo esto. Incluso Berlusconi lo defiende. En la reunión que hizo ayer la dirección de la Liga, Bossi dijo que su hijo Renzo le había asegurado que estaba pagando el auto en leasing. Tiempo atrás le había dicho que estudiaba economía y le faltaba poco para terminar. Pero nada de eso es verdad, le habrían en cambio asegurado sus compañeros de partido. Contrariado, Bossi habría abandonado el encuentro para reunirse a puertas cerradas con su familia. Acto seguido vino la renuncia. “Quien se equivoca debe pagar, no importa el apellido que lleve. Renuncio por el bien del movimiento y de los militantes y por el bien de mi familia”, dijo. Pero las “regalías” del tesorero –se habla de varios millones de euros–, según los carabineros que han hecho parte de la investigación, no iban sólo a la familia Bossi sino también, entre otros, a la combativa líder liguista y actual vicepresidente del Senado, Rosy Mauro, para su sindicato padano Sinpa, y al senador y ex ministro de Berlusconi, Roberto Calderoli. También se habla de dudosas inversiones del partido en Tanzania.

Belsito por su parte no tiene una gran fama como administrador ni una larga experiencia. Pero hizo carrera rápidamente. Empezó como “gorila” en una discoteca de Génova, seleccionando quién entraba y quién debía salir, y pocos años después llegó a ser secretario de uno de los ministros de Berlusconi en 2002. Decía tener dos títulos universitarios que se revelaron falsos.

¿Cómo surgió este escándalo? Bossi y sus partidarios piensan que alguien le quiso serruchar el piso. Y en caso de que esto fuera verdad, el principal sospechoso es Roberto Maroni, ex ministro del Interior de Berlusconi y un dirigente importante de la Liga, desde hace tiempo enfrentado con Bossi. Ayer, al salir de la reunión donde se decidió que un triunvirato guiará la Liga por ahora, Maroni fue silbado y abucheado.

Compartir: 

Twitter
 

Bossi deja la sede de la Liga Norte en Milán tras renunciar a la secretaría general.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.