EL MUNDO › EL ACUERDO FISCAL EN EE.UU. PENDE DEL VOTO EN DIPUTADOS

Pactan al filo del abismo

Los representantes acordaron ayer votar sin cambios, por sí o por no, el proyecto que había aprobado el Senado.

Demócratas y republicanos del Senado de Estados Unidos llegaron a un acuerdo en el diferendo sobre el Presupuesto para evitar el denominado “abismo fiscal”. el acuerdo se hab{ia demorado por negociaciones deúltimo momernto en la Cámara de Representantes, pero al cierre de esta edición los líderes de la Cámara baja acordarón votar si modificaciones el proyecto del Senado antes de la apertura de los mercados de hoy. El Senado había aprobado ayer el texto negociado por el vicepresidente demócrata Joe Biden con el republicano Mitch McConell, por una mayoría aplastante de 89 votos a favor y 8 en contra. El senador republicano republicano Pete King declaró anoche que su partido aportaría los 30 votos necesarios para sellar el acuerdo en ley.

“Este acuerdo evita una subida de impuestos para el 98 por ciento de los estadounidenses y el 97 por ciento de los dueños de pequeños negocios”, dijo el presidente Barack Obama, quien instó a la Cámara de Representantes a “aprobar sin dilaciones” el proyecto de ley ayer mismo. La Cámara de diputados, controlada por republicanos, se reunió ayer al mediodía para deliberar, pero no se esperaba que votaran. La emisora estadounidense CNN citó al jefe del grupo republicano en esa cámara, Eric Cantor, asegurando que aún no se había decidido la votación, por lo que no se esperaba que tuviera lugar ayer. Obama no podría ratificar ayer el acuerdo, algo necesario para su entrada en vigor.

La sesión de la Cámara baja se inició ayer sin que se supiera todavía si su presidente, el republicano John Boehner, la sometería a votación y después de que el capellán de la cámara pidiera una “intervención divina” que saque a Estados Unidos de su crisis fiscal. “Los estadounidenses están muy divididos en opiniones e intereses”, apuntó en su plegaria de apertura el capellán Patric J. Conroy, un sacerdote jesuita que pidió la “intervención divina” en el debate mientras Estados Unidos permanece suspendido, técnicamente, en una crisis fiscal. Mañana, 3 de enero, se iniciará un nuevo período legislativo y decenas de miembros de la Cámara baja, que perdieron la elección en noviembre, podían ser ayer un bloque decisivo si se termina votando el acuerdo aprobado en la madrugada por el Senado.

Para contar con el visto bueno de la Cámara de Representantes se necesita el voto a favor de casi 30 escaños de las filas conservadoras, que se había mostrado firmemente decidida a no acompañar la propuesta demócrata.

Los líderes de los dos partidos anunciaron que tienen que estudiar el acuerdo. Anteriormente se creía que el acuerdo estaría cerrado antes de la apertura de los mercados financieros hoy, pero ahora no se espera que haya consenso antes de hoy o incluso de mañana.

La votación en el Senado se produjo en la madrugada del lunes, dos horas después de que expirase el plazo para la entrada automática (el 1º de enero) de una serie de subidas de impuestos a gran escala e importantes recortes en ayudas, lo que se conoce como el “abismo fiscal”. Pero con el acuerdo de ayer se ha conseguido evitar esa subida de impuestos y posponer los recortes. “Todavía queda trabajo para reducir nuestra deuda”, dijo Obama, pero el acuerdo asegura “que vamos a continuar reduciendo el déficit a través de una combinación de nuevos recortes en el gasto y nuevos ingresos de los estadounidenses más ricos”.

Con el pacto alcanzado ahora, las exenciones fiscales para la clase media se prolongarán, pero los hogares con ingresos superiores a 450.000 dólares al año pagarán más impuestos. “Ni los republicanos ni los demócratas consiguieron todo aquello que querían, pero este acuerdo es lo correcto para nuestro país”, agregó Obama. Los republicanos intentaron mantener los recortes de impuestos a todos los ricos y los demócratas pretendían que la subida de tasas comenzara a partir de los que ganan más de 200.000 o 250.000 dólares. Según fuentes de las filas demócratas, las partes acordaron que los recortes de ayudas que automáticamente entraban en vigor en 2013 a gran escala se aplacen durante dos meses para ganar tiempo y diseñar un mejor programa de ahorro.

Los medios señalan que el compromiso prevé que se prorroguen las ayudas para más de dos millones de desempleados. A cambio, los demócratas acordaron aumentar menos de lo inicialmente deseado el impuesto a las sucesiones.

La deuda de Estados Unidos asciende ya a 16 billones de dólares por una serie de factores que han ido acumulando durante la década anterior, como los recortes de impuestos de la era Bush, las guerras de Irak y Afganistán, así como la recesión y la crisis económica y la burbuja inmobiliaria.

El secretario de Finanzas, Timothy Geithner, ya advirtió que la deuda alcanzó a fin de año su límite de 16,4 billones de dólares, con lo que comenzará una reestructuración del Presupuesto para que el país pueda seguir siendo solvente al menos por dos meses más.

Ello supone que el Congreso tendrá que aumentar el techo de deuda otra vez, a más tardar, a finales de febrero o comienzos de marzo, según el acuerdo alcanzado ayer.

Compartir: 

Twitter
 

El principal negociador republicano del pacto, Jim Boehner (centro), ayer en el Capitolio.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.