EL MUNDO › CINCO FACCIONES ARMADAS PALESTINAS RECHAZARON EL ALTO EL FUEGO DE ABBAS

La Hoja de Ruta hacia un callejón sin salida

La organización Al Fatah de Yasser Arafat y otras cuatro facciones palestinas armadas rechazaron ayer el alto el fuego y la desmilitarización de la Intifada, que su primer ministro Mahmud Abbas proclamó en Jordania esta semana como primeros pasos de la Hoja de Ruta propuesta por Estados Unidos para la paz con Israel. Y el Estado judío impuso de nuevo el bloqueo de Cisjordania.

La cumbre de esta semana en Aqaba, Jordania, entre los primeros ministros de Israel, Ariel Sharon, y el palestino, Mahmud Abbas, junto a George W. Bush, había sembrado optimismo sobre la puesta en marcha del plan de paz para Medio Oriente. Ayer, cinco facciones palestinas dijeron que no a ese mismo plan. “Hemos decidido continuar la Intifada armada, ya que rechazamos las conclusiones de la cumbre de Aqaba en la que la resistencia fue equiparada al terrorismo”, afirmó Mohammed el-Hindi, uno de los responsables de la Jihad Islámica. Su movimiento se reunió anoche en Gaza con otras cuatro organizaciones: Hamas, el Fatah del dirigente Yasser Arafat, y los Frentes Democrático y Popular de Liberación de Palestina (FDLP y FFLP), que se alinearon con esta posición. Uno de los jefes del FPLP, Jamil Majdalui, opinó que “el discurso de Abbas en Aqaba no puede ser la base de un diálogo nacional”.
En ese discurso, Abbas se había pronunciado en favor de la desmilitarización de la Intifada y se comprometió a luchar contra el terrorismo antiisraelí, pero no hizo alusión a las reivindicaciones de los palestinos, sobre todo en cuanto al derecho al regreso de los refugiados palestinos a lo que ahora es Israel o sobre la polémica cuestión de Jerusalén. Hamas ya había suspendido el diálogo con Abbas al término de la cumbre tripartita, rechazando cualquier encuentro con el premier “hasta que no abandone todos los compromisos adquiridos” en la cumbre a orillas del Mar Rojo. Los integristas de Hamas dijeron ayer que están dispuestos a reanudar el diálogo con el primer ministro sólo si se retracta de su compromiso de “desmilitarizar” la Intifada. Por su parte, Jaled al Batch, representante de la Jihad Islámica, indicó que “propondría una reunión ampliada entre las formaciones palestinas y el gobierno de Abbas, y no encuentros por separado”.
“Yasser Arafat y Hamas están intentando hacer fracasar cada posibilidad de paz”, afirmó ayer a través de la radio estatal el ministro de Justicia israelí y líder del partido laico de derecha Shinui, Tommy Lapid. El funcionario israelí admitió que, “de nuestra parte, activistas de la extrema derecha tratan de impedir que se desmantelen los asentamientos ilegales” en los territorios ocupados, uno de las concesiones realizadas por el premier Sharon en la primera fase del plan de paz. El ministro de Defensa israelí, Shaul Mofaz, presentará hoy, en la habitual reunión semanal del gobierno, un plan para el inicio del desmantelamiento de los puestos de colonos, previsto para la próxima semana, según informó la radio estatal israelí. A todo esto, Israel impuso de nuevo el bloqueo de Cisjordania, indicó ayer una fuente militar. La decisión fue tomada por Mofaz después de una serie de alertas sobre atentados terroristas como consecuencia del rechazo a la cumbre de parte de los movimientos palestinos.
En paralelo, Abbas convocó ayer a una reunión con sus funcionarios. Fuentes palestinas anticiparon que el ministro de Seguridad Interior, Mohamed Dahlan, elabora un plan para el desarme de las milicias palestinas y para la integración de sus miembros a las renovadas fuerzas de seguridad que estarán bajo sus órdenes. El plan prevé la adquisición de las armas “ilegales” a precios superiores al corriente y la entrega de unos 6000 dólares a los milicianos, en particular los de Al Fatah, que se enrolarán en las fuerzas de seguridad. El ministro de Información, Nabil Amr, anunció que el gobierno palestino le pedirá a Estados Unidos que ejerza presión sobre Israel para impulsarlo a ejecutar la Hoja de Ruta.
Asimismo Amr subrayó que la Autoridad Palestina continuará abierta al diálogo con todas las fuerzas palestinas, porque considera que es una elección “estratégica para los intereses del pueblo palestino”. El vocero de la AP, Nabil Abu Rudeinah, desmintió versiones que aseguran que Dahlan intentará recuperar las armas en poder de los milicianos de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, un grupo armado afiliado a Al Fatah. El contacto con Hamas, anunció Amr, puede retomarse “en las próximas 48 horas” en Gaza, donde el primer ministro palestino permanecerá hasta hoy.

Compartir: 

Twitter
 

Una palestina de Gaza sostiene un cartel con el retrato de su líder, Yasser Arafat.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.