EL MUNDO › MáS DE SETECIENTOS CANDIDATOS PROHIBIDOS PARA LAS ELECCIONES DEL 14 DE JUNIO

Irán va a las urnas sin demasiadas opciones

Se esperaba que se excluyera a algunos candidatos como Esfandiar Rahim Mashaei, ex jefe de estado mayor y aliado político del actual presidente Mahmud Ahmadinejad. Pero el rechazo de Rafsanjani llegó como una sorpresa.

 Por Patrick Cockburn *

Aun antes de que se emita un voto, la elección presidencial del 14 de junio es efectivamente un proceso terminado para elegir quién tiene el poder en Irán. Creo que no es posible manejar un país peor que esto, dijo el ex presidente Ali Akbar Hashemi Rafsanjani, después de ser uno de los 700 candidatos prohibidos para presentarse a las elecciones esta semana. Normalmente Rafsanjani es reticente para criticar a las autoridades iraníes.

Frecuentemente ha habido tensión entre los presidentes iraníes y el líder supremo espiritual de Irán, ayatolá Khamenei, en el pasado. Pero, permitir que sólo ocho candidatos conservadores se presenten en las próximas elecciones es el objetivo para eliminar la presidencia como un centro de poder rival para el liderazgo clerical.

Se esperaba que el Consejo de Guardianes de la Revolución, el cuerpo que controla las nominaciones, excluyera a algunos candidatos como Esfandiar Rahim Mashaei, ex jefe de estado mayor y aliado político del actual presidente Mahmud Ahmadinejad. Pero el rechazo de Rafsanjani llegó como una sorpresa. El actual liderazgo iraní decidió que no podía darse el lujo de una lucha política interna semejante a la última elección presidencial en 2009. Esa elección había provocado enormes manifestaciones de protestas y represión gubernamental después de los candidatos que supuestamente perdieron dijeran que el resultado de la elección se había decidido con fraude.

Irán está bajo mayor presión hoy por su creciente compromiso con la guerra en Siria y las sanciones a la economía iraní por su programa nuclear. Occidente teme que Irán esté desarrollando la capacidad de producir armas nucleares. Irán afirma que el programa es para fines pacíficos. Teherán decidió que debe luchar por su aliado de larga data, el presidente sirio Bashar al Assad, porque el liderazgo iraní ve un intento de cambio en el régimen en Siria como un precursor a un ataque similar sobre Irán y sus aliados chiítas en el Líbano e Irak.

El ayatolá Khamenei, quien apoyó a Ahmadinejad en 2009, se peleó con él más tarde y ahora quiere asegurarse de que cualquier presidente futuro tenga una capacidad limitada para la acción independiente. Desde que la revolución iraní derrocó al sha en 1979, la presidencia ha sido uno de los centros de poder en Irán, pero de ninguna manera es el único. Mohammad Khatami, quien precedió a Ahmadinejad como presidente, fue electo con una agenda reformista de la que pudo implementar muy poco.

Otros importantes centros de la política iraní incluyen al Cuerpo de Guardia Revolucionario, que en gran parte determina la política iraní hacia Siria e Irak. Si a un candidato flexible, como Rafsanjani, apoyado por mucha de la clase media, se le hubiera permitido presentarse y hubiera ganado la elección, la política iraní sobre Siria o el programa de energía nuclear iraní no hubieran cambiado. Esto así es porque en ambos casos Irán no recibiría mucho a cambio de eventuales concesiones, ya que la estrategia occidental es infligir una derrota pública y determinante sobre el régimen iraní. Intentos de un arreglo con Occidente por el ex presidente iraní Mohammad Khatami fueron mayormente rechazados.

Con respecto a Siria, Irán ha tomado un rol más activo en las últimas semanas en combinación con el movimiento paramilitar chiíta Hezbolá en el Líbano. Los combatientes de Hezbolá están tomando parte en la batalla de Qusayr, una ciudad estratégica cerca de Homs en Siria y cerca también de la frontera libanesa. Se dice que Irán tiene unos 200 consejeros de la Guardia Revolucionaria en Siria y está mandando armas y equipos vía Irak. La lucha por Siria está drenando a Irán financiera y políticamente, pero los chiítas en Medio Oriente cada vez más ven a la guerra Siria como una batalla por la supervivencia.

Las sanciones impuestas desde mediados de 2010 han tenido un impacto severo en los iraníes, con las exportaciones de petróleo iraní en su nivel más bajo desde 1986. Los ingresos petroleros del año pasado fueron de 69.000 millones de dólares comparados con 95.000 millones de dólares en 2011. Los precios de los alimentos han crecido notoriamente, el rial iraní está en caída libre y el desempleo es de por lo menos 17 por ciento.

Aunque el daño económico infligido por las sanciones es serio, no todas las noticias son malas. Previamente, los ingresos petroleros subiendo le permitían al Estado iraní subsidiar el alimento y el precio del petróleo. Esos subsidios han sido en gran parte reducidos o abolidos, una reforma que podría no haber sucedido sin la presión de las sanciones. La moneda también estaba muy sobrevaluada en el pasado. El aumento en el precio del petróleo ha reducido los embotellamientos en Teherán mientras que la caída del rial les ha encarecido mucho a los iraníes tomarse vacaciones en el exterior. La industria interna se ha beneficiado, pero las sanciones son endurecidas constantemente de manera que los ingresos petroleros continuarán acortándose.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Simpatizantes del candidato presidencial Saied Jalili muestran carteles con su foto y banderas iraníes durante un acto de campaña en Teherán.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.