EL MUNDO › EE.UU. Y EL PROGRAMA NUCLEAR, EN LA AGENDA IRANí

Los planes de Rohani

El presidente electo iraní, Hasan Rohani, dijo ayer que Teherán está dispuesto a reducir tensiones con Estados Unidos. Asimismo, subrayó que la distensión sólo se construirá sobre el respeto mutuo y aseguró que no tiene previsto suspender el programa de enriquecimiento de uranio de su país. En la primera conferencia de prensa tras resultar triunfador en las elecciones del viernes pasado, Rohani advirtió a Washington que deberá reconocer el derecho de Irán al uso de energía nuclear con fines pacíficos y no interferir en sus asuntos internos antes de mantener conversaciones directas.

El clérigo de 64 años, negociador nuclear iraní entre 2003 y 2005, insistió no obstante en que Teherán será más trasparente en relación con sus actividades en este ámbito en el futuro. “Con Estados Unidos tenemos una vieja herida, pero seguimos esperando mirar al futuro y reducir la tensión”, dijo Rohani. “Lo que Estados Unidos debería hacer en primer lugar es dejar de interferir en los asuntos internos de Irán, aceptando todos los derechos de Irán, que son legítimos e internacionalmente reconocidos, inclusive los derechos nucleares”, agregó. En todo caso, dio a entender que no parará el enriquecimiento de uranio, la cuestión más delicada del enfrentamiento nuclear entre su país y Occidente, aunque espera llegar a un acuerdo similar al que él mismo alcanzó con el entonces presidente francés, Jacques Chirac. “Por esa vía podemos volver a empezar ahora”, sugirió.

Estas palabras son una clara demarcación de los límites en los que se circunscribirá el nuevo vínculo Teherán-Washington y son entendidas como una respuesta a Estados Unidos, cuyas autoridades se mostraron esperanzadas en que Irán haga los cambios necesarios para trabajar con la comunidad internacional. El domingo, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Denis McDonough, declaró que si el líder moderado está interesado en arreglar las relaciones de Irán con el resto del mundo, como dijo en sus actos de campaña, existía la oportunidad para ello.

Rohani trató el tema de las sanciones internacionales que pesan sobre Irán. “Son injustas y opresivas”, aseveró. “El pueblo de Irán no ha hecho nada para sufrirlas y ha cumplido la ley y los acuerdos internacionales” en lo referente a su programa nuclear, defendió Rohani, quien dijo que para aliviar las sanciones planteará claridad y medidas de confianza.

“Vamos a aclarar a todo el mundo que las actividades de la República Islámica en el marco nuclear están dentro de la ley internacional”, dijo, además de crear más confianza con el mundo, vía por la que espera que se alivien las sanciones. De ese modo, espera que se pueda mejorar la situación interna. Asimismo, se refirió al uso de los recursos financieros para dirigirlos al sector productivo, para asegurar la disponibilidad de bienes, en especial los básicos, aunque manteniendo algunos subsidios a los más desfavorecidos.

Puso, de todos modos, como prioridad de su política exterior a los 15 vecinos de Irán, en especial a los Estados árabes del Golfo Pérsico, con los que mantiene permanentes tensiones, y recordó que el primer acuerdo de seguridad con Arabia Saudita, su principal rival en la zona, se hizo con su firma. Incluyó en la lista a los países latinoamericanos, con los que dijo querer estrechar las relaciones, a partir de la alianza que Ahmadinejad construyó con Venezuela, Cuba, Nicaragua, Ecuador, Brasil y Bolivia.

Compartir: 

Twitter
 

El electo presidente iraní, Hasan Rohani.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.