EL MUNDO › TEHERAN ACORDO CON LAS POTENCIAS OCCIDENTALES QUE SUSPENDE SU PROGRAMA POR SEIS MESES

Irán congela su actividad nuclear

Obama aseguró que se trataba de un gran acuerdo que vuelve al mundo más seguro, mientras que su par iraní, Rohani, calificó de éxito el pacto, que representa un alivio para su economía.

Los integrantes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia y China) más Alemania sellaron ayer un acuerdo provisional con Irán que congela su programa nuclear por seis meses, tiempo en el que se buscará llegar a un acuerdo definitivo. Sobre el pacto, el presidente norteamericano, Barack Obama, aseguró que se trataba de un gran acuerdo que vuelve al mundo más seguro. Confirmó que la iniciativa pondrá en stand by el programa nuclear de la nación persa con el objetivo de que sea completa y exclusivamente para objetivos pacíficos. Para Israel, en cambio, el acuerdo es una pesadilla hecha realidad. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, habló de un error histórico. El presidente iraní, Hassan Rohani, calificó de éxito el pacto nuclear alcanzado a cambio de un alivio parcial de las sanciones internacionales que asfixian desde hace meses la debilitada economía nacional.

Sobre las condiciones del acuerdo, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, aseguró que Teherán no contará con reservas de uranio enriquecido al 20 por ciento, durante seis meses, y que serán diluidas en su totalidad. Kerry manifestó que la república persa aceptó también suspender todo el enriquecimiento de uranio por encima del 5 por ciento y garantizó que no aumentará sus reservas de 3,5 por ciento o uranio enriquecido a bajo nivel en el plazo establecido. El jefe de la diplomacia estadounidense agregó que el programa nuclear de Irán con fines estrictamente pacíficos estará sujeto a negociaciones posteriores y a un acuerdo mutuo. Asimismo, Kerry anunció que se pondrán en marcha controles sin precedentes del programa nuclear iraní, con accesos diarios de mecanismos de verificación a todas las instalaciones nucleares. El secretario de Estado indicó que, a cambio de las significativas concesiones que hizo Teherán, se aliviarán las sanciones económicas que sufre, aunque de forma limitada y reversible.

Uno de los elementos centrales del acuerdo es que la nación persa podrá repatriar 4200 millones de dólares procedentes de las exportaciones de petróleo, que están bloqueados en bancos extranjeros. Irán podrá obtener 1500 millones de dólares adicionales por exportaciones de productos petroquímicos y automotrices, gracias al alivio parcial de las sanciones. Kerry fue enfático al señalar que las sanciones continuarán teniendo un fuerte efecto sobre la economía iraní, que dejará de ganar 25.000 millones de dólares –4000 millones de dólares mensuales– durante los seis meses de aplicación del acuerdo preliminar.

El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Javad Zarif, dijo ayer que una comisión conjunta será la encargada de verificar la implementación del pacto. Zarif señaló que “se va en la dirección correcta” para restaurar la confianza con quienes sospechaban que las actividades nucleares de su país pudieran tener fines militares. Sin embargo, agregó que se trata de un primer paso en ese sentido y que ahora todas las partes deben seguir trabajando juntas, sobre una base de igualdad y respeto mutuo, para garantizar ese resultado a largo plazo. Rohani se mostró dispuesto a disipar todas las dudas del mundo sobre el programa nuclear de su país y afirmó que la negociación para un acuerdo final empezará de inmediato, pero también subrayó que el acuerdo supone el reconocimiento internacional del derecho de Irán de enriquecer uranio en su territorio.

Netanyahu manifestó su más enérgico rechazo y consideró que, por primera vez, la comunidad internacional acepta el enriquecimiento de uranio de Irán. “Lo que se ha logrado en Ginebra no es un acuerdo histórico sino un error histórico. Hoy el mundo se ha convertido en un lugar mucho más peligroso”, dijo el primer ministro israelí, para quien el acuerdo pone en peligro a muchos países, incluido Israel, por lo que su gobierno no se verá comprometido con el mismo. Horas después, el propio Kerry le contestó asegurando que Israel está ahora más seguro. El Organismo Internacional de la Energía Atómica consideró el pacto como un importante paso adelante y se declaró listo para verificar su cumplimiento, según el director de esa agencia de la ONU, Yukiya Amano. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que lo alcanzado en Ginebra podría convertirse en el inicio de un acuerdo histórico en Medio Oriente.

Compartir: 

Twitter
 

Los cancilleres iraní y norteamericano, Zarif y Kerry.
Imagen: Télam
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.