EL MUNDO › XIOMARA CASTRO, MUJER DEL DESTITUIDO PRESIDENTE ZELAYA, PELEABA UNOS COMICIOS REÑIDOS FRENTE AL OFICIALISTA HERNANDEZ

Final discutido en una elección polémica

Tanto Juan Orlando Hernández, del Partido Nacional, como Xiomara Castro, de Libre, se proclamaron ganadores. Con el 42 por ciento de las mesas escrutadas, aventajaba Hernández con el 34 por ciento frente al 28 de Castro.

Juan Orlando Hernández y Xiomara Castro se enfrentaron en unos comicios marcados por el trauma del golpe de Estado contra Zelaya.
Imagen: AFP.

Juan Orlando Hernández, candidato del gobernante Partido Nacional, se alzaba con el 34,1 por ciento de los votos en las elecciones de ayer en Honduras. Con el 42 por ciento de las mesas escrutadas, el delfín de Porfirio Lobo se encaminaba a la presidencia, según el primer cómputo oficial, en tanto Xiomara Castro, candidata del Partido Libertad de Refundación (Libre), cosechaba el 28,4 por ciento de los sufragios. “Con los resultados que he recibido de bocas de urna de todo el país, puedo decirles: Soy la presidenta de Honduras”, se dio por ganadora Castro, esposa de Manuel Zelaya. El compañero de fórmula de Hernández, Ricardo Alvarez, proclamó ganador a su candidato.

Por primera vez participaron nueve partidos en elecciones generales, cuatro de los cuales surgieron tras el golpe de Estado que el 28 de junio de 2009 derrocó a Zelaya. Hubo seis aspirantes a la presidencia, entre ellos Mauricio Villeda del Partido Liberal –que obtenía un 20 por ciento de los votos– y Salvador Nasralla, del Partido Anticorrupción –15 por ciento–. Entre los postulantes a los que los sondeos no asignaron chances de ganar estuvo el general retirado Romeo Vásquez Velásquez, quien en 2009 era jefe de las fuerzas armadas y encabezó el golpe de Estado contra Zelaya.

“Quiero agradecer a los hombres y mujeres que con mucho sacrificio nos han acompañado en este proyecto político”, saludó Castro a sus seguidores. La esposa de Zelaya votó a las 13 hora local (16 de Argentina) en Catacamas, departamento oriental de Olancho. “Vamos a dedicar el tiempo, el esfuerzo, el alma, la vida y el corazón hasta lograr lo que el pueblo está esperando, el bienestar”, enfatizó Castro. “Mañana (por hoy) comienza una nueva Honduras; con fe y esperanza, a construir la nueva patria”, afirmó la candidata de Libre tras sufragar acompañada de su esposo y decenas de simpatizantes.

Castro señaló que de llegar al poder, convocaría una Asamblea Constituyente e invitó a su pueblo a que “aprovechemos la oportunidad que hoy tenemos, porque esta es una definición muy importante para Honduras”. Zelaya, coordinador de Libre, dijo tras votar que el proceso electoral se desarrolló de forma masiva y sumamente pacífica. “La propuesta de Libre es la refundación de Honduras”, subrayó Zelaya, derrocado hace cuatro años cuando promovía una consulta popular para reformar la Constitución.

De su lado, Hernández subrayó que los comicios transcurrieron en orden y con un nivel de participación que “va a ser histórico”, lo que demuestra que el hondureño es un pueblo pacífico que quiere estar unido y salir adelante. “Todos a votar, hay que votar por la paz, por la democracia, tenemos enormes problemas los hondureños y la única forma de resolverlos es aprovechando lo que ya está definido, como los programas sociales, y entender que sólo en paz podemos salir adelante”, arengó el presidente saliente Lobo tras emitir su sufragio.

De los 8,5 millones de hondureños, 5,3 millones fueron habilitados para elegir al presidente que sucederá a Lobo el 27 de enero; a tres vicepresidentes; 128 diputados nacionales; 20 diputados al Parlamento Centroamericano y 298 cargos municipales. Sobre la jornada, la jefa de la misión de observación electoral de la Unión Europea (UE), la eurodiputada austríaca Ulrike Lunacek, afirmó: “Hemos visto un proceso bien pacífico, un proceso donde ha habido transparencia y muy fluido”. El único incidente reportado fue el asesinato a balazos de cinco personas a 20 metros de un centro de votación en la comunidad Juan Francisco Bulnes, del departamento selvático Gracias a Dios.

El Tribunal Supremo Electoral de Honduras prorrogó una hora, hasta las 17 hora local (las 20 de Argentina), el cierre de las mesas. El organismo recomendó que los candidatos esperaran a que hubiera una tendencia definitiva en los resultados y evitaran declararse ganadores con anticipación: en Honduras no hay segunda vuelta y resulta presidente quien más votos obtenga. Unos 28.000 miembros de la fuerza armada y la Policía Nacional fueron afectados a las elecciones, informó el vocero del ejército, coronel Jeremías Arévalo. El dispositivo de seguridad abarcó todo el país, pues los comicios son “un evento de carácter nacional”, indicó Arévalo a periodistas. Las elecciones también fueron vigiladas por casi 20.000 observadores, mientras que más de 1300 periodistas hondureños y extranjeros dieron cobertura al proceso, según señaló el TSE.

Varios observadores internacionales fueron despojados el fin de semana de sus pasaportes por agentes de la Dirección de Migración y Extranjería y de la Policía de Investigación Criminal, denunció ayer el Partido Libre. “Los observadores de varios países, entre ellos de Colombia, México, Estados Unidos, República Dominicana y El Salvador, estaban hospedados en el hotel Aurora de Tegucigalpa cuando, intempestivamente, llegaron los agentes, armados y encapuchados, para exigirles su documentación”, dijo Eduardo Enrique Reina, vocero y candidato a vicepresidente por esa fuerza. Reina afirmó que los observadores estaban debidamente acreditados por el TSE y acusó al ministro del Interior, Africo Madrid, de haber ordenado la acción ilegal contra ellos, porque él es miembro de la comisión política del candidato oficialista, Juan Orlando Hernández. “Pareciera que son medidas desesperadas para tratar de coaccionar a tantos invitados que les agradecemos su presencia para que el pueblo se exprese libremente en las urnas”, enfatizó.

La Dirección General de Migración, al mando del general retirado Venancio Cervantes, no había devuelto los pasaportes, según el candidato de Libre, quien también denunció otro incidente similar contra un centenar de observadores internacionales que alojados en la comunidad jesuita de El Progreso, Yoro, norte de Honduras. Sobre este incidente, el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh) denunció: “Agentes de migración del gobierno de Honduras han emprendido acciones intimidatorias y de hostigamiento en contra de delegaciones internacionales que ejercen la función de observadores y acompañantes de derechos humanos en el actual proceso electoral”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.