EL MUNDO › EL PAíS SUSPENDIó EL ENRIQUECIMIENTO DE URANIO CON FINES MILITARES

Irán frena su programa nuclear

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) confirmó que Teherán cumple con su parte del acuerdo de Ginebra. A cambio, la Unión Europea y Washington anunciaron que aliviarán algunas de las sanciones económicas.

Irán suspendió ayer el enriquecimiento de uranio con fines militares y comenzó la destrucción de sus reservas en cumplimiento del acuerdo de Ginebra. De este modo, se inicia un proceso de seis meses que pondría fin a una década de crisis nuclear que tuvo en vilo a buena parte del mundo. Luego de la entrada en vigor del histórico acuerdo firmado entre Teherán y el Grupo 5+1 –integrado por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y Alemania–, la Unión Europea (UE) y Wa-shington anunciaron que aliviarán algunas de las sanciones económicas que pesan sobre la república islámica. El acuerdo fue producto de una ardua negociación de dos meses que concluyó el 24 de noviembre, cuando Irán y las potencias trazaron un plan para garantizar que la producción de uranio iraní sólo tendría fines pacíficos, tal como siempre lo afirmó Teherán.

El objetivo del plan, a cambio del cual se levantarán parcialmente las sanciones económicas al país persa, es que éste suspenda el enriquecimiento de uranio que supere el cinco por ciento y disuelva la mitad del material que ya enriqueció al 20 por ciento para dejarlo en un cinco por ciento. El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), confirmó que Irán redujo sus reservas de uranio enriquecido al 20 por ciento, suspendió su procesamiento por encima del cinco por ciento en las plantas de Natanz y Fordo y congeló la construcción del reactor de agua pesada en Arak, capaz de producir plutonio.

La república islámica canceló además cualquier experimento nuclear en Natanz y Arak y se comprometió a permitir más inspecciones por parte de la agencia nuclear de la ONU. Poco después de recibir la confirmación del OIEA, los cancilleres de la UE, reunidos en Bruselas, decidieron levantar algunos de los castigos económicos impuestos a Irán. El bloque comunitario dejó sin efecto la prohibición a Irán de transportar petróleo, la de comerciar con oro y metales preciosos, las restricciones a los productos petroquímicos y el veto a las transacciones financieras con bancos iraníes que no hubiesen sido autorizados previamente.

No obstante, la UE mantiene medidas restrictivas, como el embargo de armas o las listas de personas y entidades a las que se les congelaron sus bienes y se les prohíbe viajar a su territorio. Estados Unidos aprobó iniciar un alivio de las sanciones, aunque no precisó en qué se basará esa reducción que el secretario de Estado, John Kerry, tenía previsto notificar al Congreso. En “reciprocidad” con las medidas adoptadas por Irán para suspender temporalmente parte de su programa nuclear, EE.UU. y el resto del 5+1 aplicarán desde hoy (por ayer) el compromiso de comenzar con el modesto alivio de algunas sanciones”, afirmó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

“Al mismo tiempo continuaremos con la aplicación agresiva de las sanciones que se mantendrán en pie a lo largo de este período de seis meses”, advirtió, no obstante, el vocero del presidente Barack Obama. La decisión de Teherán de suspender el enriquecimiento de uranio no convenció al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, quien aseguró que ese país continúa sus esfuerzos por equiparse con el arma nuclear. En un discurso en el Parlamento junto al primer ministro de Canadá, Stephen Harper, Netanyahu aseveró que el acuerdo de Ginebra logró detener el 20 por ciento del programa, pero Irán aún puede desarrollar nuevas centrifugadoras. Por su parte, Harper dijo que pese a la decisión de la UE y de Washington de reducir las sanciones, Canadá mantendrá plenamente en vigor las que tiene establecidas sobre Irán.

De acuerdo al plan de Ginebra, Irán no debe reprocesar uranio ni abrir nuevas instalaciones para enriquecer uranio. Al mismo tiempo, la OIEA puede continuar con sus actividades de investigación en el campo nuclear. “Ya empezó el proceso de oxidación y disolución de la reserva de 196 kilos de uranio al 20 por ciento en la planta de Natanz”, sostuvo el director general de OIEA, Mohamad Amiri, en diálogo con la agencia oficial de noticias iraní, IRNA.

El acuerdo también exige a Irán que permita las inspecciones del organismo nuclear, cuyos inspectores llegaron el sábado al país procedentes de Viena. La nación del Golfo tendrá que proporcionar planos detallados de cada instalación nuclear e información exhaustiva sobre sus operaciones atómicas, además de permitir acceso diario a sus inspectores e inspecciones sorpresa.

A cambio, la UE y Estados Unidos no podrán imponer nuevas sanciones a Irán. Además, deberán permitir las ventas de crudo a los clientes actuales al nivel actual y dejarán repatriar más de 7000 millones de dólares iraníes obtenidos de la venta de petróleo que están congelados en cuentas extranjeras. Durante los próximos seis meses, Teherán también se beneficiará con un “canal humanitario” que permitirá la entrada a Irán de alimentos, productos agrícolas, medicinas, equipos médicos y el pago de estudios en el extranjero. Cambios que darán un respiro a la deteriorada economía del país que sufre una inflación del 40 por ciento, un desempleo superior al 20 por ciento y tiene al sector privado funcionando a la mitad de su potencial.

Compartir: 

Twitter
 

Irán no debe reprocesar uranio ni abrir nuevas instalaciones para enriquecer uranio.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.