EL MUNDO › TRAS LA RUPTURA DE RELACIONES, EL PRESIDENTE DE VENEZUELA CRITICO A SU PAR PANAMEÑO

Maduro acusó de corrupto a Martinelli

El mandatario venezolano denunció que empresarios contaron que Martinelli cobraba por cada factura salida de Venezuela.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, criticó la injerencia de Panamá y acusó a su par de ese país, Ricardo Martinelli, de cobrar comisiones a empresarios venezolanos. “Nadie puede venir a hablar en nombre de nuestra patria para pedir la intervención de nuestro propio país por fuerzas extranjeras”, sostuvo el mandatario. Maduro aseguró sentirse “indignado” ante la intromisión por parte del canciller panameño. “A Venezuela se la tiene que respetar, y si no la hacemos respetar nosotros los venezolanos, ¿quién la va a respetar?”, se preguntó el jefe de Estado. Además, denunció que los empresarios en la zona libre de Colón, en Panamá, contaron a las autoridades venezolanas que Martinelli estaba cobrando 20 por ciento por cada factura que salía de Venezuela a través de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) –el órgano que emplea Caracas para regular la compra-venta de divisas– y que estaba destinando a su campaña electoral.

Maduro indicó que debido a esto mandó suspender las actividades económicas con Panamá. Agregó que esa información sólo la manejaban el vicepresidente del Area Económica, Rafael Ramírez; el actual presidente del Banco Central de Venezuela, Nelson Merentes, y el canciller Elías Jaua.

“Este es un abuso. Se acabó el abuso”, sentenció Maduro, quien aseguró que por eso tomó la decisión de suspender todas las relaciones políticas, diplomáticas, económicas y comerciales con Panamá. También declaró que le dio la orden a Ramírez para que “suspendan todas las transacciones en divisas con Panamá inmediatamente”.

Por su parte, Martinelli calificó a Maduro de “persona inmadura” y dijo que un país petrolero tan rico debería poder pagar la deuda millonaria que importadores venezolanos tienen con exportadores panameños. “Venezuela prácticamente, al parecer, está en bancarrota, aunque no debería estarlo porque es un país muy rico. Allí hay un verdadero desgreño administrativo y le deben a Panamá cifras superiores a los 1000 millones de dólares y yo no quisiera pensar que esto (la ruptura de relaciones) es una excusa para no pagar y no quisiera pensar que el Estado venezolano es mala paga”, señaló el mandatario.

Maduro rompió relaciones diplomáticas con Panamá el miércoles tras acusar al gobierno de ese país de conspirar contra su gobierno. Una semana atrás, Martinelli había pedido una reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA) para tratar la crisis en Venezuela, con el respaldo de Estados Unidos. Martinelli aclaró el jueves que no pedirá disculpas por propiciar el diálogo y la paz en Venezuela. Además, expresó su sorpresa por la reacción de Maduro, ya que “Panamá sólo anhela que ese hermano país encuentre la paz”.

Las declaraciones de Martinelli se conocieron un día después de que Maduro ordenara la expulsión de cuatro diplomáticos panameños acreditados en Venezuela, entre ellos el embajador Pedro Pereira, a quienes dio 48 horas para abandonar el país. La deuda venezolana tendría que ver con operaciones que han realizado empresarios venezolanos con la zona franca panameña y la aerolínea COPA, según el mandatario. Sin embargo, la aerolínea panameña COPA emitió este viernes un comunicado en el que asegura que “sus operaciones y vuelos comerciales entre Panamá y Venezuela se mantienen con normalidad”.

Luego de explicar su indignación por los intentos de Panamá de interferir en los asuntos venezolanos, Maduro se refirió a los ataques de sectores antichavistas que, según aseveró, buscan desestabilizar la democracia en el país. “Al presidente Hugo Chávez lo atacaron igual o más de lo que me atacan a mí”, indicó. “Nosotros vamos para adelante. Que ‘guarimbeen’ todo lo que les dé la gana, al final terminarán derrotados, aislados y repudiados por todo el país. Y nosotros trabajando, poquito a poco se llega lejos”, agregó. El mandatario se refería a las guarimbas, las barricadas y cortes de rutas que llevan a cabo algunos manifestantes opositores.

El presidente aseguró también que los asesinatos producidos durante las protestas del último mes no quedarán impunes. “A los grupos violentos y armados golpistas les llegará la justicia y pagarán sus crímenes”, lanzó. De igual manera, destacó que “la derecha extrema” llenó el país de violencia en las últimas semanas; sin embargo, sostuvo que estos hechos son repudiados por los venezolanos. “La extrema derecha llenó nuestro país de violencia las últimas semanas y todo el país la repudia, están derrotados, la paz reinará en la Patria”, expresó.

Por eso, Maduro informó que dará condecoraciones post mortem a los sargentos asesinados durante las manifestaciones. “Decidí como un gesto en nombre de todos los venezolanos de bien y las venezolanas, ascender post mortem a los dos sargentos que han sido asesinados de la Guardia Nacional por parte de estas guarimbas de la derecha extremista”, declaró. “Les he dado la condecoración Libertadores de Venezuela, también, para que sus hijos cuando crezcan sepan que sus padres murieron defendiendo la paz en las calles, el derecho al orden, a la paz y a la vida de los venezolanos”, agregó. Además, condecoró a los 57 miembros de la Guardia Nacional que fueron heridos en las protestas.

Mientras, el ministro de Transporte de Venezuela, Haiman El Troudi, informó que un mototaxista murió ayer luego de haber resbalado en una mancha de aceite “arrojada intencionalmente” en la Autopista Francisco Fajardo, la más importante de Caracas. A través de su cuenta en la red social Twitter, El Troudi denunció una “acción terrorista”. “Han arrojado aceite en varios puntos de la Autopista Fajardo y la Cota Mil”, escribió.

Compartir: 

Twitter
 

Un manifestante devuelve un proyectil de gas lacrimógeno en Caracas.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.