EL MUNDO › CRíTICAS Y ELOGIOS DESDE DISTINTOS SECTORES POLíTICOS

Italia pasó una ley antimafia

Con la nueva ley, aprobada ayer, no serán condenados sólo quienes reciban dinero de las mafias, como hasta ahora, sino también quienes las favorezcan directa o indirectamente o reciban favores, aun sin recibir ni un centavo.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

Volaron insultos de todo tipo ayer en el Senado italiano. Dos senadores fueron expulsados de la sesión. Y las fotos de Silvio Berlusconi, del presidente de la República, Giorgio Napolitano, y del primer ministro, Matteo Renzi, con una boina siciliana en la cabeza, fueron enarboladas como símbolos mafiosos por el Movimiento Cinco Estrellas. Los grillinos, como se los llama por su líder Beppe Grillo, acusaron a los tres personajes y a los miembros del Senado de no haber incorporado ciertos puntos que ellos querían por estar complotados con las mafias. Al final, una nueva ley electoral fue aprobada por 191 votos a favor y 32 en contra del M5S y de los racistas de la Liga Norte.

Se trata de un texto, que está vigente desde ayer y que en consecuencia se aplicará en ocasión de las candidaturas para las elecciones europeas de mayo, que castiga el intercambio de favores entre políticos y mafiosos. Un mal muy viejo en Italia, surgido sobre todo después de la Segunda Guerra Mundial cuando Italia se transformó en una República y que arrastraba resabios del período bélico, cuando los aliados, que desembarcaron contra Mussolini en Sicilia, contaron con la ayuda de Cosa Nostra. La mafia siciliana, además, votaba religiosamente a la Democracia Cristiana, un partido católico como ella que gobernó este país por casi 40 años ininterrumpidamente, muchos de cuyos exponentes han sido procesados por complicidad con la mafia posteriormente.

Don Ciotti, un sacerdote que desde hace años lucha contra la mafia en Sicilia, calificó a la nueva ley como “una buena noticia” y, también, los líderes del gobernante Partido Democrático. La senadora Anna Finocchiaro, por ejemplo, comentó por televisión que “por ganar algunos votos el M5S usa mentiras, mistificaciones, falsedades”. Otros calificaron como “vergonzoso” el comportamiento de los parlamentarios grillinos porque, subrayaron, hace 20 años que se discute esta ley y ahora que se logró, ellos votan en contra.

Pero en algo tienen razón los grillinos, ya que la penas contra estos delitos fueron disminuidas para ciertos casos respecto de un proyecto de ley precedente, aspecto que también criticó la asociación antimafia Libera de Don Ciotti. “Podría haber sido mejor, pero de todas maneras había que aprobarla”, comentó el ex juez y hoy senador del PD Felice Casson. Antonio Di Pietro, también ex juez de Manos Limpias, como se llamó la gran campaña anticorrupción de la década del 1990, y fundador de Italia de los Valores, comentó algo similar: “Se podía haber hecho mejor, pero de todas maneras es un paso adelante”.

La asociación entre políticos y mafiosos es un viejo mal en Italia. Pero en la segunda década del siglo XXI sigue existiendo. Es una enfermedad que ha afectado a muchos políticos de las regiones con mayor penetración mafiosa como Sicilia, Calabria, Apulia y Nápoles. Los candidatos piden los votos de las mafias para ser elegidos, a cambio de favores. Pueden ser contratos con empresas del Estado en caso de ganar las elecciones, licitaciones para la construcción de puentes o carreteras, y muchas cosas más. Pero también financiación de campañas electorales, viajes, etc. Así como por ejemplo, la autopista que va de Nápoles a Calabria que hace más de 20 años que está en construcción vaya a saber por qué acuerdos políticos-mafiosos. Pero nadie se hace cargo de los problemas que ocasiona a todos los viajeros. Con la nueva ley no serán condenados sólo quienes reciban dinero de las mafias, como hasta ahora, sino también quienes la favorezcan directa o indirectamente o reciban favores, aun sin recibir ni un centavo.

En Italia hay cuatro mafias famosas, la tradicional Cosa Nostra de Sicilia; la emergente ‘Ndrangheta de Calabria, que controla buena parte del tráfico de cocaína en Europa; la poderosa camorra de Nápoles, que controla todo el tráfico ilegal de productos de marcas famosas falsificadas y también tráficos de drogas varias, y la Sacra Corona Unida de Apulia (sur), la menos importante y menos extendida.

Compartir: 

Twitter
 

Antonio Lo Russo (izq.), líder de la Camorra napolitana, arrestado ayer en Niza.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.