EL MUNDO › SANTOS Y ZULUAGA, RIVALES DEL BALLOTTAGE, HICIERON PROMESAS DE MEJORAS AL SECTOR RURAL

Un cierre con los pies en la tierra

El mandatario y el uribista cerraron sus campañas de cara al domingo con un mensaje al campesinado. Santos prometió subsidios para la compra de fertilizantes y más inversión, Zuluaga, dijo que reducirá costos y mejorará la infraestructura.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el opositor Oscar Iván Zuluaga cerraron ayer sus campañas para el ballottage que los enfrentará el próximo domingo. Ambos coincidieron en el departamento Boyacá, en el centro del país, donde expresaron ante un grupo de campesinos sus promesas de mejoras para el sector rural en caso de ganar los comicios. Los productores agropecuarios reclaman mejores condiciones para su actividad y realizaron dos grandes huelgas masivas, una entre agosto y septiembre de 2013, y la otra entre abril y mayo de este año. Santos, que busca ser reelecto, estuvo en Sogamoso, mientras el derechista Zuluaga visitó Tunja, la capital de Boyacá. Los dos candidatos vistieron la ruana, un poncho típico de las regiones frías del país.

Santos, candidato por la coalición Unidad Nacional, ofreció disculpas a los campesinos por haber negado la fuerza de la huelga nacional agraria de 2013, que paralizó gran parte de las rutas del país. “El tal paro nacional agrario no existe. Me equivoqué al pronunciar esas palabras, quise decir otra cosa de lo que realmente dije y yo por eso pedí disculpas y vuelvo a pedir disculpas, yo me equivoqué”, manifestó el jefe del Estado.

El mandatario prometió subsidios para la compra de fertilizantes y más inversiones en el campo, que “ha estado abandonado por siglos”, reconoció, aunque aseguró que su gobierno había multiplicado el presupuesto para el sector. En ese sentido, anunció que a cada unidad agrícola familiar se le entregará un subsidio de 500.000 pesos (unos 265 dólares) para la compra de fertilizantes, uno de los insumos que, según los campesinos, más encarece los costos de producción.

Por su parte, Zuluaga, delfín del ex mandatario Alvaro Uribe por el partido Centro Democrático, firmó un documento con promesas para el sector agrario. “El campo es el único camino para lograr la paz en Colombia y será mi prioridad en la propuesta de gobierno, por eso les digo que la Casa de Nariño (sede del gobierno) será la casa de todos los campesinos colombianos”, afirmó el opositor. Las promesas firmadas están vinculadas a la reducción de los costos de producción, mejoras de infraestructura, capacitación de los campesinos e impulso a las asociaciones de productores. Además, el candidato uribista prometió “recuperar el diálogo social” para que no vuelva a ocurrir “ese doloroso espectáculo que dio Colombia de los paros y las protestas” campesinas. De Boyacá, Zuluaga se trasladó a Nariño, otro departamento agrícola del suroeste del país, mientras que Santos se dirigió a Rionegro, municipio cercano a Medellín. La campaña de la segunda vuelta estuvo marcada por las discusiones en torno del proceso de paz del gobierno con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que el sábado anunciaron un nuevo cese del fuego unilateral entre hoy y el 30 de junio. El Ejército de Liberación Nacional (ELN) –que participó con las FARC en el cese del fuego de la primera vuelta– anunció ayer que esta vez no silenciará sus fusiles, aunque prometió que no hará acciones contra el proceso electoral. El ELN no bajará sus armas, porque hacerlo de manera unilateral “es utilizado por las fuerzas armadas del Estado para sacar ventajas militares”.

Tres sondeos dieron ganador a Santos (43,4 a 38,5 por ciento de los votos según la firma Cifras y Conceptos, 41,9 a 37,7 por ciento según Datexco y 48,5 a 47,7 por ciento según Gallup); otra vaticinó el éxito de Zuluaga (49 a 41 por ciento, según Ipsos). Zuluaga ganó la primera vuelta con 29,25 por ciento contra 25,69 por ciento de Santos, con más de 60 por ciento de abstención.

Iván Marulanda, titular del proyecto “Preparémonos para la paz”, afirmó que un cambio de figura presidencial trabaría las negociaciones con las FARC y el país regresaría al peor escenario de la confrontación. “Si el ganador de la elección es Santos, las negociaciones de La Habana entrarán en la recta final sin contratiempos y estaremos refrendando los acuerdos en pocos meses; esa otra etapa no será fácil, pero ya estaremos en el punto de no retorno”, aseguró el dirigente, que desde 2012 trabaja en busca de acuerdos para la Colombia del posconflicto. En cambio, si gana el opositor, dijo Marulanda, el proceso se detendrá por completo mientras el nuevo gobierno revisa lo que se ha acordado hasta ahora en La Habana. “Luego se reanudarán las negociaciones en dos pistas: una, renegociando lo negociado, porque con seguridad muchas de las cosas acordadas (que no conocemos porque son confidenciales) son inaceptables para la extrema derecha que representa Zuluaga”, auguró.

Compartir: 

Twitter
 

Santos ofreció disculpas a los campesinos por haber negado la fuerza de la huelga nacional agraria de 2013.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.