EL MUNDO › EL 62 POR CIENTO DE LOS ESPAñOLES QUIERE EL REFERéNDUM

Un modelo para desarmar

Si la consulta se celebrara hoy, la propuesta republicana sería defendida por un 36 por ciento de los encuestados, mientras que casi la mitad (49 por ciento) votaría a favor de una monarquía encabezada por el príncipe Felipe.

El 62 por ciento de los españoles quiere un referéndum sobre la monarquía, frente al 34 por ciento que no está de acuerdo con que se modifique ese sistema de gobierno. La petición, sin embargo, no supone apoyo mayoritario a un modelo de Estado republicano. Si la consulta se celebrara hoy, sería defendida por un 36 por ciento de los encuestados, mientras que casi la mitad (49 por ciento) votaría a favor de una monarquía encabezada por el príncipe Felipe. Elaborado por la consultora Metroscopia esta semana tras la abdicación del rey, el sondeo –difundido ayer por el diario El País– indica además que la mayoría de los consultados apoya la decisión tomada por Juan Carlos y considera acertada la forma que utilizó y el momento elegido por el monarca. Entre los consultados, el príncipe obtiene una calificación de 7,3 sobre 10, frente al 6,9 que recibe su padre. El rey, antes de dejar la Corona en manos de su hijo, se despidió ayer en Madrid de los militares españoles en su último acto como jefe del ejército.

Los más jóvenes y los que confiesan haber votado a partidos de izquierda son los más partidarios de que se lleve a cabo una consulta para expresarse sobre la monarquía. Un 74 por ciento de los que tienen entre 18 y 34 años quiere que los españoles decidan si quieren mantener la monarquía o prefieren una república. En el Parlamento español, los grupos que piden un plebiscito son minoritarios. Menos del 10 por ciento de los diputados votará el miércoles en contra de la ley orgánica que volverá efectiva la abdicación de Juan Carlos. En la vereda de enfrente se ubican los dos partidos mayoritarios, el Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que apoyan la sucesión en el trono en virtud del “pacto constitucional” firmado en 1978, en el que se aprobó la Constitución que reconoce que España es un país con una monarquía parlamentaria.

El lunes pasado, cuando el rey Juan Carlos anunciaba su decisión de renunciar al trono en favor del príncipe, miles de personas salieron en todo el país para reclamar un referéndum con la mirada puesta en la república. Este fin de semana, las convocatorias se repitieron en 40 ciudades de la península. Izquierda Unida (IU), tercera fuerza política del país, anunció el sábado que defenderá en el Parlamento la convocatoria de una consulta para que se realice en un plazo de tres meses.

Según la encuesta difundida por El País, el 86 por ciento de los votantes de IU apoya un modelo de Estado republicano. En el caso del PSOE, el 68 por ciento de sus electores apoya el referéndum y el 46 por ciento la proclamación de una república. La dirección del partido, encabezada por Alfredo Pérez Rubalcaba, cerró filas en torno de la monarquía, pero en los últimos días surgieron en el seno de la formación voces a favor de la consulta. El apoyo a la monarquía es más firme entre los votantes del PP de Rajoy ya que, según la encuesta, el 79 por ciento respalda a ese sistema.

En el acto central del Día de las Fuerzas Armadas, celebrado ayer en España, el rey Juan Carlos estuvo acompañado por la reina Sofía –y por los futuros reyes, Felipe y Letizia– en su primera aparición juntos desde que anunciara su decisión de abdicar. El monarca fue recibido en la Plaza de la Lealtad de la capital española con aplausos y vítores por parte de un grupo de ciudadanos, antes de que arrancara un homenaje a los militares fallecidos en acto de servicio.

“¡Viva el rey!”, “¡Viva la monarquía!”, fueron algunas de las proclamas que lanzaron los asistentes, agitando banderas de España durante el desfile militar de los tres fuerzas. La primera aparición de los reyes de España junto a los futuros monarcas, Felipe y Letizia, despertó expectativa en el país. En el acto institucional, y en medio de la solemnidad, se observaron gestos de complicidad entre la pareja, y también entre el todavía monarca y su heredero. Juan Carlos presidió el desfile militar desde la tribuna de honor ataviado con el uniforme de capitán general del ejército. A su lado, el príncipe Felipe vestía el uniforme de gala de capitán de fragata de la armada española.

Con más presupuesto que en años anteriores, el cierre del acto estuvo a cargo de la Patrulla Aguila, grupo de vuelo acrobático de la fuerza aérea que en el cielo madrileño dibujó con sus alas la bandera de España. Los actos por el Día de las Fuerzas Armadas se convirtieron en un homenaje al rey saliente, según destacaron los medios españoles. Ayudado por un bastón para caminar, Juan Carlos saludó personalmente y conversó unos minutos con las autoridades presentes antes de subir al vehículo oficial que lo trasladó hasta el Palacio Real para ofrecer una recepción en la que se despidió de la cúpula militar.

Una vez allí, ante 180 invitados, el ministro español de Defensa, Pedro Morenés, pidió un brindis por “el primer soldado y el primer marino de España”. “Por su majestad, el rey”, exclamó el funcionario. El monarca le contestó pidiendo otro brindis por el país peninsular. A partir del 19 de junio, Felipe reemplazará a su padre como capitán general de los ejércitos, tal como establece la Constitución.

Compartir: 

Twitter
 

El rey Juan Carlos se despidió en Madrid de los militares en su último acto como jefe del ejército.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.