EL MUNDO › NETANYAHU ADVIRTIó QUE NO SE DETENDRá HASTA ENCONTRAR A LOS ASESINOS DE LOS TRES COLONOS

Israel responde con bombardeos a la Franja

Las víctimas de los ataques contra Gaza sufrieron heridas entre moderadas y graves; además, el ejército mató a un joven palestino en un campo de refugiados en Cisjordania. Fue multitudinario el funeral de los tres israelíes.

Al menos cuatro heridos dejaron los bombardeos de la aviación israelí contra 34 posiciones del movimiento islamista Hamas, horas después del hallazgo de los cuerpos de los tres jóvenes judíos asesinados en Cisjordania. Las víctimas de los bombardeos contra una de las antiguas colonias judías en el interior de Gaza sufrieron heridas entre moderadas y graves y fueron ingresadas en el hospital de Naser, en la localidad meridional de Jan Yunis, informó el portavoz de los servicios de emergencia de la Franja, Ashraf al Qidra. Además, el ejército mató a un joven palestino en un campo de refugiados en Cisjordania cuando practicaba detenciones. Por otra parte, decenas de miles de israelíes despidieron ayer a los tres adolescentes judíos. “Hoy es un día que enluta a la nación”, dijo el primer ministro Benjamin Netanyahu durante el funeral, realizado en la localidad de Modín. Poco después, el presidente Shimon Peres advirtió que el terrorismo “es como un boomerang, va dirigido contra nosotros, pero al final alcanza a los que lo impulsan”.

En Jan Yunis, los aviones israelíes atacaron un campo militar de entrenamiento usado por las Brigadas Al Qassam –brazo armado de Hamas– al que Israel culpa del asesinato de los tres jóvenes judíos, desaparecidos el pasado 12 de junio y cuyos cadáveres fueron hallados anteayer. Poco después de conocido el crimen, cuya autoría Hamas no reivindicó, milicianos islámicos lanzaron un cohete contra el sur de Israel, que no causó víctimas, mientras la fuerza aérea y la armada israelíes lanzaron 34 ataques, 13 de ellos cerca de Gaza, contra Hamas y otros grupos radicales.

Desde que los estudiantes desaparecieran, cerca de la ciudad palestina de Hebrón, el 10 de junio pasado, la tensión aumentó en Gaza. Milicianos palestinos lanzaron más de 60 cohetes en 15 días, a los que Israel respondió con ataques en los que al menos murieron seis personas, entre ellas un niño de siete años. El lunes, Israel demolió en Hebrón las casas de Marwan Qawasmeh y Amer Abu Aisha –ahora fugitivos–, dos presuntos miembros de Hamas a los que Israel acusa de haber llevado a cabo el secuestro y el triple asesinato.

“El abismo moral que nos separa de nuestros enemigos es profundo y amplio”, apuntó Netanyahu, quien agregó que los asesinos “veneran” la muerte. “Ellos veneran la crueldad, nosotros, la piedad. Este es el secreto de nuestra fuerza, también es la base de nuestra unidad”, aseveró durante el funeral. Antes de ser enterrados en Modín, los funerales de Eyal Yifrach, de 19 años, y Gilad Shaer y Naftalí Frenkel, ambos de 16, se realizaron a primera hora de la tarde, de forma individual, en sus localidades de residencia, Talamón, Nof Ayalón y Elad. También en cada una de esas localidades, miles y miles de israelíes colmaron los actos, en los que participaron ministros del gobierno, que aseguraron a coro que los culpables “serán castigados”.

Las opciones que baraja el gabinete de seguridad van desde acciones menores de castigo hasta una nueva ofensiva contra la Franja de Gaza, territorio liderado por Hamas. “La pregunta que analizaron los ministros no es si habrá respuesta, sino cuál será su magnitud”, afirmó Yoav Limor, comentarista de asuntos militares del diario Israel Hayom. Ayer, antes de ingresar a una reunión del gabinete de seguridad –la segunda del día– para evaluar el tipo, tenor y magnitud de la respuesta a tomar, Netanyahu advirtió que su gobierno no se detendrá “hasta encontrar al último de ellos”. El premier israelí declaró que su gobierno tiene “tres misiones por delante”. La primera será encontrar a los asesinos y “a todos los involucrados en el secuestro”. La segunda consistirá en debilitar a Hamas, a través de arrestos a sus miembros y de la destrucción de su infraestructura. La última misión tiene como objetivo “combatir a Hamas en la Franja de Gaza”.

El presidente palestino, Mahmud Abbas, pidió a Estados Unidos y a Europa que intervenga para frenar la agresión de Israel. El portavoz del Ministerio de Asuntos Interiores, Iyad al-Bazm, informó que las fuerzas de seguridad palestinas están en estado de alerta y pidió a los ciudadanos que tengan cuidado ante los ataques. En tanto, la Liga Arabe acusó a Israel de la escalada (en los territorios palestinos ocupados) tras el asesinato y condenó su campaña de arrestos en Cisjordania y los bombardeos contra Gaza. “El gobierno israelí es responsable directo de lo que ha sucedido y de lo que va a suceder”, declaró en El Cairo el secretario general adjunto y responsable de Asuntos Palestinos de la organización, Mohamed Subeih. Además, señaló que Israel es responsable de la crisis por sus habituales ataques contra la mezquita de Al Aqsa, en Jerusalén, y por permitir a los colones sabotear los santuarios musulmanes.

En medio de la congoja nacional, medios israelíes publicaron ayer la llamada de auxilio a la policía realizada poco después de ser capturado por Gilad Shaar, uno de los tres jóvenes israelíes secuestrados y asesinados. “Me secuestraron”, se escucha susurrar a Shaar al inicio de la grabación, lo que deja paso a algunos gritos y una voz con acento árabe que advierte: “¡La cabeza abajo!¡Las manos abajo!”. Y después se oye un ruido de lo que parecen disparos. A los medios se les había prohibido hasta ahora publicar la grabación, parte de la cual todavía sigue sin poder emitirse. Los policías que recibieron la llamada pensaron al principio que se trataba de una broma, lo que retrasó el inicio de la operación de búsqueda.

Compartir: 

Twitter
 

Amigos y familiares de los tres adolescentes asesinados participaron del funeral en la localidad de Modín.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.