EL MUNDO › EL CUERPO CARBONIZADO DEL JOVEN MOHAMED ABU JADAIR FUE ENCONTRADO AYER EN UN BOSQUE AL OESTE DE JERUSALEN

Matan a un palestino para vengar a los colonos

El linchamiento provocó una inmediata catarata de repudios, a la que se sumó la familia de Naftalí Frenkel, uno de los tres adolescentes israelíes asesinados en Cisjordania. Varios países pidieron que se ponga fin a la escalada de violencia.

El cuerpo carbonizado del palestino Mohamed Abu Jadair fue encontrado ayer en un bosque al oeste de Jerusalén, en supuesta represalia por el secuestro y asesinato de los tres jóvenes israelíes enterrados el martes. En tanto, colonos judíos incendiaron una granja palestina y dejaron escrita la leyenda “venganza sangrienta”. El premier israelí, Benjamin Netanyahu, pidió “no tomar justicia por mano propia”. El linchamiento provocó una inmediata catarata de repudios, a la que se sumó la familia de Naftalí Frenkel –uno de los adolescentes israelíes secuestrados–, que calificó de “ominosa y horripilante” la posibilidad de que la muerte del joven palestino fuera por el triple crimen de Cisjordania. El negociador palestino en las estancadas conversaciones de paz, Saeb Erekat, pidió a la comunidad internacional que actúe “con rapidez” para frenar una escalada de violencia que sacuda a la región “antes de que sea demasiado tarde”.

El asesinato de Abu Jadair es el resultado del clima antiárabe que vive Jerusalén tras el crimen de los tres israelíes. Testigos afirmaron que el martes a la noche vieron cómo un chico era obligado a entrar en un coche a la salida de la mezquita en el barrio de Shuafat, cerca de una zona comercial situada al este de la ciudad. El vocero de la policía, Micky Rosenfeld, confirmó que habían “recibido la denuncia de que un chico fue obligado a entrar en un vehículo y podría haber sido secuestrado”. “La policía descubrió el cuerpo en un bosque de Jerusalén y ahora se investiga si hay conexión entre el chico desaparecido y el cuerpo hallado”, agregó. Decenas de soldados israelíes se desplegaron frente a la casa del joven palestino, donde han estallado enfrentamientos con grupos de manifestantes. Alrededor de 300 personas se congregaron en las inmediaciones del edificio en el que vivía Abu Jadair. A medida que aumentaba la tensión, algunos de los manifestantes comenzaron a lanzar piedras y otros objetos contra las tropas, que respondieron con métodos antidisturbios.

Las miradas apuntan al grupo Tag Mehir (El Precio a Pagar), con un largo historial de ataques contra objetivos palestinos, como el más propicio para una acción de venganza. El ministro israelí de Ciencias, Yaacov Perry, ex jefe de los servicios secretos, afirmó que si se confirma el móvil nacionalista, el caso debe ser tratado bajo la legislación relevante para casos de “terrorismo”, mientras el alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, calificó el hecho como “acto grave y bárbaro”. El presidente palestino, Mahmud Abbas, y familiares de la víctima dijeron que fue asesinado por colonos judíos radicales en represalia por el crimen de los tres adolescentes israelíes, de cuyo secuestro y ejecución Israel acusa a su vez al movimiento islamista palestino Hamas.

Por otro lado, un grupo de colonos judíos incendió una explotación ovina palestina en la aldea de Aqabra, al sur de la ciudad cisjordana de Nablús, informaron fuentes palestinas. Los atacantes entraron en la granja a la madrugada y escribieron con aerosol “venganza sangrienta”, explicó Gasan Daglash, responsable del centro palestino que vigila la actividad de los colonos. “Vecinos lograron ayudar a Fadi Basim Bani Jabir, el dueño de la granja, a sacar las ovejas, pero la estructura quedó destruida. Los colonos procedían de la colonia ilegal de Itamar”, cercana a Nablús, declaró Daglash a los medios.

Asimismo, cuatro adolescentes israelíes fueron detenidos en la noche del martes tras atacar a dos palestinos que trabajaban en el centro de Jerusalén, donde decenas de personas se manifestaron al grito de “muerte a los árabes” para pedir venganza por el asesinato de los tres estudiantes judíos en Cisjordania. Según medios locales, agentes de policía arrestaron a un joven judío enmascarado cuando trataba de atacar a un empleado de una famosa cadena de comida rápida estadounidense situada en la parte peatonal de la ciudad santa.

Netanyahu condenó el asesinato del joven palestino y pidió que se esclarecieran los hechos. “Israel es un estado de derecho y todos deben actuar de acuerdo con la ley”, destacó un comunicado difundido por la oficina del premier, quien instó al ministro de Seguridad Interior, Isaac Aharonovich, a resolver el caso lo antes posible para saber “quién está detrás de este deplorable asesinato y sus motivaciones”.

Paralelamente, los gobiernos de Estados Unidos, el Reino Unido y Francia también condenaron el asesinato de Abu Jadair. El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, calificó como un “asesinato despreciable y sin sentido” la muerte del joven de 17 años. La asesora de seguridad nacional de la Casa Blanca, Susan Rice, condenó vía Twitter el “atroz y despreciable” crimen y pidió a las partes “evitar una atmósfera de venganza y represalias” ante la creciente tensión en la región.

El canciller británico, William Hague, pidió a israelíes y palestinos a “trabajar por la paz”. “Es vital que las personas responsables de este delito rindan cuentas”, afirmó el ministro, quien consideró que “los recientes acontecimientos refuerzan la necesidad de tomar medidas hacia una paz duradera”. En la misma línea, el presidente de Francia, François Hollande, condenó el asesinato y exigió a las autoridades israelíes que “hagan lo necesario para evitar una escalada peligrosa de la violencia y represalias”, en un comunicado difundido por el Elíseo, sede de la presidencia.

Amnistía Internacional recordó que tras el triple crimen, Israel demolió las viviendas de las familias de los dos hombres que considera sospechosos de estar detrás de los secuestros, a pesar de que por el momento no han presentado pruebas que respalden sus acusaciones. El martes, el ejército bombardeó 34 “objetivos terroristas” en la Franja de Gaza, dejando cuatro heridos, y las facciones palestinas respondieron disparando 18 proyectiles, sin causar víctimas. El ministro de Defensa israelí, Moshe Yalon, propuso incluso que la respuesta al asesinato de los tres jóvenes incluya una ampliación de las colonias, ilegales de acuerdo con el derecho internacional.

Por otra parte, un joven palestino falleció tras ser baleado por soldados palestinos durante una redada en un campamento de refugiados de Yenín. Al menos 42 palestinos fueron detenidos el martes por la noche en Cisjordania como parte del dispositivo de búsqueda de los dos presuntos autores del asesinato.

Distintas organizaciones de derechos humanos palestinas indicaron, en tanto, que diez de los arrestados fueron atrapados en el área de Hebrón y que uno de ellos es Rizq Rajoub, quien fue liberado en el canje por el soldado israelí Gilad Shalit, secuestrado en Gaza entre 2006 y 2011. Con estos arrestos, asciende a más de 450 la cifra de palestinos detenidos en Cisjordania, según el ejército israelí, cifra que organizaciones palestinas elevan a cerca de 600 detenidos y entre los que se incluyen más de medio centenar de presos liberados en el canje por Shalit.

Compartir: 

Twitter
 

El asesinato de Abu Jadair es el resultado del clima antiárabe que vive Jerusalén tras el crimen de los tres israelíes.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.