EL MUNDO › UN BOMBARDEO AéREO DE LA COALICIóN LIDERADA POR EE.UU. SACUDIó TRES REFINERíAS EN SIRIA

Atacan refinerías en manos de jihadistas

El jefe del Frente Al Nusra, la rama siria de Al Qaida, amenazó con desplazar la batalla a Occidente, en su primera intervención desde que comenzaron los ataques aéreos contra su organización y contra el Estado Islámico.

Un bombardeo aéreo sacudió ayer tres refinerías de petróleo y a una fábrica en el norte de Siria, región controlada por el Estado Islámico (EI). El nuevo ataque no fue confirmado por Washington, pero sí por la agencia de noticias oficial siria Sana, que sostuvo que las bombas también golpearon un cuartel del EI –milicia opositora que hace más de tres años pelea por derrocar al presidente Bashar al Assad–, y a una localidad vecina, Sluk. El jefe del Frente al Nusra, la rama siria de Al Qaida, amenazó con desplazar la batalla a Occidente, en su primera intervención desde que comenzaron los bombardeos contra su organización y contra el EI en Siria. En Irak, al menos 143 combatientes del grupo jihadista murieron en enfrentamientos con las fuerzas armadas y de seguridad, informó una fuente de seguridad.

En tanto, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, organización pro opositora al régimen de Al Assad, con sede en Londres, informó que aviones de la coalición, liderada por Estados Unidos y por las monarquías más conservadoras del Golfo Pérsico, volvieron a atacar presuntas posiciones del EI en la provincia norteña de Al Raqqa. La semana pasada, el Pentágono anunció sus planes de destruir las fuentes millonarias de financiamiento de la milicia extremista, principalmente su capacidad de extraer y vender petróleo.

La frontera siria-turca se convirtió en las últimas semanas en una de las zonas más calientes de Medio Oriente, ya que quedó en medio de los más de 130.000 kurdos sirios que escaparon desesperados de los combates entre el EI y las fuerzas kurdas, y los miles de kurdos turcos que van en dirección contraria para sumarse a la pelea y se encontraron con la resistencia y la represión de las autoridades de Ankara. Al menos 1500 combatientes kurdos turcos lograron sumarse a las filas de las milicias kurdas de Siria sólo en la última semana. Su objetivo es evitar que los islamistas tomen la localidad de Kobani, que se encuentra bajo asedio y bombardeo hace varias semanas.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, estos nuevos combatientes se enrolaron en las llamadas Unidades de Protección del Pueblo Kurdo que pelean en el norte de Siria y que desde hace más de un año hicieron una suerte de pacto de no agresión con el gobierno de Al Assad. Las alianzas confusas se han vuelto una constante en el complejo y profundo conflicto sirio, que ya dejó más de 192.000 muertos, según Naciones Unidas. Prueba de ello es que el Frente al Nusra, la filial de Al Qaida en Siria, condenó la alianza de las monarquías del golfo Pérsico –algunas de las cuales ayudaron a financiar y armar a esa milicia– con Estados Unidos para atacar a sus combatientes. “Esos gobiernos esclavos prefirieron apoyar la injusticia de los infieles, pero este respaldo tendrá consecuencias y los primeros en conocerlas serán los esclavos”, advirtió Abu Firas al Suri, portavoz del Frente al Nusra, rival del EI.

Las monarquías conservadoras participaron de la campaña de ataques aéreos estadounidense contra el EI en el norte de Siria, pero no de los bombardeos contra posiciones del Frente Al Nusra. La semana pasada Washington anunció el golpe a una célula de Al Qaida porque preparaba un atentado en contra de su país. El vocero de Al Nusra confió en que los pueblos de esos países no permanecerán callados ante los actos de estos gobiernos, que se situaron en la lista de los blancos de los mujahidines (guerreros santos).

En este sentido, en un video difundido el sábado por la noche en Internet, Al Suri calificó las operaciones de la coalición de “guerra contra el Islam”, y arremetió contra lo que llamó un eje del mal dirigido por el país de los cowboys. Las amenazas de Al Nusra se suman a las proferidas la semana pasada por un portavoz del EI, que llamó a los musulmanes a asesinar a ciudadanos de los países miembros de la coalición internacional contra los jihadistas, en particular estadounidenses y franceses.

Del total de combatientes del EI muertos en Irak, 82 fallecieron en choques con la policía iraquí en las zonas de Al Tash y Al Buali al Yasim, al sur y al norte de la ciudad de Ramadi, capital de la provincia occidental de Al Anbar, precisó una fuente gubernamental, que no informó de bajas en las filas gubernamentales. Estos enfrentamientos causaron también heridas a decenas de jihadistas. La fuente, que pidió mantenerse en el anonimato, aseguró que los servicios de seguridad continuarán sus operaciones hasta expulsar a los hombres armados de la provincia.

En la misma región, la coalición internacional liderada por Estados Unidos, que lucha contra el EI, bombardeó bases de los jihadistas cerca de la localidad de Al Karma, al oeste de Bagdad, lo que causó la muerte de 11 jihadistas. Además, otros 30 combatientes sunnitas murieron en un bombardeo de la aviación de la coalición internacional en la zona de Majmur, 90 kilómetros al sudeste de la ciudad de Mosul.

Compartir: 

Twitter
 

Las fuerzas de la coalición internacional intensificaron los bombardeos al norte de Siria.
Imagen: afp
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.