EL MUNDO › EL ESTADO ISLáMICO REIVINDICó EL ASESINATO DE PETER KASSIG, SECUESTRADO EN 2013 EN SIRIA

El EI decapitó a otro rehén de EE.UU.

Los jihadistas mataron del mismo modo a por lo menos 18 soldados del ejército sirio. Obama confirmó la muerte de Kassig, un trabajador humanitario de 26 años, tercer estadounidense cuya ejecución reivindica el EI.

El Estado Islámico (EI) reivindicó ayer en un video la decapitación del rehén estadounidense Peter Kassig, secuestrado en 2013 en Siria, y de por lo menos 18 soldados del ejército del presidente sirio Bashar al Assad. Más tarde, el presidente Barack Obama confirmó la muerte del rehén norteamericano. “Abdul Rahman –como también se lo conocía a Kassig– nos ha sido arrebatado en un acto de pura maldad por un grupo terrorista que el mundo entero considera, con mucha razón, inhumano”, dijo el mandatario en un comunicado. “Hoy presentamos nuestro pésame y nuestras plegarias a los padres y a la familia de Abdul Rahman Kassig, también conocido como Peter”, agregó Obama.

A modo de introducción, la filmación –que dura unos 15 minutos– comienza recordando el nacimiento del EI en Irak como filial de Al Qaida y su intervención en la guerra de Siria. A continuación, muestra la ejecución de los soldados sirios y, finalmente, la decapitación del rehén norteamericano. “Es Peter Edward Kassig, un ciudadano estadounidense”, afirma un hombre enmascarado vestido de negro de pie junto a una cabeza cortada, que vincula la ejecución con el envío de consejeros militares estadounidenses a Irak para ayudar a las tropas iraquíes.

El acento británico del verdugo podría indicar que se trata de “Jihadista John”, apodado así por la prensa por su supuesta procedencia geográfica y por ser presunto asesino de los estadounidenses James Foley y Steven Sotloff.

Kassig, un trabajador humanitario de 26 años originario de Indiana (Estados Unidos), fue secuestrado en 2013 en la provincia siria de Deir Ezzor cuando ayudaba en hospitales a sirios que huían a Turquía y Líbano. Tras su captura, se convirtió al Islam. Aunque el joven había sido soldado en Irak, posteriormente abandonó el ejército y fundó una ONG, Special Emergency Response and Assistance (SERA). En el video sólo se menciona su pasado como militar.

Kassig es el tercer rehén estadounidense cuya ejecución reivindica el EI, después de los periodistas Foley y Sotloff. El joven ya había aparecido al final del video del asesinato del trabajador humanitario británico Alan Henning el pasado 3 de octubre, en el que los jihadistas aseguraron que era el siguiente en la lista.

Tras haber sido testigo de los sufrimientos de la población siria, envió un e-mail a su familia y sus amigos para anunciarles que no regresaría de inmediato. “Intenté vivir mi vida del modo que corresponde a lo que yo creo, pero la verdad es que casi toda mi vida no hice sino buscar mi vocación y aún no la había encontrado. Aquí, en este país, encontré mi vocación”, escribió hace un tiempo. El mes pasado, su padre, Ed Kassig, explicaba que su hijo había ayudado a formar a 150 civiles para que pudieran prestar cuidados médicos a las personas en Siria, añadiendo que brindaba alimentación, vestimenta y medicamentos a los que lo necesitaban.

“Desarrolló afecto y admiración por el pueblo sirio, se sentía como en casa en Siria. El recorrido de nuestro hijo culminó cuando abrazó el Islam”, subrayó.

Las primeras reacciones internacionales al video no se han hecho esperar. El primer ministro británico, David Cameron, dijo sentirse “horrorizado” por el asesinato a sangre fría de Kassig, mientras que su homólogo francés, Manuel Valls, condenó un “nuevo acto de barbarie”.

Por su parte, Obama resaltó la labor humanitaria de Kassig. “Mientras el EI mata a inocentes –incluidos musulmanes–, siembra la muerte y la destrucción, Abdul Rahman era un trabajador humanitario que colaboraba para salvar las vidas de sirios heridos y desamparados por el conflicto en Siria”, según el comunicado oficial de la Casa Blanca.

En la misma grabación difundida ayer, se muestra a combatientes del EI decapitando de forma simultánea a 18 hombres presentados como soldados del ejército sirio. En el momento de las ejecuciones, el nombre de la región de Dabiq se muestra a la derecha de la pantalla. Acusado por la ONU de crímenes de guerra y contra la humanidad, el EI es responsable de atrocidades cometidas en los territorios bajo su control en Siria y en Irak, donde declaró un califato.

Para combatir a los jihadistas, Estados Unidos promovió la creación de una coalición internacional, que bombardea posiciones del EI en ambos países. Durante la noche del sábado, la aviación aliada llevó a cabo intensos bombardeos contra el EI en la ciudad siria de Kobane, donde los jihadistas también se enfrentan en el sur a las fuerzas kurdas, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Estos enfrentamientos se produjeron entre los combatientes del EI y las milicias kurdas de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), indicó el Observatorio, que informó de bajas en ambos bandos. Según el periodista kurdo Mustafá Abdi, que se encuentra en una zona fronteriza, los aviones de la coalición realizaron al menos siete ataques nocturnos muy intensos.

Desde la cumbre del G-20 en Brisbane (Australia), Obama rechazó una alianza con el gobierno sirio para combatir al EI, ya que debilitaría la coalición internacional. “Al Assad mató sin compasión a cientos de miles de sus ciudadanos”, apuntó el presidente estadounidense.

El Estado Islámico lanzó una ofensiva a mediados de septiembre contra Kobane. Tras apoderarse de decenas de localidades, los jihadistas llegaron el 6 de octubre a las puertas de esta ciudad, provocando la huida de decenas de miles de habitantes hacia la vecina Turquía.

Compartir: 

Twitter
 

“Es Peter Edward Kassig, un ciudadano estadounidense”, afirmó en el video el verdugo.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.