EL MUNDO

“Con Terminator habrá querellas”

Reportaje a Bob Mulholland, asesor del Partido Demócrata en el estado dorado. Su partido podría impulsar una nueva votación.

Por José Manuel Calvo *
Desde Sacramento, California

“Esto es un abuso de poder. El gobernador Davis no llevaba en el cargo ni tres semanas cuando empezó todo esto. Así que está claro: si Schwarzenegger nos gana, empezaremos muy pronto otro proceso de elecciones especiales. Si no resuelve todos los problemas de California en cien días, utilizaremos el mismo argumento contra él: no ha cumplido lo que tenía que hacer.” Bob Mulholland, asesor de campaña del Partido Demócrata en California, estaba muy enojado. El gobernador Gray Davis, su jefe, se enfrentaba ayer a las elecciones especiales once meses después de haber sido reelegido, gracias a una provisión constitucional de recogida de firmas introducida en 1911 y nunca antes utilizada; aunque Davis es tan responsable de pasividad frente a la crisis como los legisladores –en la Cámara de Sacramento, de todas formas, hay mayoría demócrata– y como casi todos los californianos, que odian pagar impuestos, él carga en solitario con el fastidio popular contra la clase política por la catástrofe financiera de las cuentas de California, que tiene un déficit de 38.000 millones de dólares, su desempeño en la crisis eléctrica de hace dos años –que sumió gran parte del Estado en apagones– y por los recortes de servicios públicos determinados por el cese de la ayuda federal desde Washington.
–¿Le preocupa el precedente que se establece?
–¡Claro que sí! Ahí tiene al gobernador de Nevada, un republicano, que ya tiene encima un proceso similar (18 estados contemplan la posibilidad de convocatorias extraordinarias si un número determinado de ciudadanos lo solicita). Es un pésimo precedente. El recurso a las elecciones especiales está pensado para ocasiones muy especiales, como en casos de responsabilidad penal de un gobernante, no porque la economía vaya mal. La economía va mal en todo el país: 47 gobernadores tienen déficit.
–Además de sus diferencias políticas, ¿qué problemas ve en la posible elección de Schwarzenegger?
–Lo que ha ocurrido en los últimos días, las mujeres que denuncian su comportamiento, permite hacer algunas predicciones. Me recuerda otros casos de políticos: primero hay algunos testimonios, luego salen más, se discute sobre quién dice la verdad, se piden dimisiones... Yo me permito aventurar que cualquier mujer que haya sufrido alguna vejación en los últimos años se buscará un buen abogado y probablemente que- rellará contra el gobernador.
Schwarzenegger no querrá declarar en público, con lo que habrá acuerdos fuera de los tribunales, casos de un millón de dólares...
–Pero he oído decir a alguna gente aquí, en Sacramento, que no se le puede reprochar nada a Schwarzenegger, porque Clinton puso el listón muy alto en cuanto a las relaciones personales...
–Lo que hubo con Monica fue algo consentido. Lo que hizo Schwarzenegger va contra las leyes de California. No tenemos por qué tener aquí un gobernador que viola la ley.
–¿O sea que tienen preparadas algunas batallas?
–Bueno, si ganamos y no se va Davis, las cosas vuelven a la normalidad. Si Schwarzenegger gana, habrá querellas, como le digo. Es mi predicción.
–Va a ser un lío...
–Un lío para Schwarzenegger, un lío para los republicanos, un lío para los californianos. Es una situación embarazosa. ¿Ve a toda esta gente (seguidores de Schwarzenegger frente al Capitolio de Sacramento)? ¡Ninguno de ellos dejaría a sus hijas adolescentes a solas en una habitación con Schwarzenegger!
* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

El gobernador de California, Gray Davis, tras su votación.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.