EL MUNDO › EL LIDER OPOSITOR FUE SENTENCIADO EN VENEZUELA POR INCITACION A LA VIOLENCIA

Caracas defiende la condena de López

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, salió en defensa de la decisión judicial de condenar a López a 14 años de cárcel, mientras Amnistía Internacional, Human Rights Watch y la Cancillería de EE.UU. criticaron el fallo.

La condena a 14 años de cárcel de la Justicia venezolana al líder opositor Leopoldo López anunciada anteanoche provocó reacciones encontradas. López, que está preso desde hace un año y medio, fue condenado por incitar a la violencia durante las protestas contra el gobierno a principios del año pasado en las que 43 personas murieron. El fallo fue criticado por la oposición y cuestionado por organismos internacionales de derechos humanos. Frente a ello, la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, salió en defensa de la decisión judicial.

La sentencia indica que López debe cumplir la condena en la cárcel militar de Ramo Verde, en la ciudad de Los Teques, donde está recluido desde que se entregó a las autoridades. La jueza Susana Barreiros declaró culpable al fundador del partido de centroderecha Voluntad Popular (VP) de los cargos de daños e incendio, instigación pública y asociación para delinquir. “Se demostró que los pronunciamientos realizados por López a través de los medios de comunicación y las redes sociales incitaron a sus seguidores a generar violencia en las calles y desconocer al Gobierno Nacional y a las instituciones”, indicó la fiscalía.

La audiencia final del caso se vio agitada por un enfrentamiento en los alrededores del tribunal, donde simpatizantes de López que pedían por su liberación se cruzaron con partidarios del oficialismo. En la trifulca, uno de los activistas de VP murió a causa de un infarto.

El dirigente opositor fue juzgado en relación con los acontecimientos ocurridos el 12 de febrero del año pasado, cuando una marcha de estudiantes en contra del gobierno del presidente Nicolás Maduro llegó a la sede del Ministerio Público y derivó en hechos de violencia en los que murieron tres personas, dos estudiantes y un paramilitar oficialista. La acusación lo señalaba a López como responsable de la ola de violencia que se desató en los días posteriores a la protesta, que además de los 43 muertos dejó un saldo de más de 800 heridos.

La jueza no solo condenó a López, sino también a los estudiantes Cristian Holdack, Angel González y Demián Martín. Sin embargo, ellos no irán a la cárcel. En el caso de Holdack, quien fue condenado a diez años de prisión, la jueza Barreiros decidió mantener la medida humanitaria que hace unos meses le impuso el Tribunal Supremo de Justicia por motivos de salud, razón por la cual podrá cumplir su sanción en su casa y solo tendrá que presentarse cada 15 días ante los tribunales. González y Martín, por su parte, seguirán en libertad porque la condena impuesta (cuatro años y seis meses de cárcel) de acuerdo con el Código Orgánico Procesal Penal, es excarcelable. Pero al igual que Holdack, deberán presentarse cada 15 días ante los tribunales.

La decisión de la jueza fue criticada por el director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco. “El juicio estuvo marcado por gravísimas violaciones del debido proceso, y no se aportaron pruebas que vinculen a los acusados con ningún delito”, estimó. Vivanco explicó que en el expediente no encontró elementos que justifiquen el fallo.

En la misma línea, la directora para las Américas de Amnistía Internacional aseguró que la sentencia de prisión en contra de López tiene una clara motivación política. “Nunca debió haber sido arrestado arbitrariamente o enjuiciado. Es un prisionero de conciencia y debe ser liberado inmediata e incondicionalmente”, aseveró.

Por su parte, la jefa de la diplomacia venezolana defendió la decisión de la magistrada. “Es peligroso que desde algunas voces internacionales se pretenda legitimar los actos de violencia terrorista”, señaló. “Los poderes públicos en Venezuela son independientes, se ha dado una decisión, se ha respetado el derecho al debido proceso, se han respetado los derechos humanos”, dijo la jefa de la diplomacia venezolana tras reunirse con el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon. El diplomático coreano, según su vocero, preguntó sobre la condena impuesta a López durante un encuentro con la canciller para hablar de la crisis fronteriza entre Venezuela y Colombia. Rodríguez advirtió a Ban sobre la necesidad de no caer en una contradicción al hablar de terrorismo. “Hay que ser muy cuidadoso para no tener dobles estándares cuando se habla de terrorismo desde la comunidad internacional”, dijo. De esta forma, Rodríguez le respondió al secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry, quien había criticado la sentencia a través de un comunicado oficial. “La nota interfiere en asuntos internos venezolanos. El Estado de Derecho de nuestro país es un asunto que no compete a ningún otro país”, señaló. “Estados Unidos persiste en dar golpes de Estado, como hace justamente 42 años cuando derrocó al gobierno socialista en Chile de Salvador Allende”, dijo.

En tanto, la Secretaría General de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), a cargo del ex presidente colombiano Ernesto Samper, se limitó a señalar que respeta el fallo en contra de López, ya que no se entromete en las decisiones que adopten las autoridades de los Estados miembro.

Compartir: 

Twitter
 

La canciller venezolana Delcy Rodríguez defendió la condena a López ayer en su reunión con Ban Ki-moon.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.