EL MUNDO › LA OFENSIVA CONTRA EL ESTADO ISLAMICO Y LA RESPUESTA JIHADISTA

Una guerra que se prevé larga

Tras el recrudecimiento de los ataques contra el Estado Islámico en Siria e Irak, aparecieron “lobos solitarios”: una pareja asesinó a 14 personas en EE.UU. y luego un joven atacó con machete a pasajeros en una estación de Londres.

 Por Marcelo Justo

Página/12 En Gran Bretaña

Desde Londres

La “guerra contra el terrorismo” subió varios decibeles en los últimos días con el asesinato de 14 personas en San Bernardino, Estados Unidos, y la votación británica a favor de extender a Siria los bombardeos aéreos contra Estado Islámico (EI). El Ministerio de Defensa británico confirmó este fin de semana que se realizaron nuevas incursiones aéreas contra campos petrolíferos de EI en Siria, parte de las “misiones diarias” que se ejecutarán en una campaña militar que no será “corta ni simple”.

La respuesta de los jihadistas tampoco parece “corta” y mucho menos “simple”. El sábado por la noche un joven de 29 años atacó con un machete a varias personas en la estación de Leytonstone, en el este de Londres, al grito de “esto es por Siria”, hiriendo de gravedad a un hombre de 56 años y de levedad a otras dos personas antes de ser reducido por las fuerzas especiales de seguridad que tardaron solo ocho minutos en llegar al lugar y controlar la situación.

El hecho conmocionó a una sociedad que se encuentra en estado de creciente deliberación sobre el tema a raíz de los atentados de París y de la votación del Parlamento británico. En sus partes, el gobierno ha procurado resaltar una estrategia militar dirigida a objetivos clave del EI como la producción petrolera que –según el comunicado que siguió a la primera incursión realizada a menos de una hora que se contaran los votos en la Cámara de los Comunes– tuvo como objetivo campos petroleros “que representan más del 10 por ciento de sus ingresos petroleros”.

No se sabe mucho más sobre el impacto concreto de estas incursiones. La realidad militar es que Estados Unidos y Francia han estado bombardeando al EI en Siria desde hace más de un año y el impacto operativo parece más que limitado. En muchos casos el problema es que hay mucha potencia aérea, pero no suficientes blancos. La coalición ha realizado 59.015 incursiones aéreas en Irak y Siria desde 2014: solo 8573 han terminado en bombardeos.

El impacto en los atentados terroristas en el primer mundo está más claro. El ataque en el subte de Londres –como el de San Bernardino en Estados Unidos– apuntan a una posibilidad más que perturbadora, la existencia de una nueva serie de atentados ejecutados por “lobos solitarios” que asumen en el terreno la franquicia de EI, sea con un machete o, en un lugar con mayor profusión de armamento como Estados Unidos, con pistolas y rifles semiautomáticos.

El informe que publicó Naciones Unidas el martes pasado apunta a otro desarrollo de la estrategia hasta el momento fallida de la “guerra contra el terrorismo”. Según el informe, Libia se está convirtiendo en un baluarte del Estado Islámico con una flujo constante de combatientes que van a Siria e Irak y regresan a una Libia balcanizada por una guerra civil entre distintos grupos islamistas, patético legado de la caótica intervención militar autorizada por el Consejo de Seguridad de la ONU que llevó al derrocamiento de Muamar Khadafi en 2011.

Compartir: 

Twitter
 

La policía vigila la estación de Leytonstone, donde un joven atacó con un machete a varias personas.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.