EL MUNDO › EL PAPA VIAJA HOY A POLONIA PARA ASISTIR A LA JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD

Francisco visita Auschwitz

Para evitar infiltraciones de posibles terroristas, las medidas de seguridad han sido reforzadas, incluso quedó suspendido por todo julio el acuerdo de Schengen, que permite a los ciudadanos europeos circular libremente en la Unión Europea.

 Por Elena Llorente

Página/12 En Italia

Desde Roma

Pese al enésimo atentado en Francia –cerca de Rouen y el primero de presuntos terroristas islámicos contra una iglesia católica en Europa–, y al “dolor” y “horror” manifestado por el papa Francisco según su portavoz Federico Lombardi, el pontífice no cambió su programa y hoy llega a Cracovia, en Polonia, para quedarse hasta el 31 de julio y asistir a la 31a Jornada Mundial de la Juventud que espera contar con más de un millón de asistentes de 184 países. En Polonia, para evitar infiltraciones de posibles terroristas, las medidas de seguridad han sido reforzadas, incluso quedó suspendido por todo el mes de julio el acuerdo de Schengen que permite a los ciudadanos europeos circular libremente en la Unión Europea. Ahora en cambio todo el mundo está siendo controlado en las fronteras. Según Jozek Pilch , gobernador de la región de Malopolska a la que pertenece Cracovia, para garantizar la seguridad serán empleados unos 3.000 policías de Cracovia más otros 3.500 de otras regiones y no se podrá sobrevolar la zona de ninguna manera. “A los jóvenes les digo que estén tranquilos. Estamos seguros de que no sucederá nada malo”, declaró.

Pero las preocupaciones no disminuyen por eso. Es cierto que en Polonia no ha habido atentados hasta ahora pero algunos se preguntan si la presencia del Papa, el líder de una iglesia que los extremistas del Estado Islámico consideran hereje, podría estimular a algún terrorista. Francisco no se deja amedrantar por esos temores, como lo ha demostrado desde su primer viaje al exterior, precisamente para la Jornada Mundial de la Juventud que se celebró en Rio de Janeiro en 2013. Rechaza autos con coberturas especiales, rechaza la protección de docenas de guardaespaldas en torno a sí. Prefiere simplicidad para poder tener un contacto directo con la gente. Pero dada la frecuencia de los atentados en Europa, habrá que ver si los servicios de seguridad lograron convencerlo para tomar más precauciones.

Del millón de jóvenes o más que se esperan en Cracovia, la mayoría serán claramente polacos pero les siguen en importancia los italianos, de los cuales se esperan unos 80 mil. También se esperan unos 40 mil franceses y 35 mil españoles además de 10 mil brasileños y 6 mil argentinos, entre otros, según los organizadores.

Francisco es el tercer papa que visita Polonia después de aquel primer papa polaco, Juan Pablo II hoy santo, y de Benedicto XVI, hoy papa emérito. Las Jornadas Mundiales de la Juventud fueron una “invención” si es que así se puede decir, de Juan Pablo II, un pontífice tremendamente venerado en su país natal. Polonia es hoy un país muy diferente del que visitó nueve veces el papa polaco. La crisis económica ha obligado a emigrar a muchos jóvenes y los antiguos rencores contra el comunismo siguen haciendo presión sobre las decisiones políticas y sociales, sobre todo a nivel de los inmigrantes. Polonia en efecto rechaza las cuotas obligatorias de recepción de migrantes que quiere imponer la UE y prefiere dar ayudas económicas para ayudar a los prófugos en sus propios países. Actualmente el país es gobernado por el presidente Andrzej Duda y la primera ministra Beata Szydlo, ambos exponentes del partido conservador “Derecho y justicia”. Esta actitud contra los migrantes –que por lo demás tienen también países como Hungría o Austria– podría llevar a ciertos roces durante la visita de Francisco dado que él, como lo ha repetido mil veces, cree que la pobre gente que escapa del hambre y de las guerras o persecuciones, debe ser recibida y ayudada.

Para un sector de la iglesia polaca el papa argentino insiste demasiado sobre temas sociales, porque viene de un “fin del mundo” que desconocen. Pero entre los jóvenes polacos, por el contrario, parece haber despertado simpatía y sobre todo entre los ecologistas. Greenpeace, en efecto, con jóvenes de distintos países de Europa, organizó una manifestación en kayaks por el río Vistola que atraviesa Cracovia, para agradecer al pontífice por su encíclica ecologista, Laudato Si. En un mensaje difundido el pasado 19 y dirigido a los jóvenes que asistirán a la Jornada y a los polacos, Francisco destacó que en el viaje “Todo va a estar marcado por el signo de la Misericordia, en este Año del Jubileo, y por la memoria agradecida y devota de San Juan Pablo II , que fue el artífice de la Jornada Mundial de la Juventud, y fue el guía del pueblo polaco en su camino histórico hacia la libertad”. “Deseo mucho encontrarme con ustedes –continuó–, para ofrecer al mundo un nuevo signo de armonía, un mosaico de rostros diferentes, de tantas razas, lenguas, pueblos y culturas, pero todos unidos en el nombre de Jesús, que es el Rostro de la Misericordia”. Y dirigiéndose al pueblo polaco concluyó diciendo que “Siento que es un gran don del Señor el estar entre ustedes, porque son un pueblo que en su historia ha atravesado tantas pruebas, algunas muy duras, y ha salido adelante con la fuerza de la fe, sostenido por la mano materna de la Virgen María”.

Francisco llegará al aeropuerto Internacional de Cracovia hoy a las 15 horas locales. Una hora más tarde está prevista su encuentro en el castillo Real de Wawel con las autoridades y el cuerpo diplomático. Luego de una visita de cortesía al presidente Duda, el papa se encontrará con los obispos polacos en la Catedral de Wawel, un lugar mítico para ese país porque allí se encuentran la tumba del venerado San Estanislao y las reliquias de San Juan Pablo II. El jueves 28 el papa se trasladará al aeropuerto de Balice para dirigirse luego en helicóptero a Czestochowa desde donde se dirigirá al Monasterio de Jasna Gora y rezará ante la Virgen Negra muy venerada por el pueblo polaco. Luego celebrará una misa y retornará a Cracovia. Por la tarde, en torno a las 17,30 en el Parque Jordan, en las afueras de la ciudad, se llevará a cabo la ceremonia de recepción de los jóvenes que participan de la Jornada.

El viernes, el papa visitará dos campos de concentración donde murieron miles de personas durante la segunda Guerra Mundial, Auschwitz y Birkenau. Luego volverá a Cracovia donde visitará el Hospital Pediátrico Universitario y realizará un Via Crucis con los jóvenes en el Parque Jordán. El sábado estará casi enteramente dedicado a los jóvenes con los cuales tendrá encuentros, momentos de plegaria y almuerzo además de visitar el Santuario de la Divina Misericordia y atravesar la Puerta Santa. El domingo por la mañana celebrará la misa conclusiva de la Jornada Mundial de la Juventud. El retorno a Roma está previsto para las 18.30 locales.

Compartir: 

Twitter
 

Un sacerdote da la comunión en el primer día de la Jornada Mundial de la Juventud, en Cracovia.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.