CIUDAD › OTRO MENSAJE AMENAZANTE

Suelto es peligroso

 Por Lorena Panzerini

A menos de 20 días de haber recuperado la libertad, Néstor Anchaval -condenado a tres años de prisión, por agredir y amenazar a su expareja- fue denunciado por amenazar nuevamente a Jésica Balmaceda, la víctima del primer juicio oral por violencia machista del nuevo sistema penal. "Te tengo", fue el mensaje que apareció del lado de afuera de la puerta verde de la casa de la mujer de 30 años, que vive en un Fonavi y mantiene custodia policial al ingreso del barrio. Ese mismo mensaje fue el que dejó Anchaval hace alrededor de un año, en otro domicilio de la mujer, mientras ella y sus cuatro hijos seguían escondiéndose de él. Esta vez, señalaron que "mandó a alguien" a hacerlo. La Fiscalía de Violencia de Género ya realiza medidas para investigar el texto y pidió al Ministerio de Seguridad que informe sobre la custodia que debía vigilar la casa de la víctima.

"Alrededor de las 19 (del domingo) estaba en mi departamento sola, cuando escucho que golpean la puerta. Voy a abrir el postigo y había un hombre de unos 35 años con un fuentón en sus manos y me preguntó si lo quería comprar, le dije que no y cuando intenté cerrar el postigo, éste metió la mano para impedir que lo haga. Cerré y corrí a buscar el botón de pánico, lo apreté mientras este hombre le pegaba patadas a la puerta. Le avisé a la vecina de arriba, golpeando el techo, y ella dio aviso a la policía comunitaria que estaba de custodia. Cuando subieron comprobaron que me habían pintado ese mensaje en la puerta, con pintura negra que estaba fresca", reza la denuncia que Jésica hizo el mismo domingo en la comisaría 32º. Según expresó, no conoce al hombre pero describió sus características físicas y dijo que podría reconocerlo si lo vuelve a ver.

En mayo pasado, Anchaval fue condenado a tres años de prisión por amenazas, desobediencia, violación de domicilio y daño en contra de su ex pareja. Sin embargo, el 6 de julio pasado, el juez Carlos Leiva lo dejó en libertad porque la sentencia no está firme aún.

Sin que pasara el primer mes de su liberación, Jésica denunció que fue nuevamente amenazada por él. Incluso, sus hijos lo vieron unos días antes del suceso, en una plaza; y varios testigos dijeron haberlo visto dando vueltas en una moto, por la manzana donde vive la familia.

"Lo condenaron con la mitad de años que yo lo padecí", reprochó Jésica el día de la condena a Anchaval; y agregó: "Cuando salga me va a matar". Cuando el agresor quedó en libertad, hace poco más de dos semanas, la mujer sentenció: "El está libre y yo encerrada con mis cuatro hijos. Hago responsables al juez y a la fiscal si algo les pasa a ellos. Hoy estoy en la misma situación que hace siete años, cuando empezó todo esto: miedo, indefensión. Esto nunca paró. Hasta preso me seguía mandando mensajes".

Anchaval, de 38 años, hostiga a su ex pareja desde hace seis años. Ella hizo varias denuncias, pero solo tres hechos puntuales llegaron a juicio oral. Fue el primero en Rosario por una causa de violencia machista, en el nuevo sistema penal, por lo que el calvario de la mujer fue ventilado en audiencias públicas.

Tras la denuncia, la fiscalía inició una nueva investigación con pericias a la puerta pintada, pedidos de informes al Ministerio de Seguridad que le puso custodia a la mujer, cuando el agresor fue liberado; y tomará declaración a personas que dijeron ver merodear a Anchaval cerca de la casa de Jésica.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.