EL MUNDO › ATESTIGUO SOBRE LAS GOLPIZAS DE LOS BRITANICOS

Confesiones del soldado “C”

 Por Marcelo Justo

Completando otra semana negra para las fuerzas de ocupación, un tercer soldado británico salió a denunciar nuevas violaciones de los derechos humanos de las fuerzas de ocupación en Irak. El llamado soldado “C” prestó declaración ayer ante la Policía Real Militar que investiga las alegaciones luego de que el Daily Mail publicara su testimonio sobre lo que sucedía en el Regimiento de Lancashire con sede en Basora, al sur de Irak. El nuevo testigo confirma los testimonios de otros dos soldados que pasaron a ese diario las fotos de torturas que desataron el escándalo el pasado sábado. El soldado “C” señaló que en cuatro instancias fue testigo ocular de las palizas que se propinaban a prisioneros iraquíes en un ambiente de impunidad y virtual caos.
El testimonio publicado por el matutino suprime por expreso pedido de la Policía Real Militar los nombres de los sospechosos de cometer violaciones a los derechos humanos, pero deja en claro que la cadena de mando hasta el grado de coronel estaba implicada por acción u omisión en los hechos. “A los prisioneros se les daba primero el tratamiento de shock. Es decir, se aprovechaba el shock de la captura para que dé más datos en el interrogatorio. Son técnicas de manual. Se lo privaba de un sentido, se lo sometía a griterío, se le ponía una bolsa de arena vacía como para que no viera. Creo que esto entra dentro de lo legítimo. Pero en muchas ocasiones se pasaba esa línea. Había prisioneros a los que se pateaba y golpeaba durante días hasta que los tipos parecían muñecos de trapo, con las narices rotas. Uno de los peores era el sargento ‘X’. Una vez, simplemente para demostrar lo que era capaz de hacer, le metió los dedos en los ojos a un prisionero hasta que el tipo se desgañitó de dolor”, indicó “C”.
Los interrogatorios se llevaban a cabo en el Cuartel General del Regimiento de Lancashire que durante el régimen de Saddam Hussein era la sede del Partido Baas. Según el nuevo testigo, unos 100 efectivos del Regimiento tomaron parte de este tipo de prácticas, encabezados por tres líderes, y amparados o acicateados por los oficiales medios para obtener información. Peor aún, según el soldado “C”, se trata de una cultura interna tan generalizada que el maltrato y tortura de prisioneros forma parte integral de la psicología del soldado. “Creo que muchos no querían participar de ese tipo de cosas, pero era lo que había que hacer si uno quería adaptarse al medio, ser parte del ejército. Además, los líderes del grupo hacían lo que querían e imponían su propio orden interno. Yo mismo no dije nada de todo esto por miedo”, señaló “C”.
El testimonio viene a confirmar indirectamente las denuncias publicadas por el Daily Mail de dos soldados que pasaron fotos de lo sucedido al matutino. La autenticidad de las fotos, que mostraban a un iraquí encapuchado al que golpeaban con un fusil, pateaban y orinaban, fue cuestionada por diversos medios y es uno de los tantos interrogantes de todo el escándalo. El soldado “C” no tiene dudas sobre su veracidad. “Creo que incluso conozco a la persona que tomó las fotos. Cuando las vi en el diario, le dije a mi familia: ‘Vieron, lo que les dije’. No presencié esas instancias de tortura, pero no me extraña para nada que orinaran a los prisioneros. De las palizas sé porque lo vi en otras instancias”, declara “C” al matutino. El escándalo tiene en vilo a la sociedad británica. En su reacción más contundente hasta el momento, el primer ministro Tony Blair dijo que “no fuimos a Irak a repetir lo que hacía Saddam Hussein”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.