EL PAíS › LA RESACA EN EL DIA DESPUES DE LAS DOS MARCHAS

Los docentes seguirán de paro

Los maestros de San Luis aceptaron la mediación del ministro Daniel Filmus, pero mantendrán la medida de fuerza hasta tanto el gobierno de Alberto Rodríguez Saá no cumpla con sus promesas.

 Por Eduardo Tagliaferro

Varias señales dejaban en claro que se trataba de un día distinto al de anteayer. El numeroso tránsito de vehículos, la cantidad de personas que ocupaban mesas en los bares, los negocios funcionando normalmente resaltaban las diferencias. “Fue la marcha más numerosa que yo recuerdo en muchos años en San Luis”, repetía a este diario Norberto “Tato” Ferreyra, uno de los líderes de la Multisectorial opositora a los Rodríguez Saá. A última hora de ayer, el gabinete de los Rodríguez Saá analizaba los últimos hechos y pensaba en sus próximos pasos. Algo similar se proponen hacer hoy los miembros de la Multisectorial. Al cierre de esta edición los docentes decidieron en asamblea aceptar la mediación del ministro de Educación de la Nación, Daniel Filmus, y mantener el paro por tiempo indeterminado hasta tanto el gobierno provincial cumpla sus promesas. Los quince heridos de la Multisectorial que fueron agredidos por una patota de la Uocra y otros manifestantes identificados con Alberto Rodríguez Saá abandonaron los centros médicos en los que fueron atendidos.
Diez de esos quince heridos fueron atendidos en el Policlínico Regional. Los otros cinco, en el Hospital Rivadavia. La mayoría presentaba heridas cortantes y en un caso se trató de un fuerte traumatismo cerebral. Cómo sigue este conflicto fue el gran interrogante que ayer la mayoría de los actores que participan en él no terminó de definir.
“Primer incumplimiento de lo tratado sobre el problema de la violencia en San Luis”, fue el título que un comunicado firmado por el obispo Jorge Lona. El sacerdote pareció desandar el camino de acercamiento con el gobierno provincial que había insinuado anteayer. La noticia de que Lona había cenado con “El Alberto” y con la senadora nacional Liliana Negre de Alonso en un seminario de la curia puntana había aparecido como un baldazo para los Laicos Autoconvocados, un sector de la Multisectorial que se identifica con la Iglesia de San Luis. Incluso se comentó que tras el gesto conciliador de Lona medió un llamado del arzobispo Jorge Bergoglio invitando a abrir una puerta de negociación. Esa puerta pareció volver a cerrarse. El obispo condenó al gobierno provincial por los incidentes. “Creemos que esta situación en que la violencia puso en evidente peligro la paz social no fue casual, sino deliberada y esperamos que no vuelva a repetirse”, concluyó Lona. Por lo pronto las escuelas católicas, a las que mayoritariamente los funcionarios políticos puntanos suelen enviar a sus hijos, se sumó al paro de actividades.
Para la Multisectorial su manifestación fue un éxito. No sólo los Rodríguez Saá fueron cuestionados por los opositores. “Responsabilizamos al ministro Aníbal Fernández de no haber realizado todos los esfuerzos para garantizar la seguridad en la provincia. No lo hizo. Se limitó a llamar a los Rodríguez Saá, pero en ningún momento dispuso movilizar a alguna otra fuerza de seguridad para evitar los golpes y las apretadas”, insistió Tato Ferreyra. Hoy harán el balance político de la manifestación y para el martes convocaron a una nueva marcha.
Precisamente las marchas son la principal preocupación de los Rodríguez Saá. Saben que si bien el gobierno nacional insistió en señalar que no había condiciones para una intervención federal, si continúan las protestas bien pueden cambiar de opinión.
“No le voy a acercar ninguna propuesta al ministro del Interior”, respondió a Página/12 el intendente Daniel Pérsico. “Primero tenemos que hablar con la gente de la Multisectorial. Ahora dicen que hagamos un acuerdo democrático, pero acá no hay democracia”, señaló Pérsico.
Lo que parece un secreto a voces es que los Rodríguez Saá no pierden el sueño por terminar reconociendo el gobierno municipal de Pérsico. “¿Cuáles el problema de gobernar con una ciudad en contra?”, se preguntó anteayer Adolfo Rodríguez Saá ante este diario. Palabras más, palabras menos, algo similar dijo el ministro de la legalidad, Sergio Freixers. Todo indica que los gestos conciliadores de los Saá continuarán. Mucho más que un gobierno municipal tienen en juego. Ayer la ciudad fue distinto. Incluso su amanecer fue diferente. A la madrugada, cuando habían pasado siete horas de la refriega, miembros del Plan de Inclusión Social que se identifican con los Rodríguez Saá compartían mate y charlaban bajo el sol puntano con los docentes que habían vuelto a ocupar la carpa de la dignidad. Si no fuera porque todas las pintadas fueron tapadas, el amanecer de la Casa de Gobierno parecía mostrar que todo seguía igual. Los cortinados del primer piso estaban corridos y todas las luces seguían prendidas a pesar de que la mañana había llegado. ¿Había llegado?

Compartir: 

Twitter
 

Los maestros siguieron en la carpa blanca frente a la Casa de Gobierno después de las marchas.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.