EL MUNDO › EE.UU. NO PERMITE HABLAR CON LOS DETENIDOS

La ONU no va a Guantánamo

Naciones Unidas renunció ayer a inspeccionar la base estadounidense de Guantánamo (Cuba) al no haber obtenido una autorización de Washington para hablar libremente con los presos. “Si no se puede hablar con los prisioneros, no es posible emitir un juicio objetivo sobre la situación”, indicó la ONU. Por su parte, Estados Unidos “lamentó” la decisión de la organización. El centro de Guantánamo, donde hay unos 500 prisioneros, la mayoría capturados después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos y algunos de ellos en huelga de hambre, es objeto constante de críticas al gobierno norteamericano.
“En ausencia de aceptación de los estándares mínimos para esta visita por parte norteamericana, nos vemos obligados a renunciar al viaje, previsto para el 6 de diciembre”, declaró Manfred Nowak, relator especial de la ONU sobre la tortura. Los inspectores habían dado a Washington un plazo hasta el jueves a medianoche para aceptar sus condiciones, que incluían que los expertos pudieran entrevistarse a solas con los cerca de 500 presos de la base. El martes, Estados Unidos rechazó lo que calificó de “ultimátum” y estimó “suficiente” un acceso limitado de la ONU a los presos. Nowak recordó que ya había aceptado limitar sus investigaciones a un día en lugar de tres y enviar tres relatores en vez de cinco, como se hace normalmente.
“No habrá visita para el informe que estamos preparando, pero estamos totalmente dispuestos a ir a Guantánamo en el futuro si los norteamericanos nos garantizan su plena cooperación”, afirmó el relator especial de la ONU. Nowak y su equipo deben terminar a finales de diciembre un informe sobre las condiciones de los presos de Guantánamo, que será presentado en marzo. Sólo el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha tenido hasta ahora oportunidad para visitar a los presos de la base y hablar con ellos sin vigilancia. El CICR, sin embargo, tiene obligación de mantener silencio, en virtud de tratados internacionales, y presenta informes solamente a Washington.
En un comunicado difundido ayer en Ginebra, el alto comisionado para los Derechos Humanos de la ONU estimó “especialmente decepcionante que el gobierno norteamericano, que subraya frecuentemente su compromiso con los principios de independencia y objetividad en las investigaciones, no haya sido capaz de aceptar las condiciones de los relatores de Naciones Unidas”. Por su parte, el portavoz del Departamento de Estado norteamericano Adam Ereli afirmó que la invitación sigue abierta y que a los inspectores de la ONU se les ofreció el mismo acceso que se da a los congresistas estadounidenses. “Creemos que eso es más que suficiente. Y es desafortunado que ellos no lo consideren así”, apuntó el portavoz. Además, Louise Arbour, la alta comisaria de la ONU para los Derechos Humanos, pidió una investigación internacional sobre las condiciones de detención en Irak, tras conocerse que el mismo Ministerio del Interior de ese país había cometido presuntas torturas contra un centenar de presos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.