EL MUNDO › EN EL MARCO DEL ENDURECIMIENTO DE ISRAEL CON LOS PALESTINOS

Sin aire, Hamas arma su gobierno

El líder de la organización radical islámica en Gaza, Ismail Haniyeh, será el premier y quien forme gabinete. Atenta mirada de Europa.

A pesar de las sanciones financieras impulsadas por Israel y, a nivel internacional, por Estados Unidos, el movimiento radical islámico Hamas comenzó a delinear su gobierno y a sumar el apoyo económico de Europa y los países árabes. El nombre del futuro premier palestino ya es casi oficial. El líder de la organización en Gaza, Ismail Haniyeh, se reunió ayer con el presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abbas, y consiguió su aprobación, anunciando que hoy le entregará la “carta de nombramiento oficial” y le encargará la formación del nuevo gobierno, con un plazo máximo de cinco semanas. En tanto, Israel se endureció más y realizó varios ataques en Gaza y Cisjordania, dejando cuatro muertos –uno era un líder de la Jihad Islámica– y al menos 17 heridos.

Ante la inminente oficialización del candidato a premier Haniyeh, Hamas aceleró ayer el proceso de negociación con otras agrupaciones y organismos políticos palestinos para formar gobierno. El primer partido en mostrarse públicamente dispuesto a participar en una eventual coalición es el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), cuyos líderes se reunieron ayer con figuras de Hamas. Desde el FPLP advirtieron sin embargo que primero tendrán que consensuar una plataforma política y social conjunta. Por otro lado, aunque el dirigente de la Jihad en la Franja de Gaza, Nafez Azam, anunció que no participarán en el futuro gobierno, afirmó que sí apoyarán a la organización islámica en su “lucha contra Israel y por los intereses del pueblo palestino”.

Haniyeh se reunió también con el jefe del Consejo Nacional Palestino (CNP) –principal órgano representativo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP)–, Salim Zaanun. La reunión, en la residencia del futuro premier en el campo de refugiados de Shati, en Gaza, tiene por objeto analizar la posible inclusión de Hamas en la OLP, el máximo organismo político palestino. Según la Ley Básica palestina, los diputados palestinos se convierten automáticamente en miembros del CNP. Sin embargo, no parece probable que la organización radical quiera participar activamente en la OLP, ya que este organismo reconoce el derecho a existir de Israel y deberían someterse a la autoridad de su líder, Abbas.

La decisión del gobierno israelí de suspender las partidas mensuales de dinero recaudados en concepto de impuestos para los palestinos recibió críticas de la comunidad internacional y de los dirigentes de Hamas. El enviado especial de la ONU, Alvaro De Soto, calificó a las sanciones de “prematuras” y aseguró que “es dinero que pertenece a los palestinos y que Israel no debe congelar”. Más aún, consideró a la medida como “contraria a la posición mantenida hace un mes por el Cuarteto”, el grupo mediador integrado por Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y la propia ONU.

La Organización de la Conferencia Islámica (OCI), que agrupa a 57 Estados, también reaccionó al pedido de Washington, anunciando que está estudiando financiar al Ejecutivo de Hamas. La Liga Arabe, por su parte, prevé aportar más de 50 millones de dólares mensuales. Desde Europa, la reacción más dura contra el pedido israelí-estadounidense fue la de Suecia, que aprobó ayer destinar unos 6 millones de dólares de ayuda humanitaria, que será canalizada a través de la ONU. La Unión Europea fue más moderada, en cambio. El alto representante para la Política Exterior, Javier Solana, se limitó a afirmar que continuarían apoyando financieramente a la AP “hasta la formación de un nuevo gobierno”.

El ministro de Economía palestino, Mazen Sonokrot, sin embargo, se quejó por la escasez de ayuda internacional, mientras que el futuro premier Haniyeh se mostró poco preocupado por las sanciones financieras, ya que cuentan con “otros países islámicos y miembros de la comunidad internacional que están dispuestos a apoyar al pueblo palestino”. Uno de esos países es Irán. Jaled Meshal, dirigente de Hamas, viajó a Teherán para buscar auxilio económico. Alí Jamenei, líder supremo de la revolución iraní, se comprometió a enviar ayuda e instó a los países musulmanes a dar un “aporte financiero anual”.

Mientras la postura israelí parece endurecerse cada vez más –el ex premier y ex laborista Shimon Peres calificó a Hamas como una “catástrofe” para los palestinos–, desde los sectores más pragmáticos de la organización islámica intentaron moderar el debate. El subdirector del buró político de Hamas, Musa Abu Marzuk, aseguró ayer: “No hay duda de que hay un reconocimiento de Israel en la práctica, aunque sólo sea por el mero hecho de que Israel existe en el terreno y es obvio que no se firman acuerdos con organismos imaginarios”. El problema, según el dirigente, yace en lo que “se le exige a Hamas”, ya que, según él, el reconocimiento explícito de Israel supondría una legitimación de la ocupación. “Eso no lo podemos aceptar”, sentenció Marzuk.

Compartir: 

Twitter
 

Ismail Haniyeh, líder de Hamas en Gaza (der.), cuenta con mayoría en el Parlamento.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.