CIUDAD

Con extraño poder de telekinesis, una niña conmovió a la zona oeste

La historia de D., de 12 años, es de larga data pero llegó al clímax el viernes. Sus padres pidieron ayuda a la policía y a pastores cristianos para conjurar los fenómenos paranormales.

 Por Claudio Socolsky

Poltergeist, El Exorcista y hasta Matilda, son películas que trataron los extraños fenómenos paranormales que sufren adolescentes en un determinado momento de sus vidas, para cambiarlas por completo. Y si bien en Garzón al 1800 no se había montado ninguna escenografía que permitiera suponer que allí se estaba filmando una nueva producción relacionada con el tema, el pasado viernes por la noche, una familia pidió ayuda desesperadamente porque una jovencita de 12 años, temblando del miedo, movía objetos de un lado a otro en la humilde vivienda de la zona oeste de Rosario donde viven. Los fenómenos telekinéticos se repitieron el sábado y el domingo. Ayer, los padres de la nena decidieron llevarla a la casa de un familiar porque se encontraba muy afectada por lo que está ocurriendo.

Marcelo, mecánico de profesión, y Mirta, ama de casa, son un matrimonio de zona oeste que habitan una casa en Garzón 1800 junto a sus siete hijos, dos de ellos adoptados. El viernes por la noche, mientras estaban en el comedor de la casa, varios objetos comenzaron a volar por todos lados. Cuadros, vasos, crucifijos y sillas, no paraban de moverse ante la presencia de D., una de las hijas, de 12 años, quien a medida que los fenómenos se intensificaban no paraba de decir que sentía "mucho miedo".

Al día siguiente, en un horario similar, los extraños movimientos de objetos en la casa de Garzón al 1800 se repitieron, siempre ante la presencia de la nena. Fue allí que Marcelo decidió llamar a la policía, en un pedido desesperado por encontrar respuestas ante los fenómenos desatados por su hija.

En diálogo con Rosario/12, Marcelo dijo que llamó al Comando Radioeléctrico "alrededor de las 10 y media de la noche. No tardaron ni diez minutos en llegar, y cuando entraron a la casa se encontraron con el mismo cuadro de situación". Los efectivos policiales pudieron corroborar los fenómenos telekinéticos, sin poder determinar sus causas.

Cuando se lo consultó sobre si anteriormente ocurrieron hechos similares, el padre de D. dijo que "era muy normal escuchar ruidos de noche, como si hubiera gente caminando en los techos" y agregó que "no sé si relacionarlo con lo que pasó el viernes, ahora tengo mis dudas. Sentir como que están agarrando el picaporte, que se abra una puerta, situaciones que te hacen pensar que quieren entrar con la finalidad de robarte, pero eso nunca ocurrió".

Marcelo indicó que D. estaba realizando un tratamiento psiquiátrico por "no poder conciliar el sueño de noche", pero que tuvo que dejarlo "obligatoriamente, porque se cerró el lugar donde atendía la gente de psiquiatría infantil del Hospital Provincial, y no tenemos recursos para seguirlo en otro lado. Ahora, con la trascendencia que tuvo el tema en los medios, vamos a ver cómo nos pueden ayudar".

En ese sentido Marcelo agregó que en las últimas horas "se acercaron varias personas para ofrecer ayuda, entre ellas una parapsicóloga y un pastor, pero nadie puede explicar lo que está sucediendo".

Los vecinos también ofrecieron ayuda, especialmente los que concurren a las distintas iglesias de la zona. "Todos hablan, opinan, preguntan, pero nosotros tenemos que buscar una solución. Lo que más nos preocupa es que la nena tenga una contención. Es muy inteligente y deberemos hacer todo lo posible para que se olvide de todo esto", indicó el padre de D., quien recurrió a los medios para que sirvan de nexo en su desesperada búsqueda por encontrar respuestas, científicas o religiosas.

Por estas horas, la nena está en la casa de un familiar, lejos de las miradas curiosas. "Ella está bien, está tranquila", explicó su padre, tratando de encontrarle una explicación a los extraños fenómenos que ocurren en presencia de su hija, quien antes de irse de su casa repitió en varias oportunidades que escuchaba una voz que decía "hacé el mal".

Compartir: 

Twitter
 

La humilde casa de zona oeste donde los objetos se movieron sin explicación aparente. El papá de D. es mecánico y la mamá, ama de casa. Piden ayuda para su hija.
SUBNOTAS
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.