CIUDAD › CIUDADANO ORIENTAL DENUNCIÓ APRIETES MAFIOSOS

Los chinos pagan su tranquilidad

El secretario de la Asociación de Almaceneros y Supermercadistas chinos de Rosario denunció este fin de semana ante la policía que "se le exigió el pago de 20 mil pesos anuales para poder trabajar con tranquilidad en su local". En su denuncia en la seccional 2ª, el comerciante reveló que de lo contrario "su familia correría riesgos". El denunciante no identificó específicamente a un grupo o a una persona en particular como quien profirió la amenaza, aunque la denuncia revivió la tan mentada existencia de la mafia china. Para sembrar aún más el misterio, el hombre desapareció de la ciudad y al atender su celular aseguró estar en Buenos Aires.

El ciudadano de origen chino reside en Rosario desde hace unos siete años, y tiene su local comercial en San Luis 2351, pero desempeñó su actividad en otro local ubicado a escasos metros del actual: en la esquina de San Luis y Alvear.

El comerciante habita una propiedad ubicada en calle Alvear 1072, donde ayer sólo se podía ver a su pequeña hija que no hablaba casi español. Lo cierto es que en su propio local, a la vuelta de su domicilio, el encargado del local -un curioso oriental con el pelo teñido de color rojizo- aclaró que no podían hablar con la prensa, y que sólo lo haría el titular del local que no estaba en ese momento.

En el frente del comercio -un viejo inmueble que hasta poco tiempo era utilizado como cochera- puede leerse el nombre de "Las Tres Rosas", sin exhibir demasiada publicidad. El local está ocupado desde hace pocos meses por este comerciantes que desempeñó la misma actividad durante muchos años a unos pocos metros.

Cabe recordar que el primer ciudadano chino muerto en un ajuste de cuentas en Rosario fue Gao Shen Feng, un joven de 28 años que apareció ajusticiado en una vía paralela a la colectora del acceso Sur en julio de 2005. Su cuerpo estaba envuelto con dos bolsas de nailon a la altura de calle Gutiérrez, frente al alambrado perimetral del puerto. Tenía dos disparos en la cabeza ﷓uno en la nuca y el otro en su ojo izquierdo﷓ y una oreja cortada. Un mensaje que la comunidad china entendió mejor que el resto de los habitantes de la ciudad.

Compartir: 

Twitter
 

El denunciante de la mafia china vive en Alvear al 1000. Durante años tuvo su comercio en la esquina con San Luis.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.