EL MUNDO › DIALOGO ENTRE BUSH Y EL PRESIDENTE ESPAÑOL EN FEBRERO DE 2003

“Aznar, la guerra es inevitable”

Un mes antes de invadir Irak, el presidente norteamericano se reunió a puertas cerradas con José María Aznar y allí dejó claro que la vía diplomática ya no corría. El y sus aliados derrocarían a Saddam Hussein con o sin resolución de la ONU.

 Por Ernesto Ekaiser *

Cuatro semanas antes de la invasión de Irak, que se produjo en la noche del 19 al 20 de marzo de 2003, George W. Bush sostenía en público su exigencia a Sa-ddam Hussein en los siguientes términos: desarme o guerra. A puerta cerrada, Bush reconocía que la guerra era inevitable. Durante una larga conversación privada con el entonces presidente español, José María Aznar, celebrada el sábado 22 de febrero de 2003 en el rancho de Crawford, Texas, Bush dejó claro que había llegado el momento de deshacerse de Saddam. “Quedan dos semanas. En dos semanas estaremos militarmente listos. Estaremos en Bagdad a finales de marzo”, le dijo a Aznar.

Dentro de este plan, Bush había terminado por aceptar, el 31 de enero de 2003 –tras una entrevista con el entonces primer ministro británico, Tony Blair–, introducir una última maniobra diplomática: la propuesta de una segunda resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Su objetivo era abrir la puerta legal a la guerra unilateral que Estados Unidos se aprestaba a desencadenar con más de 200 mil soldados preparados en la región para atacar.

Bush era consciente de las dificultades internas de Blair y no desconocía las de Aznar. Sólo siete días antes de esa reunión en el rancho de Crawford, tres millones de personas se manifestaban en varias ciudades de España contra la guerra inminente. “Necesitamos que nos ayudes con nuestra opinión pública”, le pidió Aznar. Bush no dudó en tranquilizarlo. “La resolución estará hecha a la medida de lo que pueda ayudarte. Me da un poco lo mismo el contenido”, le aseguró. Y Aznar respondió: “Nos ayudaría ese texto para ser capaces de copatrocinarlo y ser sus coautores y conseguir que mucha gente lo patrocine”.

Aznar había viajado el 20 de febrero con su esposa, Ana Botella, a Estados Unidos haciendo una escala en México para persuadir (infructuosamente) al presidente Vicente Fox de la necesidad de apoyar a Bush. El 21, la pareja, acompañada por los colaboradores del presidente, llegó a Texas. Aznar y su esposa se alojaron en la casa de invitados del rancho. En la reunión del día siguiente participaron el presidente Bush, su entonces asesora de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice, y el responsable de asuntos europeos del Consejo de Seguridad nacional, Daniel Fried. Por su parte, acompañaban a Aznar su asesor de política internacional, Alberto Carnero, y el embajador de España en Wa-shington, Javier Rupérez. Bush y Aznar mantuvieron, como parte del encuentro, una conversación telefónica a cuatro bandas con el primer ministro británico, Tony Blair, y el presidente del gobierno italiano, Silvio Berlusconi.

La conversación impresiona por su tono directo, amigable y hasta amenazador, cuando, por ejemplo, se refiere a la necesidad de que países como México, Chile, Angola, Camerún y Rusia, miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, voten la nueva resolución. “Países como México, Chile, Angola y Camerún deben saber que lo que está en juego es la seguridad de Estados Unidos y actuar con un sentido de amistad hacia nosotros”, advirtió Bush. “El presidente Ricardo Lagos debe saber que el Acuerdo de Libre Comercio (TLC) con Chile está pendiente de confirmación en el Senado y que una actitud negativa en este tema podría poner en peligro esa ratificación. Angola está recibiendo fondos de la Cuenta del Milenio y también podrían quedar comprometidos si no se muestran positivos”, agregó. Rice también advirtió sobre la nula expectativa en el trabajo de los inspectores, cuyo jefe, Hans Blix, había desmontado hacía sólo una semana, el 14 de febrero, los argumentos expuestos por el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, ante el Consejo de Seguridad el 5 de febrero de 2003, con “datos sólidos” apoyados calurosamente por la ministra de Exteriores española, Ana Palacio. Unos datos que el propio Powell calificó, más tarde, como un conjunto de falsedades.

Según Blix, Irak estaba dando pasos hacia una cooperación activa para resolver los temas de desarme pendientes. Su tono había sido menos crítico que el de su informe del 27 de enero de 2003. “Desde que llegamos a Irak hace tres meses hemos realizado más de 400 inspecciones sin previo aviso en unos 300 lugares. Hasta ahora, los inspectores no han encontrado ninguna de las armas prohibidas... Si Irak se decide a cooperar todavía más estrechamente, el período de desarme a través de las inspecciones puede todavía ser breve”, señalaba el jefe de inspectores.

El director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Mohamed el Baradei, informó el 14 de febrero que todavía quedaban por aclarar algunas cuestiones técnicas pero, añadió, “no quedan ya problemas de desarme por resolver”. Según dijo, no se había hallado prueba alguna de que en Irak se estuvieran llevando a cabo actividades nucleares o relativas a la energía nuclear, otro claro mentís de lo que afirmó Powell sobre el programa nuclear iraquí.

Tanto los primeros frutos de la labor de inspección como la finalización de los preparativos de EE.UU. llevaron a Bush a fijar el comienzo de la operación militar hacia la fecha del 10 de marzo de 2003, a la cual se añadieron nueve días para obtener la segunda resolución. El proceso de persuasión moral al cual se abocaron Aznar y Palacio a golpe de teléfono y en reuniones bilaterales no logró reunir más que cuatro votos: los tres promotores y Bulgaria. Eran necesarios nueve votos.

El fracaso de esta cobertura legal de la guerra inminente llevó a Bush a acordar con Blair y Aznar la celebración, el 16 de marzo de 2003, de una cumbre en las islas Azores, lugar sugerido por Aznar como alternativa a las islas Bermudas por una razón que él mismo explicó a Bush: “El solo nombre de esas islas va asociado a una prenda de vestir que no es precisamente la más adecuada para la gravedad del momento en que nos encontramos”. Allí, ese 16 de marzo, Bush, Blair y Aznar decidieron sustituir al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y usurparon sus funciones para declarar por su cuenta y riesgo la guerra contra Irak. En la mañana del 17 de marzo, el embajador del Reino Unido ante la ONU anunciaba en Nueva York la retirada de la segunda resolución. Una derrota en la votación hubiera complicado más la carrera hacia la guerra.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Aznar sugirió las islas Azores en lugar de las Bermudas, porque el asunto “era serio”.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.