EL MUNDO › EN EL ANIVERSARIO DEL “NO”, DEFENDIO LA DETENCION DEL CLAN DE LOS PINOCHET

Bachelet le pegó duro a la derecha

El juez que encarceló anteayer a la familia Pinochet y a sus colaboradores cercanos, ayer les concedió la libertad provisional, en un fallo que debe revisar la Cámara antes de que queden libres. Bachelet negó que las detenciones fueran una cortina de humo y dijo que los de la derecha “no son nuestros guías ni nuestros maestros”.

 Por Christian Palma
desde Santiago

A veces el destino se viste con su mejor ropaje y entrega elementos para armar una historia soñada. En otras ocasiones, una ayudita terrenal nunca está de más para alcanzar un objetivo mayor. Estas dos opciones pueden aplicarse hoy en Chile tras el encarcelamiento de la familia Pinochet y de su séquito de colaboradores.

¿Fue el destino el que definió que el juez Carlos Cerda los procesara justo cuando las encuestas de aprobación no dan tregua a la presidenta Michelle Bachelet? O bien ¿la orden vino directamente de La Moneda? Acaso ¿es culpa de la providencia que la sentencia al clan llegara a un día de la celebración 19ª del triunfo del NO, aquel inolvidable plebiscito que marcó el declive político de Augusto Pinochet Ugarte? Que el juez tenga que viajar a Estados Unidos a recibir un reconocimiento por su labor en la defensa de los derechos humanos... ¿Influyó? Si alguien –terrenal o divino– lo cuadró todo, jamás se sabrá.

Lo cierto es que para Bachelet, por más que se apure en negar cualquier intencionalidad en los bullados procesamientos por el caso Riggs, el golpe al clan Pinochet, acusado de malversación de fondos públicos por casi 25 millones de dólares, es un respiro que llegó en un momento preciso.

“Somos lo que quisiéramos ser la derecha y nunca ha podido ser”, se despachó la doctora socialista en la ceremonia con que la Concertación celebró la victoria en el plebiscito de 1988. El escenario elegido fue el ex Congreso nacional, donde se exhibieron imágenes de esa campaña junto a grabaciones de los otros presidentes concertacionistas, los DC Patricio Aylwin y Eduardo Frei Ruiz-Tagle y del socialista Ricardo Lagos, quien junto con la actual mandataria chilena fueron los más aplaudidos.

“Asumo aquí un compromiso, que es también una promesa...vamos a superar los problemas de hoy, vamos a cumplir lo prometido”, añadió y apeló a lo que mejor domina: los derechos humanos: “Se los digo a ustedes, líderes de la Concertación, porque juntos tenemos una gran responsabilidad y juntos sabremos honrar la palabra que hemos empeñado al país... les pido que recuerden que lo hagan de verdad, con la memoria, pero también con el alma y el sentimiento, porque recordar significa volver a pasar por el corazón... Lo único con lo que la dictadura nunca contó fue con la generosidad, con nuestro amor por Chile, no contaron con el dolor convertido en el anhelo de paz”.

Obviamente el próximo objetivo era la oposición y el palo fue fuerte: “Nosotros sabemos que no podemos cometer el error de mirar la realidad con los ojos de la derecha, porque ellos no son ni nuestros guías, ni nuestros maestros... los tribunales de Justicia son independientes y esto quiere decir que sus fallos no dependen de ninguna influencia del gobierno... es un insulto hablar de cortina de humo”.

En paralelo a lo anterior, los abogados de la dinastía Pinochet –que se pasearon por cuanto canal de televisión hay– presentaban recursos de amparo en favor de los procesados. A su vez, el ministro Carlos Cerda daba otro golpe: resolvió de oficio conceder la libertad condicional a los 22 detenidos, entre familiares de Augusto Pinochet, civiles y militares, de los 23 procesados.

El magistrado otorgó el beneficio sin que le fuera requerido y lo estableció con consulta a la Corte de Apelaciones, por lo que sólo hoy sábado los recluidos podrán conocer si este implicará su salida provisional desde los penales en que se encuentran. A partir de ese fallo –-que deja la decisión en manos de la Quinta Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, donde se encuentra radicada la causa– existe la posibilidad de que el tribunal de alzada rechace los amparos, por lo que continuarán presos, o bien en libertad bajo fianza. El beneficio rige para todos los procesados salvo el ex albacea de Pinochet, Oscar Aitken, quien hasta anoche no había sido ubicado para su notificación, obligando operativos de un equipo especial de la Policía de Investigaciones para detenerlo.

Mientras tanto, los Pinochet presos fueron visitados por sus hijos, esposos, algunos adherentes y abogados. La opinión fue similar tras salir de los recintos: “Están tranquilos”.

Compartir: 

Twitter
 

Un activista bloquea el auto de Rodrigo Pinochet, nieto del dictador, a la salida de la cárcel donde está presa su madre.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.