EL MUNDO › TRAS LOS BOMBARDEOS DEL FIN DE SEMANA EN EL NORTE DE IRAK

Turquía irá por tierra al Kurdistán

El gobierno de Erdogan prepara una ofensiva terrestre contra los separatistas kurdos en Irak. EE.UU. pidió “contención” a Turquía.

Turquía calienta motores para atacar el norte de Irak. Pese a la oposición de Estados Unidos, el gobierno turco envió ayer una autorización al Parlamento para atacar a los rebeldes separatistas kurdos, lo que disparó el precio del petróleo a nivel mundial. Luego de bombardear durante el fin de semana las posiciones de la guerrilla kurda, la ofensiva de Turquía podría desestabilizar aún más Irak, en momentos en que el Congreso norteamericano busca calificar de genocidio la masacre armenia.

“Hoy decidimos enviar la moción al Parlamento. Esperamos que no haya necesidad de usar esta autorización”, dijo el viceprimer ministro turco, Cemil Cicek, quien prevé que el Parlamento aprobaría la solicitud durante esta semana. Sin embargo, Cicek esperaba que su país no tuviese que recurrir a la acción militar. “Esperamos que no haya motivos para utilizar esta autorización, esperamos que no sea necesario”, señaló.

Ante la presunta amenaza de 3500 rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el norte de Irak, el gobierno del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, busca el permiso parlamentario para incursionar, con validez de un año, en esa zona del país de Medio Oriente, limítrofe con Turquía. La autorización podría ser aprobada mañana.

La decisión tomada por el gobierno turco se produjo luego de que Ankara concluyera el bombardeo que inició el sábado sobre presuntas posiciones de rebeldes kurdos en Irak. En un preludio de la ofensiva terrestre, los bombardeos provocaron severos daños materiales en un poblado del Kurdistán iraquí, la región semiautónoma kurda del norte de Irak, en un conflicto que ha costado la vida de entre 30.000 y 50.000 vidas desde 1984.

Las advertencias cada vez más serias de Turquía despertaron ayer la preocupación en Washington, donde la Casa Blanca trató de calmar al país aliado por donde EE.UU. transporta el 70 por ciento de las cargas aéreas que recibe el ejército norteamericano. “Todos tenemos interés en la estabilidad de Irak y deseos de ver al PKK ante la Justicia”, indicó el portavoz Gordon Johndroe. “Pero instamos a los turcos a continuar sus discusiones con nosotros y los iraquíes y a mostrar contención ante cualquier acción potencialmente desestabilizadora”, agregó.

La ofensiva turca no sólo desestabilizaría una de las zonas más seguras y abundantes en reservas petrolíferas de Irak, sino que también dañaría aún más las relaciones entre Turquía y EE.UU., afectadas desde la aprobación parcial en el Congreso norteamericano de una resolución que declara genocidio la matanza de armenios en Turquía en 1915.

En medio de los preparativos para una probable incursión, un general turco dijo ayer que era demasiado prematuro hablar sobre la posible ofensiva. “Si se nos asigna esta tarea, estudiaremos la escala a la que será realizada. No es posible decirlo ahora”, señaló el vicecomandante de las fuerzas armadas turcas, Ergin Saygun. Por su parte, Erdogan aseguró la semana pasada que, pese al rechazo de la comunidad internacional, el costo del ataque a las instalaciones del PKK en Irak ya fue calculado.

Según Ankara, los kurdos de Irak proporcionan al PKK armas y explosivos, las que serían utilizadas contra Turquía. Sin embargo, un portavoz del partido separatista, Abdul Rahmán Al Jadershi, negó que su organización lanzara operaciones en Turquía desde territorio iraquí. El mes pasado el gobierno de Erdogan e Irak acordaron condenar al PKK, aunque sin permitirle al ejército turco perseguir a los rebeldes en territorio iraquí. Ahora el acuerdo parece haberse roto y Turquía iría por más.

Compartir: 

Twitter
 

El Ejecutivo turco busca el permiso parlamentario para incursionar en el Kurdistán iraquí.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.