EL MUNDO › TEMOR EN CHINA, EUFORIA EN IRáN Y CAUTELA DE LA ONU

Variadas reacciones del mundo

Estados Unidos abogó por una “transición ordenada”. España pidió por el retorno de la paz en Egipto, al igual que Israel, que está preocupado por lo perjudicial que podría ser para sí el derrumbe de Mubarak. Miedo también sintió China, a que las protestas del pueblo egipcio sean contagiosas, y censuró los sitios de Internet con datos e imágenes de las movilizaciones. Jordania deseó al presidente egipcio estabilidad y le brindó su apoyo. Irán, celebró el “nacimiento de un nuevo pueblo”. Así de variadas fueron las reacciones de la comunidad internacional frente al conflicto que atraviesa el país africano, el tercero del mundo árabe en el que las revueltas populares se revelan frente a gobiernos longevos y de características dictatoriales.

Naciones Unidas condenó la violencia y la Unión Europea se reúne de urgencia hoy para analizar la situación. Algunos otros países, en cambio, se preocuparon únicamente por retirar a sus ciudadanos turistas. Es el caso de Reino Unido, Australia, Alemania, Canadá y Turquía, así como Suiza, Japón y Grecia. Todos, entre ayer y hoy, pusieron en marcha los operativos de “salvataje” de ciudadanos que se encontraban de paseo o que, incluso, vivían en Egipto. Estados Unidos también hizo lo mismo, además de solicitar al gobierno egipcio que transite el camino hacia una “democracia real”. Incluso ordenó la repatriación de los empleados “que no sean imprescindibles” de su embajada en El Cairo, más allá de que ese edificio es uno de los únicos dos –junto a la embajada del Reino Unido– que contaron con custodia policial especial desde el inicio de las protestas.

Por tal motivo, los embajadores europeos acreditados en El Cairo exigieron al vicepresidente egipcio, Omar Suleimán, que se garantice la seguridad de las embajadas y de los europeos que viven en el país. Fuentes de la sede diplomática de España señalaron que las fuerzas de seguridad abandonaron sus puestos de trabajo el viernes, el punto álgido del conflicto.

Israel, por su parte, cuidó sus espaldas, que están demasiado cerca del conflicto. “La paz con Egipto perdura desde hace más de tres décadas. Nuestro objetivo es que las cosas sigan así”, se atajó el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu (ver página 20). Irán, por su parte, celebró las manifestaciones populares, al igual que Siria, en donde varios militantes se congratularon por “la sublevación del pueblo egipcio y la revolución en Túnez, afirmando que el pueblo sirio también aspira a la justicia, a la libertad”.

En cambio, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó los sucesos y llamó “a la moderación, a la no violencia y al respeto de los derechos fundamentales” en el país africano: “Debemos escuchar atentamente, más atentamente, la voz del pueblo, sus aspiraciones, sus dificultades y sus esperanzas en un futuro mejor”, consideró.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.