EL MUNDO › DEBATE ENTRE LOS ALIADOS POR EL MANDO DE LA OPERACIóN

Francia quiere conducir

Acordaron limitar el rol de la Otan, pero el pedido francés de ser la “conducción política” del operativo militar deja dudas. Alemania retiró sus barcos del Mediterráneo.

 Por Eduardo Febbro

Desde París

La alianza franco-británico-norteamericana que desde el sábado pasado bombardea Libia en el marco de la resolución 1973 de las Naciones Unidas no consigue aplacar a las fuerzas leales a Muammar Khadafi ni acallar sus disensiones internas. El conventillo diplomático prosiguió ayer en torno del papel que debería tener la OTAN en el dispositivo militar. Los presidentes de Francia y Estados Unidos y el primer ministro británico llegaron a un acuerdo para que la OTAN tenga un rol más importante sin confiarle por ello la conducción política de la guerra. Francia, opuesta desde el inicio del operativo militar a que la OTAN asuma el mando, les propondrá a los aliados una “dirección política”.

El ministro francés de Relaciones Exteriores, Alain Juppé, explicó ayer en la Asamblea Nacional que esa instancia de “conducción política” reuniría a los cancilleres de los Estados que intervienen en la operación y a los de la Liga Arabe. La presencia de la Liga es meramente figurativa, ya que de los 22 Estados miembros sólo uno, Qatar, se integró a la coalición. Italia y Gran Bretaña insisten para que la misión pase bajo control de la OTAN. Ayer, el presidente norteamericano Barack Obama adelantó que París, Londres y Washington se habían puesto de acuerdo en que la OTAN “desempeñe un papel clave”, en especial en “las modalidades de utilización de las estructuras de mando de la OTAN en apoyo a la coalición”.

El grado de intromisión de la OTAN es un problema en el seno de un grupo que ni siquiera llama por el mismo nombre al operativo: Estados Unidos la bautizó con la ridícula apelación de “Odisea del Amanecer”, los británicos la llaman “Ellamy” y los franceses “Harmattan”. París no se niega a que la Alianza Atlántica respalde la coalición, pero no quiere que la OTAN tome a su cargo el control del dispositivo. Si ello ocurriera, por ejemplo, la Liga Arabe se vería excluida del proceso.

Sin embargo, la OTAN ya entró en el juego. Los 28 países miembros aceptaron que sus respectivas marinas hagan respetar el embargo de armas a Libia, como lo decidió el Consejo de Seguridad de la ONU. Anders Rasmussen, secretario general de la OTAN, anunció que este organismo multilateral ya tenía listos los planes militares destinados a “ayudar a la aplicación de la zona de exclusión aérea”. Los barcos y los aviones de la OTAN entran así en el conflicto por la puerta del embargo. El grado de compromiso de la OTAN depende ahora de difíciles acuerdos internos. Dos de sus miembros, Turquía y Alemania, se oponen a participar. Alemania tomó ayer una decisión contundente: retiró fragatas y buques del Mediterráneo.

El canciller francés dijo en la Asamblea Nacional que deseaba que el operativo “sea breve”. Según Juppé, la operación puede terminar en cuanto Muammar Khadafi cumpla con el alto el fuego, retire sus tropas y cese de atacar a civiles. Pero el esquema militar en el terreno no conduce, por ahora, a ninguna de esas opciones. Analistas y estrategas temen que Khadafi juegue la carta del empantanamiento: cuanto más largo sea el conflicto menos sólido será el apoyo de la opinión pública internacional. Las encuestas ya indican un fuerte temor en Francia a las consecuencias a largo plazo de este compromiso militar en el mundo árabe.

Varios estrategas opinan que Khadafi puede atrincherarse en el oeste de Libia con sus hombres y resistir, tanto más cuanto que los rebeldes carecen a la vez de armas suficientes y de experiencia. La participación de la aviación “aliada” es capaz de neutralizar buena parte del dispositivo militar khadafista pero no de ganar la batalla en tierra, puerta por puerta.

Compartir: 

Twitter
 

Alain Juppé en la Asamblea francesa, explicando la situación.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice
  • LAS VEINTE HORAS DEL PRESIDENTE NORTEAMERICANO EN CHILE DEJAN REACCIONES ENCONTRADAS
    Obama en Santiago, balance ambiguo
    Por Christian Palma
  • KHADAFI CONTINúA ATACANDO LOS BASTIONES REBELDES EN EL OESTE DE LIBIA
    Bombas de noche, fuertes combates de día
    Por Donald Macintyre
  • ESCENARIO
    Pará, chabón
    Por Santiago O’Donnell
  • Condenado por acoso

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.