EL MUNDO › EL GOBIERNO SE OPONE AL “ELITISMO REGIONAL” CRUCEÑO

En La Paz no quieren díscolos

 Por Pablo Stefanoni
Desde La Paz

“Autonomías Nooo.” Con esta consigna, el oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) cerró su campaña para la Asamblea Constituyente y el referéndum autonómico de este domingo, en un acto en el estadio Félix Capriles de Cochabamba, en el que las locutoras sólo hablaron en quechua. El presidente Evo Morales Ayma estaba ahí para darle el espaldarazo al rechazo a las autonomías “para la burguesía”, slogan que ha tomado cuerpo entre los movimientos sociales y está estructurando el discurso de la Bolivia del No. Para el mandatario, las autonomías departamentales tienen un solo objetivo: permitir que las elites regionales del departamento de Santa Cruz se apoderen de las riquezas naturales (incluidas las mejores tierras del país) y se atrincheren en la región frente a la hegemonía del nacionalismo indígena en el ámbito federal.

En este tema es clara la divergencia entre el rechazo liso y llano del presidente Morales y la posición más conciliadora del vicepresidente Alvaro García Linera, quien hasta hace poco creía que era inútil intentar frenar las ansias autonomistas cruceñas. En su visión, se trata de bregar por una “salida pactada” en la que el gobierno “permita conservar ciertos privilegios a los grupos de poder locales a cambio de que éstos reconozcan la nueva hegemonía indígena y popular a nivel nacional”. Durante la concentración masista en Cochabamba estas lecturas diferenciadas de la realidad boliviana no pasaron desapercibidas. “Espero que el vicepresidente no haya sido intimidado durante su visita a Santa Cruz”, dijo Morales al tomar el micrófono ante el silencio de García Linera, quien en su largo discurso no mencionó la espinosa cuestión autonómica.

Pero ¿cuál es la Bolivia que el domingo rechazará las autonomías? “La Bolivia del No es la que se ha movilizado contra las políticas de privatización y en defensa de la nacionalización de los hidrocarburos y la Asamblea Constituyente, el núcleo duro de este bloque sociopolítico son los sindicatos campesinos, que son a su vez la base más firme del MAS”, dice el analista político Luis Tapia ante una consulta de Página/12. Esa Bolivia se ubica en el occidente pobre del país estructurado en base a la economía informal, pequeños talleres artesanales, unidades productivas familiares y comunidades indígenas. “La Bolivia del Sí considera que la raíz de la crisis es el centralismo paceño, mientras que la Bolivia del No atribuye la actual postración del país a las consecuencias del modelo neoliberal. No se opone a las autonomías per se, sino que considera que en el actual contexto político detrás del sí se cobijan los grupos y partidos desplazados del poder el 18 de diciembre de 2005”, agrega el periodista y jefe de campaña del MAS, Walter Chávez.

El debate vendrá el lunes 3: los defensores del No dicen que sólo la Asamblea Constituyente debe tratar la autonomía si el Sí se impone en el ámbito nacional; en el bando opuesto se remiten a la pregunta del referéndum y dicen que basta que el voto afirmativo gane en el departamento para iniciar un proceso autonómico que deberá ser definido por la Constituyente. Esa será, sin duda, la madre de todas las batallas.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • En La Paz no quieren díscolos
    Por Pablo Stefanoni
    Desde La Paz
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.