EL MUNDO › LA VIOLENCIA EN IRAK DEVENDRIA A NIVEL REGIONAL, DICEN LOS EXPERTOS

Un líder chiíta murió en la peor batalla

 Por Patrick Cockburn y Rupert Corwell *
Desde Bagdad y Washington

El líder de un grupo islámico, que se creía el Mahdi –el mesías islámico–, fue asesinado junto con varios cientos de sus seguidores, en uno de los incidentes más extraños de la guerra en Irak. El comandante del ejército iraquí, el general Othman al Ghanemi, identificó al líder del grupo como Ahmed Hassan al Yamani.

Al menos unos 700 combatientes, mujeres y niños se habían unido a los Soldados del Cielo cerca de la ciudad sagrada chiíta de Najaf, según informó Shirwan al Waeli, el ministro de seguridad nacional iraquí. “Una de las señales de la llegada de Mahdi era la matanza de la Ulema (la jerarquía religiosa) –explicó–. Ninguna persona cuerda lo habría creído”, agregó. Los detalles de los combates todavía son confusos e imcompletos, aunque el vocero del ministro de Defensa aseguró que 250 hombres armados murieron el domingo pasado –también se habló de 300–. Si es así, la mayoría de las muertes fueron causadas seguramente por los aviones y los helicópteros estadounidenses. Uno de estos últimos fue derribado, todavía no se informó por quién, y dos soldados murieron.

La batalla en Najaf coincidió con un momento de mucha tensión. Durante el fin de semana, 17 millones de chiítas iraquíes se preparaban para celebrar los ritos de Ashura, su ceremonia religiosa más importante. Hoy conmemorarán la batalla de Kerbala del año 680 a. C, cuando el Imán Hussein, el nieto del profeta Mohamed, fue asesinado. Durante todo el día, la parte chiíta de Irak fue testigo de procesiones y al menos dos millones de peregrinos ya habían llegado a la ciudad de Kerbala. Muchos llevaban carteles con consignas para terminar la violencia y conseguir la reconciliación de los chiítas y los sunnitas.

Desde Estados Unidos son más escépticos y ya hay quienes sugieren que la Casa Blanca se prepare para una guerra civil total en Irak. Esta es la recomendación de un estudio realizado por el Instituto Brookings, que parte de la premisa de que la última estrategia del presidente George Bush –el envío de nuevas tropas– no logrará estabilizar el país. Según el informe, Estados Unidos debería empezar a diseñar planes para enfrentar una posible guerra civil que se expandiera por todo Irak, dejando cientos de miles de muertos y millones de refugiados. El nivel de violencia interna podría devenir, según el instituto estadounidense, en un conflicto a nivel regional, que tarde o temprano escalaría hasta una confrontación entre Washington e Irán.

Como en otros informes, este estudio recomienda la retirada de las tropas estadounidenses de las ciudades iraquíes y la creación de un grupo regional que acuerde y apoye las futuras estrategias para Irak. De esta manera, se asegura en el texto, los esfuerzos externos llegarían a los iraquíes con otro nivel de legitimidad.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Una feroz batalla el domingo en Najaf dejó cientos de muertos.
SUBNOTAS
  • Dos que planean
  • Un líder chiíta murió en la peor batalla
    Por Patrick Cockburn y Rupert Corwell *
    Desde Bagdad y Washington
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.