EL PAíS › LA LEGISLATURA PORTEñA SE APRESTABA ANOCHE A SANCIONAR EL PRESUPUESTO 2009

Macri con las alforjas cargadas

Con un impuesto al juego y otro a la transferencia de jugadores de fútbol, el macrismo logró el respaldo de la Coalición Cívica, del ibarrismo y del bloque unipersonal de Gabriela Cerruti. El kirchnerismo se abstuvo. El socialismo y la izquierda se opusieron.

El macrismo tuvo que resignar la absoluta mayoría de su paquete impositivo para alcanzar los votos que lo encaminaban anoche a aprobar el proyecto de presupuesto porteño. De las cincuenta modificaciones propuestas, sólo cinco logró colar. El apoyo en general de la Coalición Cívica (CC), el ibarrismo y el bloque Nueva Democracia de Gabriela Cerruti le garantizaron la mayoría simple de los 60 legisladores. El proyecto oficial no incluirá aumentos de Ingresos Brutos en lo vinculado con los hipermercados ni tampoco en el impuesto al Sello en los contratos entre privados. El bloque de la CC logró incorporar un impuesto al juego de azar –que contemplaría un 8 por ciento a las máquinas tragamonedas–, mientras que el ibarrismo consiguió meter un impuesto a la transferencia de jugadores de primera división.

La discusión en torno al gravamen del juego enredó a los legisladores en negociaciones que demoraron horas el inicio de las deliberaciones.

El Frente para la Victoria optó por abstenerse y remarcó que el impuesto al juego es de dificil aplicación, porque es de jurisdicción federal. Desde el ibarrismo señalaron, en cambio, que hay causas judiciales abiertas porque la Constitución de la ciudad prevé que, como pasa en todas las provincias, pueda cobrar ese gravamen. Un atajo para zanjar la discusión sería que se recaude por ingresos brutos a cada máquina tragamoneda. “Voto a favor del impuesto al juego porque es necesario recaudar más sobre actividades que no afecten el consumo y que permiten mayor inversión social. Además creo profundamente en la autonomía de la ciudad”, dijo Cerruti.

Todavía escaldado por el bochorno del doble voto de los legisladores PRO, el cuerpo se avino a una votación nominal artículo por artículo de los casi 300 ítems del presupuesto 2009. El primer orador fue el legislador del PRO y presidente de la Comisión de Presupuesto, Alvaro González, quien defendió el proyecto y admitió que “es demasiado prudente por el lado del gasto”. El proyecto oficial no incluirá aumentos de Ingresos Brutos en lo vinculado con los hipermercados ni tampoco en el impuesto al Sello en los contratos entre privados. Esos dos incrementos formaban parte del programa de cálculos enviado por el ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, pero fueron frenados a pedido de la oposición debido a que, a su entender, la reforma tributaria impactaría de lleno sobre el consumo.

Sin embargo, el proyecto mantiene las subas impositivas a las actividades financieras y bancarias, a la industria de la construcción de viviendas de clase “C” y a la manufacturera que facturan por encima de los 20 millones de pesos.

Por ello, es que el bloque del Frente para la Victoria de la Legislatura porteña anticipó su abstención al proyecto de Presupuesto 2009 al considerar que “está hecho de manera incorrecta”.“El presupuesto es la herramienta fundamental de cada gobierno, pero creemos que este instrumento está equivocado”, dijo el titular del bloque K, Diego Kravetz.

En tanto, los bloques minoritarios ratificaron su negativa al presupuesto 2009. La legisladora Patricia Walsh, de Nueva Izquierda, dijo que “desde toda la oposición habíamos exigido una reformulación global del Presupuesto, no sólo para evitar impuestazos recesivos, sino para fortalecer las partidas sociales ante la crisis”.

Por su parte, Liliana Parada, del bloque Igualdad Social, consideró que “muy distante de los reclamos que ha venido haciendo la oposición acerca de los aumentos de impuestos, el gobierno de Mauricio Macri deja ver el rumbo que le quiere dar a esta ciudad tan castigada durante su primer año de gestión”. La socialista Verónica Gómez ratificó su voto negativo dado que “no compartimos los aumentos de impuestos” y sostuvo que el proyecto del Ejecutivo “es un gran dibujo en el que o único que está claro son 300 millones de pesos para el Ministerio de Espacio Público para obras de bacheo”.

La jefa de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, aseguró que su fuerza no dejaría “sin presupuesto a la ciudad”, pero condicionó su aprobación a que no haya “ningún aumento a los impuestos de los ciudadanos”.

La polémica sobre el doble voto de los legisladores del PRO y la ruptura del acuerdo del Instituto del Juego con Lotería Nacional sobre las transferencias que recibe la ciudad por lo producido en casinos, bingos y tragamonedas complicaron en los últimos dias el debate, ya de por sí complejo, que se debía dar sobre el presupuesto.

Compartir: 

Twitter
 

Después del escándalo por el doble voto de PRO, los legisladores votaron nominalmente cada artículo.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.