EL PAIS › PRIMER AJUSTE POR LA LEY DE MOVILIDAD PREVISIONAL: LAS JUBILACIONES AUMENTAN 11,69 POR CIENTO A PARTIR DE MARZO

Se va la primera para todos los jubilados

El alza resultante de la fórmula que fijó la ley fue mayor a la estimada por la oposición cuando se debatió. “Si se hubieran tomado sólo los salarios de los trabajadores estables, la suba hubiera sido 9,5 por ciento”, explicó Amado Boudou.

El gobierno nacional anunció ayer “la primera aplicación del índice de movilidad para las jubilaciones”, tal cual lo describió el ministro Carlos Tomada. Se trata de un ajuste en los haberes jubilatorios del 11,69 por ciento, que tendrá vigencia a partir del 1º de marzo y que volverá a modificarse el 1º de septiembre, conforme lo establece la ley de movilidad jubilatoria promulgada en octubre del año pasado. Según enunció el titular de la cartera laboral, el nuevo mínimo de jubilaciones alcanzará a 770 pesos, que con el adicional que otorga el PAMI llega a 815 pesos. Amado Boudou, titular de la Anses, destacó que si se hubiera aceptado el criterio de la oposición, de utilizar como variable de ajuste exclusivamente el aumento de las remuneraciones promedio de los trabajadores con estabilidad laboral (índice RIPTE de Anses), el aumento resultante hubiera sido del 9,5 por ciento, dos puntos menos que la que se anunció ayer.

Boudou, que compartió la conferencia de prensa en Casa de Gobierno con Tomada, explicó que el incremento beneficiará a 5,4 millones de jubilados y pensionados, 676 mil beneficiarios de pensiones no contributivas y 20 mil veteranos ex combatientes de Malvinas. Boudou recordó los pasos dados por el kirchnerismo para la “mejora y fortalecimiento del sistema de jubilaciones y pensiones” a partir de 2003. “Son todas etapas en un mismo sentido, lo que rompe una vieja historia de índices de ajuste que se calculaban pero no se aplicaban en los ’70 y los ’80, lo cual generó una gran cantidad de juicios; en los años ’90 directamente asistimos al congelamiento de las jubilaciones y pensiones, y a principios de los 2000 tuvimos la pésima noticia de la baja del 13 por ciento a los jubilados y pensionados, durante el gobierno de la Alianza”, con De la Rúa como presidente y Patricia Bullrich como ministra de Trabajo.

El monto que se transferirá al sector pasivo como producto del aumento de haberes ronda los 6050 millones de pesos en el año, estimó Boudou, sólo por efecto de este aumento del 11,69 por ciento desde marzo a diciembre incluidos los dos medios aguinaldo. Es decir, como si el aumento del 1º de septiembre fuera igual a cero.

El aumento del 11,69 por ciento sobre todos los haberes jubilatorios surge como promedio de la suba en el índice de Salarios que calcula el Indec, entre el segundo semestre de 2007 e igual período de 2008 y el alza de los recursos tributarios per cápita percibidos por la Anses durante la primera mitad de 2008. Dichos indicadores aumentaron, respectivamente, 11,97 y 11,40 por ciento, promediando el 11,69.

El incremento definido ayer es la concreción de lo votado en el Congreso el año pasado, luego de un intenso debate en el que la oposición puso en duda la eficacia de la fórmula elegida para lograr una actualización razonable en los haberes jubilatorios a lo largo del tiempo. Por su complejidad, la misma fórmula de cálculo dio lugar a variadas interpretaciones. En el caso de la CTA, la central sindical que lideran ATE y Ctera, su secretario general, Hugo Yasky, admitió en pleno debate, frente a las comisiones legislativas, que les había encomendado a tres equipos diferentes de economistas un estudio sobre los resultados de la aplicación de la fórmula “y todos llegaron a resultados diferentes”.

El más duro con el Gobierno había sido el sector del Instituto de Estudios de la central alternativa que se referencia con el diputado nacional y economista Claudio Lozano. Este cuestionó, entre otros aspectos, que al considerar como parte de la fórmula “la recaudación total dividido el número de beneficiarios” se corría el riesgo de que, ante una fuerte incorporación de beneficiarios que estuvieran al margen del sistema, la recaudación per cápita cayera sensiblemente y, con ello, el porcentaje de aumento a aplicar a los jubilados.

Pese a estas previsiones, lo que reflejó el índice en esta oportunidad fue un crecimiento parejo entre el parámetro salarial del Indec y el incremento de la recaudación per cápita. De tal forma, se pudo llegar a un valor “razonable” de incremento para este medio año.

El ajuste del 11,69 por ciento también se aplica sobre las cuotas que deben pagar los autónomos como aporte jubilatorio y sobre el valor que tiene el tope salarial sobre el que realizan aportes personales. Hasta el 28 de febrero, los salarios mayores a 7800 pesos pagan aportes sólo sobre dicho valor. A partir del 1º de marzo, esa línea se corre hasta los 8720 pesos.

Los últimos aumentos de las jubilaciones se aplicaron en marzo y julio del año pasado, en ambos casos equivalentes al 7,5 por ciento. En diciembre se otorgó una suma fija de 200 pesos para todos los pasivos, pero no fue integrado al haber.

Eugenio Semino, ombudsman de la Tercera Edad, consideró que “el aumento ayuda, pero no es suficiente”. El defensor de los mayores subrayó que la suba de haberes del 11,69 por ciento no modifica la realidad de los jubilados, sobre todo de la mayoría que se encuentra en los niveles más bajos de la escala de haberes. “Pasarán a percibir un monto distante de los 1240 pesos que cobraban como salario mínimo los trabajadores activos en diciembre, y más lejos aún quedan de cubrir las necesidades de los jubilados.”

Compartir: 

Twitter
 

Carlos Tomada, ministro de Trabajo, y Amado Boudou, titular de Anses, hicieron el anuncio. “Se rompe una vieja historia”, destacaron.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared