EL PAíS › FUERTES CRUCES SOBRE LOS GOBIERNOS NACIONAL Y PORTEñO EN LA úNICA POLéMICA PROTAGóNICA DE LA CAMPAñA

Primer debate con partitura a cuatro voces

Carlos Heller y Pino Solanas protagonizaron los principales duelos del programa. Gabriela Michetti defendió a su manera la gestión macrista. Alfonso Prat Gay buscó emparentar la administración nacional y la porteña.

 Por Sebastian Abrevaya y Werner Pertot

“Si cada uno agarra la guitarra hacemos un concierto”, propuso Fernando “Pino” Solanas promediando el debate entre los cuatro principales candidatos a diputados por la Ciudad de Buenos Aires. Se rieron Gabriela Michetti y Alfonso Prat Gay. No compartió el chiste Carlos Heller, que protagonizó junto al líder de Proyecto Sur los principales cruces. Menos intensos fueron los del referente kirchnerista con los candidatos de PRO y del Acuerdo Cívico y Social. El concierto a cuatro cuerdas, organizado en el programa “A dos voces” de TN, terminó con una Michetti relativamente ilesa y un Prat Gay un tanto desdibujado.

A diferencia de los debates anteriores en los que hablaron desde un atril, los candidatos estaban todos sentados, prolijamente acomodados detrás de escritorios con papeles, carpetas, placas y anotadores. Llamaron la atención los cuadernos anillados con carátulas amarillas de PRO y la pila de carpetas verdes con nombres de temas y candidatos en la mesa de Heller. Solanas apenas recurrió un pequeño cuaderno y unas pocas hojas impresas. Prat Gay empezó con sólo una carpeta transparente, pero fue desplegando papeles y algunos carteles con el paso de los bloques.

El PRO aportó el respaldo de una de las principales figuras del espacio, Francisco de Narváez, aunque se guardó al jefe de Gobierno Mauricio Macri para otra ocasión. En cambio, Carrió no fue de la partida. Por el kirchnerismo estuvo Daniel Filmus y acompañando a Solanas, Claudio Lozano (ver aparte).

En su minuto y medio para desarrollar cada eje, los candidatos insistieron con los lineamientos que ya vienen repitiendo durante la campaña. Aconsejada por su principal asesor, el ecuatoriano Jaime Duran Barba, Michetti insistió en la estrategia de hablar de propuestas y mostrarse como una figura de consensos. No perdió el estilo amable, defendió como pudo la gestión de Mauricio Macri y apuntó contra el gobierno nacional. Heller se remontó a la crisis de 2001 y desde ahí se apoyó en logros de la gestión de Néstor Kirchner.

Con un protagonismo inesperado, Solanas logró imponer varios de sus temas como el manejo de los recursos naturales y la recuperación para el Estado de las rentas excepcionales de los hidrocarburos. Alfonso Prat Gay fue quien quedó más desplazado del centro de la escena. Acostumbrado a un estilo técnico, no se desempeñó como quién pelea por el primer puesto. Hizo hincapié en las cuestiones económicas y buscó emparentar y criticar las acciones del gobierno nacional y del porteño. A todos se les notó que ensayaron: fueron puntuales y acordes al formato de la televisión.

Dividido en cuatro bloques, el debate comenzó tibio, con una presentación de cada candidato en la que explicaron por qué los votantes debían elegirlos. Luego siguió la discusión por el “modelo de país”.

Michetti habló de “un señor que decide solo en Olivos y nos lleva puestos a todos”, cuestionó la intervención del Indec y pidió “un país donde los jueces no sean apretados y nadie se ensañe con una ciudad”. En cambio, Heller reivindicó la recuperación económica después de la crisis de 2001, la reforma de la Corte Suprema y el avance de los juicios contra los represores. “Macri dijo, sin ninguna vuelta, que si el fuera gobierno en argentina, daría marcha atrás con las medidas de estatización. Citó el ejemplo de Aerolíneas y de las AFJP. Ese es el Consenso de Washington, eso es volver a los’90”, afirmó el candidato kirchnerista. A su turno, Solanas desplegó uno de los ejes de su discurso. Aseguró que “lo que divide las aguas en América latina es la recuperación de los recursos naturales. Esto no lo discute la clase política”.

El primer cruce fue entre Prat Gay y Michetti. El economista advirtió que frente a la recesión “tanto la ciudad como la Nación han aumentado los impuestos: los dos eligieron la vía del ajuste”. Miche-tti le respondió que aumentaron los impuestos para corregir una “distorsión” entre lo que pagaban de ABL en Puerto Madero y en los barrios más humildes. Allí se sumó Heller, que leyó un diario de junio de 2007, en el que la ex vicejefa de Gobierno prometía no aumentar impuestos. “Perdón, Carlos, para esto tenemos el debate sobre la ciudad”, los paró Michetti, aunque el tema no se retomó más adelante.

Solanas reapareció cuestionando al Gobierno, pero también al candidato del Acuerdo Cívico. Aseguró que la situación actual es “consecuencia del modelo neoliberal, que propone Alfonso Prat Gay con la vuelta al FMI y el gobierno K mantuvo el mismo modelo”. Heller subió el tono y le contestó que “se está tratando de salir, pero se sale no sólo con declaraciones altisonantes sino ajustadas a la realidad: Pino dice números que son fantasiosos. Habla de recuperar los recursos, pero se olvida de que en la constituyente del ’94, de la que él participó, se decidió que los recursos del suelo son de las provincias y son ellas las que resuelven. Solanas tendría que llamar primero a una reforma de la Constitución”.

–Solanas: La privatización del subsuelo la hizo el matrimonio Kirchner. Si sabes hacer cuentas, entenderías que la Argentina va a tener que importar petróleo.

–Heller: No es cierto, porque por encima de los 45 dólares hay retenciones.

“Me quedé con lo del FMI”, intervino Prat Gay, quien sostuvo que se está “condenando a la economía por un prejuicio ideológico” y retrucó que en el FMI “debe haber una foto de Kirchner con marco de oro por lo que pagó todo junto”. Heller aprovechó para destacar que Prat Gay propone ahora el regreso al Fondo y Solanas volvió a cargar contra el gobierno por su política en el Indec: “Al Gobierno lo que le falta es modificar el servicio meteorológico”.

En el bloque sobre la ciudad, Michetti recibió críticas de los tres candidatos. Prat Gay recurrió al archivo y leyó declaraciones de Macri: “¿Somos idiotas que no podemos construir 15 kilómetros de subte?”, recordó el economista. Solanas aludió al tema de los hospitales y la UCEP.

Michetti pasó a discutir después con Heller por la subejecución presupuestaria, sobre todo en salud y educación. Abrumada, la candidata miró a los conductores y les dijo “no puedo así, están diciendo cosas que son mentira”.

No faltó la guerra de placas entre los economistas. El ex director del Banco Central mostró un gráfico que señala que no disminuyó la diferencia entre quienes tienen ingresos más altos y más bajos. Heller le devolvió tres placas con la evolución del salario mínimo, las jubilaciones y la inversión en ciencia y tecnología.

En ese momento Prat Gay afirmó que se habían perdido 400 mil puestos de trabajo, con lo que el desempleo llegaría a las mismas cifras que en el 2003, lo que aprovechó Heller para retrucar: “¿Vos entonces decís que estamos igual que en el 2003?” Y Solanas arremetió entonces nuevamente contra Heller: “Lo que es una vergüenza es que se reparta la plata entre las grandes empresas”. Heller, molesto, le espetó: “Yo lamento que de grande te hayas vuelto mentiroso”. Y ya Pino en el mismo tono: “No te sabía tan mal educado”. El intercambio provocó un “Uuuuuh” desde el fondo de la tribuna.

Compartir: 

Twitter

Imagen: Guadalupe Lombardo
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.