EL PAíS

Apostillas

 Por S. A. y W. P.

Sorpresa. Entró al final y los macristas sonrieron, seguros del efecto sorpresa. Francisco de Narváez se sumó a la tribuna PRO para escuchar a Gabriela Michetti. “Todo por sorpresa”, comentó el candidato de Unión-PRO. “A ver si me traen Hepatalgina”, murmuró alguien desde las gradas K. Al final del debate, De Narváez se acercó y la abrazó a Michetti. En comparación, los lilitos sufrieron la ausencia de su líder y sostén de la campaña porteña, Elisa Carrió. “Está en un acto en Palermo”, explicó su vocero, Matías Méndez. En PRO tenían otra explicación: “Le están dando muy mal las encuestas”.

- - -

Camarines. Heller y Prat Gay conversaron amenamente en los camarines antes de ir al estudio. Solanas, en cambio, pasó frente a ellos sin siquiera saludarlos. Michetti llegó última, al filo de la hora. Estaba conmocionada porque se acababa de enterar de la muerte de Fernando Peña.

- - -

Elogios. Los macristas reían tras cada intervención de Pino Solanas. “Che, si le damos un ministerio, ¿quedará muy obvio?”, se divertía un funcionario porteño. “Nos viene bárbaro”, completaba. Durán Barba lo elogió más que a su asesorada: “Solanas me ha sorprendido. A pesar de que choca con Heller, tiene sentido del humor y eso siempre cae muy bien en las campañas”, aseguró el gurú ecuatoriano a este diario. “Me sorprende para bien Pino”, coincidió De Narváez, quien también aseguró a Página/12 que “Heller estuvo bastante inconsistente, con una retórica kirchnerista de agresión sin argumentos”.

- - -

Hinchada. La tribuna de Pino Solanas fue la más poblada: estuvieron su candidato a legislador Fabio Basteiro, Claudio Lozano, Eduardo Macaluse y Liliana Parada, además de un grupo de jóvenes. “Tienen mucha onda a Sociales de la UBA”, estimaban los macristas. En las gradas PRO, estaban además de De Narváez el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el secretario general Marcos Peña; el vocero de Mauricio Macri, Iván Pavlovsky; el candidato a legislador Fernando de Andreis y los diputados Paula Bertol y Esteban Bullrich. Encargados del coaching de Michetti, también estuvieron Federico Suárez y el asesor ecuatoriano Jaime Durán Barba.

- - -

Hinchada II. “Esta vez no me toca sentarme ahí”, comentaba con alivio el senador Daniel Filmus señalando la silla del candidato. En el palco del kirchnerismo, se podía ver también a la titular del Inadi, María José Lubertino; al candidato a legislador Tito Nenna; al sindicalista judicial Julio Piumato y al legislador porteño Juan Cabandié, que les advirtió al llegar a los macristas: “Venimos con artillería pesada”. “Tiempoooo”, le gritó Lubertino a Michetti en pleno debate y recibió una serie de chistidos del PRO. Los lilitos, que estaban en el medio de los kirchneristas y los macristas, miraban sin intervenir. En su tribuna, estaban el jefe de bloque en Diputados, Adrián Pérez; la titular de Unión por Todos, Patricia Bullrich; el candidato radical Ricardo Gil Lavedra; el ex jefe de Gobierno Enrique Olivera; el candidato a legislador Fernando Sánchez y la senadora María Eugenia Estenssoro. “Michetti está muy locuaz, muy efedrinizada. Bueno, tiene de dónde conseguir”, se reían los lilitos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.