EL PAíS › GERARDO MORALES Y ELISA CARRIó ANALIZARON EL FUTURO DEL ACYS

Con ánimo de seguir unidos

El titular de la UCR y la líder de la Coalición Cívica se juntaron a desayunar. Hablaron de profundizar el trabajo parlamentario conjunto y coincidieron en postergar la discusión de las candidaturas presidenciales, pero no decidieron nada en concreto.

 Por Sebastian Abrevaya

Gerardo Morales y Elisa Carrió acordaron, una vez más, estirar la continuidad del Acuerdo Cívico y Social. El titular de la UCR y la líder de la Coalición Cívica se juntaron a desayunar ayer en el departamento de la chaqueña en Barrio Norte. Allí coincidieron en postergar la discusión por las candidaturas presidenciales y profundizar el trabajo parlamentario conjunto. Después de que el ACyS estallara cuando la Cámara de Diputados trató el proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, Lilita instruyó a los suyos para que aclaren que el inminente lanzamiento del partido CC-ARI “no esconde una vocación de romper el Acuerdo Cívico y Social” y Morales en persona volvió a circunscribir a la UCR la pelea con el sector liderado por el vicepresidente Julio Cobos. Sin embargo, la reunión de ayer no se tradujo en cuestiones concretas para evitar los conflictos de la alianza electoral.

Ante las diferencias públicas entre Cobos y Carrió, el Acuerdo Cívico y Social depositaba sus esperanzas de continuidad en el Parlamento, donde salvo contadas excepciones la CC, el radicalismo y el socialismo habían trabajado en forma conjunta. Sin embargo, esa expectativa se debilitó a partir de las diferencias con el socialismo en la sesión de la ley de medios audiovisuales, que terminó en el levantamiento de los radicales, la CC y la votación a favor del PS. En ese contexto Morales y Lilita reafirmaron ayer su vocación “frentista”. Pero más allá de las declaraciones no hubo ningún avance en instancias orgánicas para contener las diferencias políticas.

La resistencia de Lilita obligó a Morales y Giustiniani a poner en el freezer su idea de formar una “Mesa de Conducción” del ACyS. Incluso hoy en día todavía no está definido si las tres fuerzas conformarán un interbloque en el Congreso nacional. “Va a haber una instancia de diálogo como hasta ahora, no va a haber una instancia orgánica”, aseguró el presidente del bloque de la CC, Adrián Pérez.

Lo cierto es que, salvo el socialismo, cada fuerza está en medio de un intenso proceso interno que hasta tanto no se resuelva imposibilita la consolidación del espacio. La Coalición Cívica se constituirá como partido único el viernes, dejando en el camino a la líder de GEN, Margarita Stolbizer, mientras que los radicales están en medio de una dura puja por su reunificación y en ese marco tienen elección de autoridades en diciembre.

“El partido no nace en contra de nadie, nace por una necesidad de fortalecernos, si no nos convertiríamos en un apéndice de la UCR y terminaríamos absorbidos”, señaló Gerardo Conte Grand, uno de los peronistas que formará parte de la nueva fuerza que lanzará Lilita en el Palacio Rodríguez Peña. Conte Grand remarcó que su intención es constituirse como la “tercera fuerza política de la Argentina” por fuera del PJ y la UCR y el titular del ARI, Carlos López Iglesias, agregó que ellos no integran el “panradicalismo”. Más allá de los intentos por sumar la mayor cantidad de dirigentes, la nueva estructura no contará con la presencia del GEN de Stolbizer, el partido Unión por Todos de Patricia Bullrich, ni la agrupación radical Forja, conducida por Enrique Olivera.

Lo cierto es que ante esos alejamientos la nueva CC contemplará la posibilidad de que haya “aliados extrapartidarios” en las listas de candidatos, modalidad que permitirá mantener el trabajo conjunto con Bullrich y Olivera. Un paso más afuera quedó Stolbizer, quien insiste en marcar su independencia.

“Nosotros no coincidimos con Cobos. El tiene que explicar el financiamiento de la campaña con Cristina Fernández”, lanzó ayer López Iglesias. Los hombres y mujeres de la Coalición Cívica no ahorran críticas al vice y aseguran que no acompañarán una eventual candidatura suya. Pero por ahora prefieren escudarse en que la postulación de Cobos no está definida y que falta un año y medio para ello.

En medio de esa pelea está Morales, quien ayer le puso un límite a los cobistas que no quieren asociarse con Carrió. “Si quieren romper el Acuerdo Cívico, que vuelvan al partido y que ganen en la Convención.” Además, Morales acordó con Lilita una serie de apariciones públicas para mostrar la unidad del espacio. Realizarán un encuentro con los fiscales de la última elección y están organizando un seminario conjunto sobre pobreza para la primera quincena de noviembre. “El pacto de La Moncloa no puede ser un pacto de impunidad”, sentenció ayer el titular de la UCR, tirando por tierra el llamado a “un gran consenso nacional” en el que trabajan Cobos y Eduardo Duhalde.

Compartir: 

Twitter
 

Gerardo Morales y Elisa Carrió ratificaron una vez más la sociedad entre ambos.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.