EL PAíS › LOS MINISTROS SE REUNIRáN DURANTE EL FIN DE SEMANA PARA TERMINAR DE DELINEAR CóMO SE APLICARá EL BENEFICIO POR HIJO

Una asignación que avanza a paso redoblado

El titular de la Anses, Diego Bossio, confirmó la intención de comenzar a pagarlo a partir de diciembre. La medida cosechó mayoría de elogios, pero también algunas críticas. Solá dijo que los fondos de la Anses alcanzarán para un año.

Tras juzgar la respuesta al anuncio como sumamente favorable, el Gobierno decidió acelerar los tiempos de la implementación del subsidio de 180 pesos por hijo. Ayer, consultado por la prensa, el titular de la Anses, Diego Bo-ssio, ratificó que las asignaciones de 180 pesos por hijo comenzarán a pagarse el 1º de diciembre. Bossio también estimó que los beneficiarios de la medida serán “cinco millones de niños y adolescentes”. La decisión del Gobierno siguió cosechando reacciones, en su mayor parte positivas, aunque hubo algunos reproches por el financiamiento procedente de la Anses. Entre los elogios sorprendió el de la senadora Chiche Duhalde; también se conocieron opiniones favorables de voces tan disímiles como el diputado socialista Jorge Rivas, el diputado y apoderado de la CGT, Héctor Recalde; de Juan Carr, de Red Solidaria; del Sindicato de Amas de Casa. El decreto en cuestión fue publicado ayer en el Boletín Oficial. El texto lleva el número 1602 y está firmado por la Presidenta y todo su gabinete. Tres de los firmantes –los ministros Amado Boudou, Carlos Tomada y Alicia Kirchner– seguirán trabajando en el tema todo el fin de semana.

Los tres tienen previsto revisar los detalles de aplicación para facilitar la puesta en marcha de la iniciativa. Según hicieron trascender desde el propio Gobierno, se reunirán entre hoy y mañana en la sede del Ministerio de Trabajo. A mediados de la semana próxima, Bossio recibirá a los ministros de Educación y Desarrollo Social de las 24 provincias del país para avanzar en la implementación. Ayer, ante varias consultas periodísticas, Boudou aclaró que para efectivizar el pago de la asignación universal de 180 pesos por hijo “no se les sacará nada a los jubilados”. “La medida será financiada con los recursos corrientes de la Anses, conformado por aportes y contribuciones de trabajadores, más parte de los impuestos al IVA y Ganancias, 15 por ciento de la Coparticipación y, ahora, las ganancias provenientes de fondos que antes administraban las AFJP”, precisó el ministro de Economía.

Según contó el jueves el propio Boudou, sólo las ganancias obtenidas con las inversiones del fondo de garantía de las jubilaciones –que reúne el dinero transferido por las AFJP y el superávit de los últimos años de la propia Anses– llegarán a 12 mil millones de pesos. El costo de implementar la asignación universal por hijo para todos los menores de 18 años cuyos padres son desocupados o están en la economía informal asciende a 10.800 millones de pesos. La aclaración hecha por Boudou no pareció conformar al diputado Felipe Solá, quien ayer salió a advertir que los recursos de la Anses “sólo alcanzarán para financiar el subsidio del año que viene”. Tras hacer su (sombrío) pronóstico, Solá propuso que el Gobierno envíe el decreto al Congreso para que los legisladores “propongan diversas alternativas para conseguir recursos para sostener el plan”.

En sintonía con lo planteado por Solá, el bloque de diputados del PRO salió a cuestionar que “el plan se solvente con fondos de la Anses”. “Nuevamente son los pobres jubilados los que terminan financiando la política del Gobierno”, cuestionaron. Según los macristas, en vez de recurrir a los fondos de las ex AFJP, el Gobierno habría podido utilizar “la plata tirada en el fútbol, despilfarrada en Aerolíneas Argentinas y la destinada a mantener el ejército de piqueteros K”.

Lejos de la mirada crítica de Solá y el macrismo, el anuncio de la Presidenta despertó elogios de los diputados Rivas y Recalde. “Es un paso bienvenido, al que deberán seguirle cambios de fondo. Valoramos en toda su dimensión el paso que ha dado el Gobierno mediante la asignación por hijo, ya que cualquier medida que tienda a atenuar los efectos de la desigualdad social debe ser bienvenida”, aseguró Rivas a través de un comunicado. Considerado uno de los principales impulsores de la iniciativa, Recalde se entusiasmó con los efectos económicos de la asignación por hijo. “Provocará un aumento en el consumo y el empleo”, aseguró.

También hubo una reacción favorable de Juan Carr, emblema de la Red Solidaria, a quien nadie puede asociar con el oficialismo. “Es posible que, tal vez en serio, estemos más cerca del hambre cero en la Argentina. La sensación es de que las intenciones de la Iglesia, la oposición y el Gobierno se han acercado lo suficiente como para dar este paso tan importante para los más postergados”, opinó en una nota publicada ayer por La Nación. Otra reacción positiva fue la del Sindicato de Amas de Casa de la República Argentina (Sacra), que expresó su respaldo a la asignación por hijo y convocó a todas las mujeres a inscribirse en la Anses. “Muchas mujeres están solas para hacerse cargo de sus familias. Deben ser ellas quienes perciban el salario familiar”, exhortó el sindicato a través de un comunicado suscripto por la dirigente de la entidad, Lucila Colombo.

Compartir: 

Twitter
 

Carlos Tomada y Alicia Kirchner, quienes junto a Amado Boudou se reunirán el fin de semana para definir la aplicación de la asignación.
Imagen: Sandra Cartasso
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.