EL PAIS › CRISTINA KIRCHNER Y MICHELLE BACHELET FIRMARON EL NUEVO TRATADO DE INTEGRACION QUE REGIRA LA RELACION ENTRE ARGENTINA Y CHILE

Una historia que se repite en Maipú

Las presidentas se encontraron ayer en la localidad donde San Martín y O’Higgins celebraron la independencia de Chile para firmar el nuevo Tratado de Integración. En las Cancillerías hablan de un salto cualitativo en la relación.

 Por Nora Veiras

Desde Santiago

“En Maipú, hacemos historia.” El pasacalle con los rostros sonrientes de Cristina Kirchner y Michelle Bachelet anunciaba la visita oficial al lugar donde San Martín y O’Higgins celebraron la independencia de Chile. Ayer, 191 años después, CFK se abrazó con su par chilena y destacó que “siento que hoy estamos protagonizando otro cruce de los Andes. Aquel fue por la independencia y éste por la integración y la independencia económica”. Todo fue emoción y halagos compartidos. Aplausos, gritos de “bravo” rompieron el protocolo del Tratado de Integración y Cooperación. Como en el primer día, el acuerdo bilateral tuvo que competir en la agenda con otra noticia trascendente: la inminente restitución de Mel Zelaya como presidente constitucional de Honduras. “Sería un honor estar en esa ceremonia y lo viviría como un reconocimiento al esfuerzo que hicimos para que se llegue a esta solución”, repitió la Presidenta antes de terminar su visita de Estado a Santiago de Chile (ver página 2).

La “cápsula” de la caravana oficial combinó combies y autos hasta llegar a Maipú, el campo de la última batalla que consagró la libertad de Chile. Todo estaba preparado para el fasto del acuerdo que le dará sustento a la puesta en práctica del túnel de baja altura que atravesará la Cordillera de los Andes por Mendoza y el cruce Aguas Negras por San Juan. Para la megaobra, que partió de la iniciativa privada de la Corporación América de Eduardo Eurnekian y fue declarada de interés público por los Parlamentos de ambos países, los pliegos de licitación estarían listos el año próximo. El sobrino de Eurnekian, Hugo, festejaba en la platea de invitados especiales acompañado por Eduardo Valdés y Oscar Feito, integrantes del equipo del ex canciller Rafael Bielsa que actúa como public relation del grupo. Cuando se rubricó el acuerdo por Aguas Negras, el gobernador de San Juan, José Luis Gioja, saltó de su silla disparado a abrazarse con los cancilleres y las presidentas.

En el marco del tratado bilateral se les dio forma definitiva también a los acuerdos previsionales para que los trabajadores puedan cobrar sus pensiones en el país de residencia, independientemente de dónde hayan realizado sus aportes.

El acto central de la visita de Estado empezó con los himnos de ambos países. Entre los argentinos, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y Gioja entonaron la canción patria chilena. Entre los chilenos, desde Bachelet, cuya abuela era argentina, hasta la mayoría de los funcionarios cantaron el Himno Blas Parera y Vicente López y Planes. El gesto de amistad permitió soslayar el desliz de la banda que salteó una estrofa dejando a más de uno en offside.

Bachelet destacó la relación comercial con la Argentina, que asciende a seis mil millones de dólares y la inversión de capitales chilenos que asciende a 15 mil millones de dólares. El compromiso de paz y de integración bilateral actuó como pivote de la decisión de la cooperación regional como camino ineludible para América latina.

De la historia a la coyuntura

En cada charla formal o informal de la Presidenta, todos los comentarios confluían en el director técnico argentino de la selección nacional de fútbol chilena, Marcelo Bielsa. “Es el gran embajador argentino”, dijo Ginés González García, aun a riesgo de su propio rol. La Presidenta comentó que “está desarrollando una tarea tan fantástica en Chile como la que hizo en Argentina, con una diferencia: aquí lo reconocen, lo aman. En Argentina, Marcelo fue muy maltratado por ciertas empresas mediáticas que manejaban el negocio del fútbol”. La referencia quedó clara para los futboleros y para el resto.

Los entredichos comerciales con Brasil aparecieron también en las preguntas de la prensa. CFK confirmó que se reunirá con Lula da Silva y que confía en llegar a una solución con problemas que no se habían considerado en el marco del Mercosur. “Los productos perecederos no estaban contemplados, esto no tiene que ver con las licencias automáticas”, dijo.

El contacto con la prensa expiró antes que llegaran las preguntas sobre la repercusión por el plan de asignaciones de 180 pesos por hijo, la reforma política o el anuncio de la candidatura de Eduardo Duhalde. Algunas respuestas llegaron de boca de la comitiva. Tomada consideró como “una pena” y “una falta de grandeza” las críticas por el supuesto riesgo de clientelismo que encierra el nuevo plan. Detalló que 2,4 millones de chicos recibirán un aporte cuando antes no tenían nada y con respecto de los 4,4 millones que estarían cubiertos por algún plan social serán beneficiados porque “por ejemplo, alguien que cobra 150 pesos, ahora si tiene 3 hijos recibirán 540, 180 por cada hijo”.

–¿Qué opina sobre la candidatura de Duhalde para enfrentar a Kirchner? –le preguntaron a Gioja.

–Que venga. Lo esperamos con los brazos abiertos –ironizó.

Para todos los gustos

La Feria del Libro en la que la Argentina era homenajeada fue el último punto de la agenda oficial. El entredicho con algunos escritores sobrevoló el encuentro. “Jamás dije eso”, repetía González García sorprendido por la decisión de Juan Gelman de no participar por esas declaraciones sobre la inexistencia de escritores de lustre con vida. “¿Cómo voy a decir eso? Vengo de una familia de escritores, me llamo Ginés, por el patrono de la poesía”, comentaba en el breve lapso de recambio entre la visita a los distintos poderes.

En el Senado, en Diputados y en la Corte Suprema, se habían regocijado con elogios mutuos. El vicepresidente de la Cámara alta chilena, Carlos Bianchi, le propuso a Cristina Kirchner la construcción de un puente entra la isla grande de Tierra del Fuego y el territorio chileno. La Presidenta lo consideró viable como una prueba más de las posibilidades que se abren a partir de los acuerdos rubricados ayer.

El vínculo de cooperación entre Bachelet y Fernández de Kirchner volverá a reforzarse el 27 de noviembre en el Vaticano. Las dos llegarán en el mismo auto con las banderas de cada país para entrevistarse con el papa Benedicto XVI en conmemoración de los veinticinco años del acuerdo que selló la paz después de la tensión que casi estalla en una guerra en 1978 por el diferendo del Canal de Beagle.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Kirchner y Michelle Bachelet emularon el histórico abrazo entre San Martín y O’Higgins en la histórica Maipú.
Imagen: AFP
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared