EL PAIS › AL FINAL, MACRI LE CONSIGUIO REEMPLAZO AL MINISTRO DE EDUCACION QUE “ESTA PODRIDO”

Abel Posse, en el gabinete PRO

El saliente Mariano Narodowski prestará declaración indagatoria hoy ante la Justicia por haber contratado al espía Ciro James y será sucedido por el escritor y ex embajador durante la dictadura, un crítico de los juicios a los represores.

El reemplazante de Mariano Narodowski en el Ministerio de Educación será el ex embajador Abel Posse, un hombre que realizó la mayor parte de su carrera diplomática durante la dictadura. Mauricio Macri le ofreció el cargo y el escritor aceptó. De todas formas, Narodowski no se iría del gobierno porteño (pese a que dijo que “está podrido”), sino que quedaría como parte de un consejo asesor que integrarán también el rabino Sergio Bergman, el filósofo Santiago Kovadloff y tal vez también el ex ministro de Educación de la Alianza Andrés Delich. Las figuras no terminan allí: entre los posibles reemplazos del procurador Pablo Tonelli están Ramiro Monner Sans y Mauricio D’Alessandro, ex conductor del programa La Corte. Macri anunciará los cambios este viernes.

Sectores del peronismo de derecha habían promocionado al escritor Abel Posse, antes de la asunción de Néstor Kirchner, como el canciller del nuevo gobierno. Sin embargo en esa interna pesaron algunos de los antecedentes del escritor en el plano político. Aunque suele comentar que fue designado en marzo del ’73 por el gobierno de Héctor Cámpora en el consulado argentino de Venecia, en realidad su designación provino de la dictadura del general Lanusse. Y en 1976 siguió en ese cargo gracias al respaldo de un primo almirante y del general Betti, que era el embajador de la dictadura en Italia. En 1981 asumió en el Centro de la Cultura en París, donde se desempeñó hasta 1985.

Durante el menemismo, Posse fue embajador en Perú, cuando lo gobernaba Fujimori, quien ha sido condenado por graves violaciones a los derechos humanos. Posse se extralimitó en la defensa de Fujimori y criticó a la Comisión de Derechos Humanos de la OEA, que había planteado las denuncias contra el mandatario peruano. Y por esa razón tuvo un llamado de atención desde el Palacio San Martín. El inminente ministro de Educación de la ciudad de Buenos Aires también criticó duramente al abogado español Baltasar Garzón, que había abierto juicios contra represores argentinos que no eran juzgados en este país. La defensa de Posse le valió en ese momento los elogios de los sectores más cavernícolas y pro-dictadura. Aunque posa de moderado, en sus columnas de La Nación ha defendido a los represores de la dictadura y cuestionado los juicios contra los asesinos y torturadores. En la Cancillería se lo reconoce como misógino desde que solicitó un secretario administrativo “que no fuera mujer, por sus obvias limitaciones”.

El escritor y ex embajador tiene otras frases de colección:

- “Hoy vemos degradación familiar, padres que no controlan a sus hijos, jóvenes drogados y estupidizados por el rock, un Estado que no asume la educación pública.”

- “Tuvimos mucha violencia política, pero ahora tenemos violencia privada: la tiranía de los matones de barrio, de los piqueteros que no dejan circular, de los grupos que cortan la ruta.”

- “Estamos al borde de la anarquía. Yo plantearía un pacto de amnistía para la convivencia, porque la ruptura ideológica nos frena, nos devuelve al pasado.”

- “Los Kirchner tienen una ideología volátil, frustrada por un sueño izquierdista que no cumplieron. El Gobierno está lleno de revolucionarios vencidos.”

Es probable que Posse se convierta en otro problema para Macri, ya que, si bien es cierto que tenía previsto realizar cambios en su gabinete cuando se cumplieran dos años de su gestión, todo se aceleró al ritmo del caso de espionaje de Ciro James, que hizo renunciar a un jefe de la Policía Metropolitana y mantiene detenido y procesado a otro. Al lugar que debieron dejar Osvaldo Chamorro y Jorge “Fino” Palacios llegará Eugenio Burzaco, cuestionado por la oposición por su trabajo como asesor del gobernador neuquino Jorge Sobisch. En cambio, casi nadie se fijó en su trabajo en la SIDE con Fernando de Santibañes.

Por lejos, el reemplazante de Narodowski es el que más problemas le trajo a Macri. La gestión PRO le ofreció el cargo a Bergman, Kovadloff y Delich. Todos dijeron que no, aunque al menos dos de ellos formarían parte de un consejo asesor del ministro de Educación que se creará y en el que podría quedar también el propio Narodowski, aunque ayer aclaró que está “un poco podrido”. Para el cargo también sonaron los nombres de Luis Liberman –paradójicamente, lo alejó su cercanía con el cardenal Jorge Bergoglio–, Victoria Morales Gorleri y Esteban Bullrich.

Entre anteayer y ayer Macri tuvo dos reuniones con Abel Posse, quien aceptó el cargo. La feliz unión habría sido propiciada por un amigo común : el ex gobernador de Misiones, Ramón Puerta. El jefe de Gobierno escuchó la visión de la cultura y la educación de Posse. “Hay que terminar con la mediocridad actual. A los chicos hay que empezar por darles de comer y luego por las matemáticas”, le dijo.

Hace rato que Macri definió otra salida: Juan Pablo Piccardo dejará el Ministerio de Espacio Público por disputas internas de la gestión PRO. En su lugar, asumirá el peronista Diego Santilli, que deja la presidencia primera de la Legislatura. Con Piccardo, se irían el director general de Limpieza, Alberto Términe; el de Ferias y Mercados, Raúl Orellana; la de Comunicación, Verónica López Quesada, y el que estuvo a cargo de la Ucep, Jorge Polini.

Luego de la renuncia del procurador adjunto Carlos Guaia –que partió indignado luego de intentar a toda costa detener el matrimonio gay–, también dejaría su cargo el procurador Pablo Tonelli. Hasta ayer, había dos candidatos para reemplazarlo: el primero es Ramiro Monner Sans, que actualmente está a cargo de la Policía Judicial. Hijo de Ricardo Monner Sans, eterno denunciador de los Kirchner, Ramiro ya tuvo un cargo en el Consejo de la Magistratura porteño.

La otra opción es más mediática: se trata del abogado Mauricio D’Alessandro, quien condujo el programa La Corte, recordado por solucionar litigios entre vecinos como el de un hijo que acusaba a su madre por ser muy feo u otra que cuestionaba a su vecino por haberse robado y comido a su mascota (un tierno conejito). En tanto, con la salida de Helio Rebot (asume como legislador) la Subsecretaría de Derechos Humanos quedará a cargo Edgardo Verón.

Compartir: 

Twitter
 

Mauricio Macri le ofreció el Ministerio de Educación a Abel Posse y el escritor aceptó.
Imagen: Gentileza La Gaceta de Tucumán
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared