EL PAíS › JAIME DURáN BARBA, ASESOR DE IMAGEN DEL JEFE DE GOBIERNO PORTEñO

“Cobos no puede renovar la política”

 Por Werner Pertot

Jaime Durán Barba se pide un batido de leche que mide 50 centímetros de alto. Los Beatles suenan de fondo en el café que suele frecuentar en Palermo. “Si Macri pensara como Posse, yo no lo asesoraría de ninguna manera”, asegura el gurú ecuatoriano, que decididamente le recomienda al jefe de Gobierno porteño competir por la Presidencia en 2011. En diálogo con Página/12, toma distancia del acercamiento al PJ de su ex cliente Francisco de Narváez (“no puede decir que es la nueva política y estar con Reutemann”), habla de la reunión que tuvo con Eduardo Duhalde y cuestiona a Julio Cobos, a quien le recuerda sus múltiples cambios de partido.

–¿La seguidilla de errores golpeó la imagen de Macri?

–En términos de imagen, sin duda hubo un golpe. Las encuestas lo registraron. En términos del equipo de Macri, fue muy positivo. Ayudó a que se cohesione. La política es una actividad ruda que se aprende ejerciéndola. A algunos clientes míos las malas noticias los desinflan. A ésos no les cuento si les dan mal las encuestas. Otros son como toros de lidia: cuando los pinchan, embisten más. Macri es de éstos, lo que le hace mal es estar muy bien. Ahí se descuida. La crisis le dio más fuerza.

–¿Por qué cree que eligió a un ministro que decía que el rock idiotiza a los jóvenes?

–No tengo la menor idea. Nunca había leído un libro de Posse. No sabía quién era. En cuanto leí sus primeras declaraciones, me di cuenta de que está en el otro extremo del mundo de lo que pienso. El rock es un capital cultural de los jóvenes y de los no tan jóvenes: Los Beatles, Pink Floyd. Estar en contra del rock es ser primitivo. Algunas de sus posturas son absurdas y no son las de Macri. Jamás asesoro a alguien que haya sido miembro de una dictadura militar, ni a sus admiradores. Si Macri pensara como Posse, no lo asesoraría de ninguna manera.

–¿Y Diego Guelar, que propuso una amnistía para los represores?

–Es el problema de tener personas que están ancladas en el pasado. Posse y Guelar están pensando en las posiciones de la Guerra Fría. No hay cómo hacer vino nuevo en odres viejos.

–Hace poco, Guelar dijo que “fue montonero y, por lo tanto, delincuente”.

–Decir que los guerrilleros eran delincuentes es absurdo. No se puede juzgar con ojos contemporáneos lo que pasó en esa época: fue una época de locura, de violencia y vivimos la lógica idiota de la guerra. Hay que poner los ojos en el futuro.

–El juez Oyarbide dijo que puede citar a Macri por el caso de espionaje...

–Oyarbide también dijo que el enriquecimiento de la pareja Kirchner estaba bien. Actúa como una fuerza de choque del Gobierno. Cada vez que Macri le hace una crítica al Gobierno, él vuelve a decir que va a hacer algo. Es tan evidente que lo hace por encargo que va a pasar lo que ocurrió con la causa de efedrina con De Narváez.

–¿Cómo sale Macri de esta situación?

–Vino este señor Palacios, Macri pensó que era la persona ideal por su currículum. Resultó que estaba envuelto en cosas que él no conocía. Ahora en el Gobierno ha tenido fallas de comunicación. Tiene que tener una autocrítica y ver cómo mejorar. La presencia de Santilli le refrescó el gabinete: es alguien joven, con pilas, como dicen ustedes. Soy partidario de muchos Santilli y de ningún Posse.

–¿Se sostiene la candidatura de Macri a presidente?

–No hay duda de que es el candidato mejor posicionado. No creo que el proyecto de Macri presidente esté golpeado. Tiene la decisión muy firme de ir hacia la Presidencia. Ocho años en el gobierno porteño le quitan la frescura que todavía tiene y lo convierten en un político más. No veo opositores muy sólidos más allá de Cobos, que tiene algunos problemas.

–¿Cuáles?

–Es contradictorio: ¿sigue siendo el binomio de Cristina Fernández o es un líder de oposición? La última vez que la gente lo vio en una elección fue con Cristina. Los tránsitos de un partido a otro cuestan. Cobos representa una política que los argentinos quieren superar: tuvo estos juegos de ser radical, estuvo con Cristina, ahora es medio radical. No tiene la frescura para poder renovar la política.

–¿A quién ve mejor posicionado para competir en la ciudad por el PRO?

–Gabriela Michetti ha tenido un gran posicionamiento. Hay otras personas: Horacio Rodríguez Larreta y algunos ministros. Que florezcan todas las flores. Macri va a necesitar 500 personas de primer nivel para manejar el país.

–¿Las tiene?

–La gente siempre quiere personas con mucha experiencia, pero que no vengan de ningún lado. Es una contradicción.

–De Narváez y Solá se están alejando de Macri.

–Solá nunca estuvo con Macri, más allá de dos ruedas de prensa en las que no sé por qué estuvieron juntos. Tinelli era muy acertado con sus comerciales. Solá nunca estuvo en el comercial.

–¿Y De Narváez?

–El caso de De Narváez es extraño: ganó como una alternativa al peronismo, al radicalismo. Fue claramente un candidato no peronista: no hubo un bombo, una foto del General, ni la clásica concentración en el Luna Park. Fue una campaña desperonizada y ganó. Inexplicablemente, ahora parecería que está cerca de participar en el justicialismo. Si lo hace, estaría abandonando el lugar que obtuvo para competir en el PJ con Scioli. Espero que reflexione y ocupe el lugar que tenía. Si se convierte en un político tradicional, la gente va a buscar un nuevo candidato.

–El viene elogiando a Reutemann como presidenciable.

–Y dice que representa la política innovadora. No sé cómo alguien puede decir eso de un respetable líder del siglo pasado. No se puede decir que va a ir con la política nueva y con Reutemann. Es una contradicción.

–De Narváez también cuestionó a Macri por apoyar el matrimonio gay.

–En eso Francisco está adoptando una actitud propia de los políticos antiguos. Que ese De Narváez joven, fresco, que fue a Tinelli, diga esto es un absurdo. Los nuevos tiempos son de apertura y respeto al otro. La posición de Macri fue coherente con respetar las diversidades.

–¿Cómo le fue en su reunión con Duhalde?

–(Sonríe) Yo detesto la verdad. No creo que deba reunirme con personas de un círculo que creen que tienen la verdad. En mis viajes me reúno con una amplísima gama de personas. En esas conversaciones, hablé también con el ex presidente Duhalde. Me impresionó su análisis; es una persona inteligente, interesante, con una enorme experiencia. Uno aprende mucho escuchándolo.

–¿Le dio la impresión de que puede apoyar a Macri?

–No, él está buscando su propio camino hacia la Presidencia. Pero es una persona muy pragmática: no creo que tenga odios definitivos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.