EL PAíS › COINCIDENCIAS EN EL ENCUENTRO ENTRE LA PRESIDENTA Y EL SIRIO BASHAR AL ASSAD

Desde Malvinas a los Altos del Golán

En el último punto de su gira latinoamericana, el presidente sirio se reunió con Cristina Kirchner en la Casa Rosada y firmaron acuerdos. Coincidieron en apoyar los reclamos históricos de cada país frente a las “potencias hegemónicas”.

La presidenta Cristina Kirchner se reunió ayer con el presidente de Siria, Bashar al Assad, y, en el juego de coincidir, intercambiaron gentilezas: Al Assad apoyó a la Argentina en su reclamo por las islas Malvinas y Cristina retribuyó respaldando la pretensión siria de recuperar los Altos del Golán. La Presidenta subrayó que a la Argentina le gustaría tener un rol protagónico en el proceso de paz de Medio Oriente y manifestó su coincidencia con la propuesta de la Liga Arabe, que impulsa la idea “paz por territorio”.

Bashar al Assad llegó a Buenos Aires como último punto de una gira por la región que incluyó a Venezuela, Cuba y Brasil. Es la primera vez que un mandatario sirio visita el país. En el encuentro en la Casa Rosada con Cristina Kirchner firmaron acuerdos de cooperación bilateral en áreas como transporte, información y cultura. Pero el costado político estuvo en el almuerzo de honor que –cosa atípica– se hizo en el Hotel Hilton, en Puerto Madero, en vez del Palacio San Martín.

La culpa del cambio fue la pantalla gigante instalada en la plaza de enfrente para transmitir los partidos, lo que genera una aglomeración contraindicada para la seguridad que exige el traslado de los presidentes.

“Nosotros no lo llamamos Falklands, sino Malvinas”, mencionó el presidente sirio, en el discurso que sirvió de aperitivo al almuerzo. En contrapartida, Cristina Kirchner destacó que “Argentina tiene que agradecer a Siria lo que fue una permanente defensa y apoyo por las Malvinas, del mismo modo que apoyamos la restitución de las alturas del Golán a Siria”, territorio conquistado por Israel desde 1967.

Al Assad expresó su desconfianza frente a la posibilidad de pacificar Medio Oriente, y culpó tácitamente a Israel. “Siria trabaja para la paz en Medio Oriente. Pero no vemos que la paz vaya a ser algo rápido porque hay agresiones a la paz como la invasión al Líbano, la invasión a Gaza y el bloqueo sobre Gaza”, enumeró.

Cuando le tocó el turno, la Presidenta volvió sobre el tema. “Argentina quiere ser un actor protagónico en lograr la paz en Medio Oriente” y en ese sentido apoyó la propuesta de la Liga Arabe. Como lo viene haciendo en cada foro internacional donde se discute este conflicto, Cristina Kirchner también respaldó “el derecho al pueblo palestino a constituirse como Estado en su territorio y el derecho de Israel a vivir dentro de las fronteras reconocidas internacionalmente”. La Presidenta hizo alusión a los países que tienen un sillón en el Consejo de Seguridad que creen que “pueden violar y hacer caso omiso a las resoluciones de Naciones Unidas”.

Al Assad incursionó en un tema delicado al sostener su ilusión de que Argentina, a través del Mercosur, contribuya a las iniciativas brasileñas para resolver el tema nuclear en Irán. La alusión era al acuerdo alcanzado entre Brasil, Turquía e Irán para que el gobierno de Mahmud Ahmadinejad enriquezca uranio fuera de su país. Pero el acuerdo luego fue rechazado por Estados Unidos y días atrás el canciller brasileño Celso Amorim reconoció que la idea no había resultado todo lo buena que ellos habían imaginado. Los países desarrollados respondieron reclamando nuevas sanciones para Teherán en el Consejo de Seguridad de la ONU.

La otra pata del encuentro tuvo que ver con la cuestión comercial. Ambos países vienen intensificando su nivel de intercambio, que el año pasado alcanzó los 380 millones de dólares. Para apuntalar este incremento, Cristina Kirchner anunció que Argentina enviará una misión comercial a la Feria Internacional de Damasco. Los dos presidentes coincidieron en la necesidad de reforzar las relaciones comerciales sur-sur. “La lógica comercial de los países desarrollados pretende ejercer cierto colonialismo nuevo en la relación comercial”, sostuvo CFK, quien le adelantó a Al Assad la intención de visitar su país. “Nos vemos en Damasco”, se despidió luego del almuerzo. El presidente sirio cerrará hoy su gira latinoamericana con un encuentro con integrantes de la comunidad siria en el país.

Por otro parte, la visita del presidente sirio fue repudiada por la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA). En un comunicado, la entidad expresó su “condena el virulento antisemitismo y antiisraelismo que el presidente Assad encarna”.

Compartir: 

Twitter
 

Bashar al Assad y Cristina Kirchner almorzaron en el Hotel Hilton, en Puerto Madero.
Imagen: Daniel Dabove
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.