EL PAíS

Los comentarios, el color, las discusiones

 Por Mariana Carbajal

Desde Paraná

“El Encuentro empieza cuando ponés el pie en el ómnibus, porque ya ahí, en las largas horas del viaje, empiezan los talleres, con la charla con otras mujeres”, destacó Noemí Chiarotti, rosarina, veterana participante de los encuentros. El primero fue en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, un cuarto de siglo atrás, con unas trescientas participantes. Tres años después, ya sumaban 1500, recordó la abogada Lucila Puyol, santafesina, y representante legal de los padres de Ana María Acevedo, que tenía cáncer y estaba embarazada y murió a los 19 años en 2007, tras serle negado un aborto no punible en un hospital público y retacearle el tratamiento médico que requería su cuadro para evitar afectar la salud del feto.

- - -

La radio ambulante Nosotras en el Mundo, que conducen comunicadoras cordobesas, transmitió desde la Plaza de Mayo, para llevar el encuentro a través de su sintonía en Internet al resto del país. Desde el micrófono, Irene Ocampo, que coordina la Red Informativa de Mujeres de Argentina (RIMA), que comunica virtualmente a activistas, profesionales, legisladoras, funcionarias, periodistas y mujeres de ámbitos diversos del país, recordó un viejo cántico feminista y rápidamente se empezó a repetir de viva voz por la plaza: “Mujer que se organiza, no plancha más camisas”.

- - -

Uno de los temas más convocantes fue el del aborto. Se abrieron más de medio centenar de talleres, con 50 a 70 participantes cada uno, en los que se abordaron estrategias para la legalización, en algunos, y el problema del aborto y la anticoncepción, en otros. Estuvieron mujeres contrarias a la despenalización, alineadas con el discurso de la jerarquía católica, como lo vienen haciendo desde hace ya varios años, para impedir los debates. En una de las sedes hubo enfrentamientos, empujones, entre las fundamentalistas –que llegaron con un cuerpo de choque masculino– y jóvenes de grupos de izquierda. Mientras las primeras gritaban “Asesinas, asesinas”, la segundas, replicaban “Iglesia, basura, vos sos la dictadura” (ver aparte).

Una instalación de Mujeres Autoconvocadas de Rosario, en la Plaza 1º de Mayo, puso el foco en los feminicidios: varios mujeres, una a lado de la otra, con los pies desnudos, yacían en el piso, tapadas con un plástico negro, como si estuvieran en una morgue. De los pies de cada uno de los “cadáveres” colgaban carteles donde se podía leer: “La mató su novio”, “La mató un aborto”, “La mató su ex marido”.

- - -

En el taller de mujeres y pueblos originarios se escucharon voces de la Argentina profunda, de distintas provincias, con varios denominadores comunes. El más fuerte, tal vez, fue el problema de la tierra. Ranqueles de la Pampa, huarpes, de Mendoza, kollas de Jujuy, tobas, de Chaco, fueron algunas de las comunidades que dijeron presente en el Encuentro. “En Jujuy, el gobierno quiere sacarnos las tierras para la explotación minera y el turismo. Están entregando todo el territorio”, contó una mujer kolla, de piel curtida, y cabellos lacios oscuros. Para llegar a Paraná anduvo en micro más de 15 horas.

- - -

“En los gremios las mujeres no pasan de ser vocal titular o suplente. Las cúpulas de los sindicatos son exclusivamente de varones. De la misma manera que luchamos contra la burocracia y la patronal, tenemos que hacernos espacio entre los varones”, apeló una obrera en uno de los talleres de mujeres y sindicatos. Hubo varios. En algunos, integrantes de partidos de izquierda, algunos enfrentados entre sí, pretendieron imponer que se votara, cuando la tradición en los Encuentros es que no haya una única posición. Trabajadoras de empresas recuperadas, y de fábricas como Paraná Metal, SanCor, Kraft-Terrabusi y Fort también hicieron oír sus reclamos.

- - -

La gran afluencia de mujeres, que crece en forma exponencial año a año, movilizó a decenas de vendedoras ambulantes de Jujuy, que llegaron en micros con militantes exclusivamente para ofrecer productos en la plaza principal de Paraná, frente a la Catedral. Coloridas carteras, telares, remeras, collares, aros, juguetes de madera y otros objetos se vendieron durante los tres días del Encuentro.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.