EL PAIS › ARRESTARON A OTRO INTEGRANTE DE LA UNION FERROVIARIA POR EL CRIMEN DE MARIANO FERREYRA

Un sospechoso fácil de identificar

Se trata de Jorge González. Es el quinto detenido y está acusado de haber amenazado a una periodista para que no tomara imágenes del ataque a los tercerizados. Confirmaron que el día de la muerte del militante del Partido Obrero no hubo fuego cruzado.

 Por Laura Vales e Irina Hauser

Había llamado la atención porque fue a apretar a los tercerizados con el cuello ortopédico puesto. Ayer Jorge González, otro integrante de la Unión Ferroviaria, fue detenido en el marco de la investigación del asesinato de Mariano Ferreyra. Está acusado de haber amenazado a la periodista Gabriela Carchak para que no tomara imágenes durante el ataque a los trabajadores y militantes de izquierda. La semana pasada, González presentó un pedido de eximición de prisión, pero la jueza Wilma López se lo denegó. Por otra parte, una pericia de la Gendarmería ratificó que no hubo fuego cruzado.

La Policía Federal detuvo a González por la mañana, en su casa de Banfield. El hombre trabaja en los talleres de Remedios de Escalada, de donde salieron la mayoría de los integrantes del grupo de la UF. El día del crimen, sin embargo, no había ido a trabajar porque había pedido licencia por enfermedad por la lesión en el cuello.

Varios de los testigos que declararon en la causa contaron que González estaba muy sacado, totalmente exaltado. La pregunta es si sabía el grado de violencia que iba a tener el apriete a los tercerizados, dado que se ocupó, junto a Salvador Pipito, de impedir que la cámara de C5N los filmara. Aunque la periodista del canal de noticias les ofreció hacer un reportaje para que los de la Unión Ferroviaria explicaran su postura en la pelea con los tercerizados, ni a González ni a Pipito les interesó: lo que querían era que la cámara no grabara.

Pipito, que fue detenido el jueves, fue indagado ayer, y en principio habría admitido que amenazó a la periodista. Es un hecho que no tiene cómo negar. Al término de su declaración se esperaba que declarara González.

Una de las novedades de la jornada fue que la fiscal Cristina Caamaño llegó a la fiscalía en un vehículo particular acompañada de dos guardaespaldas. Fuentes judiciales confirmaron que desde el jueves tiene custodia policial debido a que sufrió intimidaciones a través de “llamados telefónicos y movimientos extraños en torno de su oficina”.

Otro dato no menor es que la Gendarmería terminó la pericia de un colectivo Chevallier, que la Unión Ferroviaria decía que había sido baleado por los militantes de izquierda. El estudio fue solicitado para saber si en Barracas hubo fuego cruzado, pero el análisis de los peritos concluyó que el micro sólo recibió piedrazos y no tiene ningún impacto de bala.

Por la fiscalía continuaron pasando nuevos testigos. Uno de ellos, del grupo de los damnificados, señaló al barrabrava Cristian Favale como la persona que disparó contra Mariano Ferreyra causándole la muerte. El testigo detalló el lugar en el que estaba cuando ocurrió el enfrentamiento con la Unión Ferroviaria y habló del tirador con una descripción coincidente con la del barra de Defensa y Justicia. Favale es el principal sospechoso de haber efectuado los disparos, pero hay además otras dos personas bajo la misma sospecha. Favale, tras declararse inocente, acusó a Gabriel “el Payaso” Sánchez de haber sido quien hizo fuego. Y uno de los tercerizados acusó a Aldo Amuchástegui, encargado de coches de los talleres de Remedios de Escalada.

En la causa hay cinco detenidos. Pablo Díaz, delegado de la Unión Ferroviaria ante la Ugofe (administradora de la línea Roca), es señalado como quien armó y comandó la patota. Claudio Pérez era el portero del taller en Remedios de Escalada y fue arrestado porque en las imágenes se lo ve acomodándose algo en la cintura, como si fuera un arma. En su descargo, aseguró que sólo se estaba acomodando el pantalón. Al mencionado Favale lo habría señalado como autor del asesinato un testigo protegido. El barrabrava fue uno de los que hacían habitualmente de fuerza de choque de la Unión Ferroviaria y participó no sólo del grupo que mató a Mariano Ferreyra, sino que estuvo en el hall de Constitución, el 6 de septiembre, con la patota que impidió a los tercerizados hacer un acto. Los últimos dos detenidos son Pipito y González.

Todos los arrestados aparecen en los videos tomados en Barracas el miércoles de la semana pasada. En esas filmaciones han sido identificados otros integrantes de la Unión Ferroviaria, por lo que todo indica que habrá nuevas detenciones.

Compartir: 

Twitter
 

González había llamado la atención por llevar, como se ve en la foto, un cuello ortopédico.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared