EL PAíS

Un careo que no esclareció

La jueza levantó el secreto de sumario y les tomó declaración indagatoria a varios de los detenidos. Favale insistió en el careo con “El Payaso” Sánchez en que éste le disparó a Mariano Ferreyra. El ferroviario Juan Carlos Pérez señaló a Favale.

 Por Irina Hauser

Cristian “Harry” Favale, el barrabrava de Defensa y Justicia sospechoso del asesinato de Mariano Ferreyra, volvió a acusar del crimen a Gabriel “Payaso” Sánchez, ex barrabrava de Racing. Esta vez fue durante un careo dispuesto por la jueza Wilma López y en el cual ninguno de los dos se movió de la versión que había dado durante su primera indagatoria. “¿Y vos qué hacías ahí si no sos ferroviario?”, devolvió con furia Sánchez. Favale, también encolerizado, insistió en que lo vio irse con un arma calibre 38 y guardarla en un auto Ford Focus color champán. Ambos fueron, además, sometidos a una nueva indagatoria, igual que otro de los imputados, Juan Carlos Pérez, portero de los talleres de Remedios de Escalada. Pérez le apuntó otra vez a Favale y reiteró que fue reclutado por dirigentes de la Unión Ferroviaria (UF).

La jueza levantó ayer el secreto de sumario y al tomar las nuevas indagatorias les informó a los tres detenidos que, aunque aún no está definida la calificación legal de los hechos, ellos aparecen implicados en una organización que atacó a trabajadores tercerizados de la ex línea Roca que el 20 de octubre intentaban cortar las vías a modo de protesta y como parte de ese accionar mató al militante del Partido Obrero (PO) Mariano Ferreyra y baleó a otras tres personas. En cierta medida, el objetivo de los interrogatorios de ayer era precisamente que los imputados declararan con conocimiento de qué se les endilga. Es probable que hoy vuelvan a ser indagados los otros cuatro detenidos.

“Yo a vos no te conozco”, le espetó Sánchez a Favale en plena audiencia ante la jueza López y la fiscal Cristina Caamaño. Entonces fue cuando señaló que era sospechosa su presencia en Barracas, durante los hechos, porque no era ferroviario. “En cambio yo soy guarda”, dijo. Favale le replicó que no era cierto que no se conocieran –relataron allegados a su defensa– y aseguró que lo había visto en el hall de Constitución unas semanas antes, el 6 de octubre, otra ocasión en que la patota de barrabravas y ferroviarios impidió una protesta de tercerizados. Los investigadores, de hecho, creen que ambos integraban el grupo de matones que responde a la UF. Lo que está por verse es si ambos estaban armados y a quién dispararon.

Ya en su primera declaración Favale intentó despegarse del homicidio de Mariano Ferreyra con el argumento de que él había visto al autor de los disparos mortales. Alguien “de gorrita y anteojos” con “un tatuaje de payaso en el brazo derecho”, había sido su descripción, coincidente con las características de Sánchez. Ayer le preguntaron sobre sus comunicaciones por celular y con un aparato tipo Nextel, incluso durante la gresca y admitió contactos con el dirigente ferroviario Pablo Díaz, quien está detenido sospechado de haber sido organizador y reclutador. Negó, en cambio, haberse retirado del lugar junto con Díaz en un el mismo auto, un punto señalado por Pérez, otro de los imputados. Durante el apriete a los tercerizados y militantes de agrupaciones de izquierda, Díaz se habría mantenido en comunicación con Juan Carlos “El Gallego” Fernández, el tercero en la línea de sucesión del líder de la UF, José Pedraza.

Sánchez sigue sosteniendo que no estaba armado, que el bulto que se ve debajo de su remera en las imágenes tomadas por el canal C5N es su teléfono celular, y que se lo acomodaba porque se le caía. Igual que en la indagatoria, dijo que no tuvo nada que ver con los disparos, pero que tampoco vio nada. Favale dice que lo vio cargar un arma calibre 38 y llevarla, una vez que había terminado todo, a un Ford Focus color Champán. Hasta ahora, los proyectiles peritados son de un arma de ese calibre, aunque hay pericias pendientes y se sospecha que había más de un matón armado.

Pérez, el portero de Remedios de Escalada, relató –como ya lo había hecho en la primera indagatoria– que había sido convocado por Díaz para ir a romper la protesta en las vías y que a su vez él tuvo que llamar a otras dos personas, que seguramente serán citadas a declarar. Le volvieron a preguntar si vio a alguien disparar y dijo, una vez más, que escuchó disparos detrás suyo y que, al darse vuelta, a quien vio fue a una persona con los mismos rasgos que “Harry” Favale. Ratificó casi íntegro su relato inicial, donde también sostuvo que en los talleres donde trabaja habría habido reuniones preparatorias a las que habría vinculado al Gallego Fernández. Allí, en los días posteriores fue donde escuchó que todo el mundo decía que Favale se jactaba de haber disparado a Mariano Ferreyra diciendo “yo lo puse, yo le di”. Ayer le mostraron nuevas imágenes, entre las que señaló a los hijos de un sindicalista que no son empleados ferroviarios, según señalaron a este diario cerca de su defensa.

La causa tiene 17 cuerpos. Ayer volvieron a declarar varios testigos. La jueza tiene diez días –aunque es un plazo algo flexible– para resolver la situación procesal de los detenidos desde el momento de la indagatoria.

Compartir: 

Twitter
 

Cristian “Harry” Favale aseguró que vio a Sánchez irse con un arma calibre 38.
Imagen: Rolando Andrade
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.