EL PAIS › EL CANCILLER HECTOR TIMERMAN SE REUNIO CON SU NUEVO PAR BRASILEñO ANTONIO PATRIOTA

Argentina, primer destino de Rousseff

La flamante presidenta de Brasil llegará a Buenos Aires antes de fin de mes. El anuncio de Patriota, quien vendrá a Buenos Aires el próximo lunes, conjuró las críticas opositoras por la ausencia de Cristina Fernández de Kirchner en la asunción de Dilma.

En lo que será su primer viaje al exterior, la flamante presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, visitará Buenos Aires antes de fin de mes para reunirse con Cristina Kirchner. Así lo acordaron ayer los cancilleres Héctor Timerman y Antonio Patriota en un encuentro que mantuvieron en el Palacio de Itamaraty. Antes incluso del viaje de Rousseff, pasarán por el país el propio Patriota y el nuevo ministro de Defensa brasileño, Nelson Jobim, en una confirmación en los hechos de lo estratégica que asegura ser la relación con Buenos Aires para la flamante gestión que por estas horas comenzó a acomodarse en Brasilia.

Timerman encabezó la delegación argentina que viajó para participar de la jura de la nueva presidenta y de la despedida de Luiz Inácio Lula da Silva (ver páginas 18 y 19). Aseguran haber encontrado comprensión de parte de los funcionarios brasileños por la ausencia de Cristina Kirchner, quien prefirió pasar su primer Año Nuevo sin su marido, en la intimidad, con sus hijos y algunos familiares cercanos en Santa Cruz. El canciller le entregó a Dilma una carta personal de la presidenta argentina explicando esta situación y transmitiendo el deseo de un pronto encuentro. La mandataria brasileña le retribuyó enviando saludos para Cristina Kirchner.

Ni lerdos ni perezosos, los cancilleres se reunieron ayer en lo que también fue el primer encuentro entre ambos. Allí acordaron el viaje de Rousseff a Buenos Aires antes de que termine enero, en una escapada que también incluirá Montevideo para encontrarse con José Mujica, quien sí viajó para la asunción. Es tradición para los presidentes brasileños que el primer destino, o uno de los primeros, de sus viajes al exterior sea Argentina; Dilma confirmó que cumplirá con la costumbre.

El asesor en temas internacionales Marco Aurelio García, sobreviviente de la gestión de Lula, anticipó que a ese viaje le seguirán visitas a las dos grandes potencias, Estados Unidos y China, y también a Perú y Bulgaria, cumpliendo compromisos asumidos con anterioridad. La falta de una fecha precisa para el viaje de Dilma tiene que ver con el armado de esta agenda y la organización de los viajes de acuerdo con las disponibilidades.

En su discurso inaugural, Rousseff reiteró el interés de su gobierno de seguir profundizando su relación con los países de la región y trabajar en los bloques de los que Brasil forma parte, el Mercosur y la Unasur.

Ayer, los cancilleres repasaron la agenda bilateral. Un tema en el que se detuvieron fueron las demoradas negociaciones del Mercosur con la Unión Europea para alcanzar un acuerdo de libre comercio. Es un tema en el que a comienzos de este año Cristina Kirchner puso especial énfasis cuando ocupó la presidencia pro témpore del bloque, pero la crisis europea en general y la española en particular resultaron obstáculo para que se llegara a un acuerdo completo aunque se avanzó. Timerman y Patriota se comprometieron a seguir en esa senda, evaluando que siempre era más positiva una negociación conjunta que una individual para alcanzar mejores acuerdos ante terceros países o bloques. Destacaron que últimamente son varios países y regiones los que mostraron interés de estrechar lazos con el Mercosur, sobre todo a partir del surgimiento de Brasil como una de las futuras potencias en la escena mundial y de los sostenidos índices de crecimiento económico que muestra Argentina.

Sobre la dinámica interna del Mercosur, los cancilleres destacaron los avances del bloque respecto de la integración durante 2010, reflejados en las cumbres celebradas a mitad de año en San Juan y, recientemente, en Foz de Iguazú.

El canciller argentino recordó que tiene “una larga amistad” con su flamante colega, de los años en que ambos representaban a sus países en Washington y debieron trabajar juntos en muchos temas. Timerman llegó a Itamaraty acompañado por el secretario argentino de Comercio y Relaciones Económicas Internacionales, Luis María Kreckler, y el subsecretario de Política Latinoamericana de la Cancillería, Diego Tettamanti. Tenían la idea de invitar a Patriota para mantener un encuentro bilateral durante el primer trimestre del año, pero el brasileño los sorprendió anunciando su intención de viajar cuanto antes: finalmente Patriota estará en Buenos Aires el 10 de enero. También arreglaron que el ministro de Defensa, Nelson Jobim, viaje el 16 de enero. Ambos prepararán el terreno para la visita de Dilma Rousseff.

Un punto de coincidencia de la reunión que luego comentaban sorprendidos los funcionarios argentinos fue respecto de Malvinas. Patriota remarcó el apoyo total del nuevo gobierno brasileño con la posición argentina, no sólo en lo que respecta a la soberanía y a los reclamos al Reino Unido para retomar el diálogo, sino también para poner trabas a los barcos que se dirigen a las islas para los trabajos de exploración de hidrocarburos. Los argentinos contaron que se fueron más que complacidos por cómo los trataron en Itamaraty.

Compartir: 

Twitter
 

Los cancilleres Héctor Timerman y Antonio Patriota se reunieron ayer en Brasilia.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared