EL PAIS › LA RELACION ENTRE EL GOBIERNO NACIONAL Y LA CONDUCCION DE LA CGT

“No hay ruptura política”

Desde la CGT, Schmid reconoció que la relación pasa por “un momento difícil”, pero aseguró que los trabajadores están “de este lado del mostrador”. Desde el kirchnerismo, Rossi descartó que se vaya a producir una fractura.

”Nosotros estamos de este lado del mostrador por los convenios colectivos y los millones de trabajadores que ingresaron a los padrones de afiliados de los sindicatos”, aseguró ayer Juan Carlos Schmid, integrante de la mesa chica moyanista de la CGT. Con sus palabras, apuntó a descartar un quiebre en la relación de la central obrera y el Gobierno, después de las especulaciones planteadas por la ausencia de Hugo Moyano, titular de la CGT, en la reasunción de la Presidenta. No obstante, Schmid reconoció que la relación “está pasando por un momento difícil”. A su vez, el jefe de la bancada oficialista en Diputados, Agustín Rossi, coincidió en que “no hay ruptura política”. Este jueves Moyano realizará un acto en Huracán, donde se espera un posicionamiento fuerte.

No se puede “dar una connotación de ruptura ni nada que se le parezca” al discurso de Cristina Fernández el sábado pasado, ni a la ausencia en el Congreso del jefe de la CGT, según destacó Schmid. Una seguidilla de tensiones públicas entre el líder cegetista y la Presidenta generó dudas respecto de la buena relación que mantenía la CGT con el kirchnerismo desde 2003. La escasez de lugares en las listas del Frente para la Victoria fue interpretada como un desaire por los moyanistas, que pretendían un mayor protagonismo legislativo.

Aun así, Schmid no ahorró críticas al discurso de la Presidenta en el acto de asunción. “Cuando habla sobre que agradece a todos los compañeros que aguantaron en las calles, a pie firme, en momentos muy difíciles de esta gestión, tiene que mencionar a los trabajadores”, puntualizó, porque “ahí también estuvimos nosotros tratando de sostener este proyecto nacional y popular”. También se mostró molesto con los pasajes del discurso presidencial referidos a la falta del derecho de huelga en la Constitución de 1949, no como “ahora, que sí hay derecho a huelga, pero no al chantaje y a la extorsión”, en palabras de Fernández de Kirchner. “No sé quién la habrá asesorado a la Presidenta. Hubo muchas huelgas durante los gobiernos peronistas. No solamente de los ferroviarios, marítimos y gran cantidad de conflictos que se dieron”, se quejó el sindicalista. Finalmente, Schmid reconoció que “el Gobierno y la CGT están atravesando una relación difícil”, pero agregó que la central obrera está “de este lado del mostrador debido a la recuperación de los convenios colectivos, los millones de trabajadores que entraron en los padrones de afiliación de los sindicatos, la plena vigencia del Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil, y la vuelta al Estado de las jubilaciones que estaban en el sistema de AFJP”, detalló.

Desde el kirchnerismo, el diputado Agustín Rossi también descartó que el mensaje presidencial haya sonado “una ruptura política” con la CGT, sino que –consideró– eso también lo decía CFK “desde hace un año: la responsabilidad del cuidado del modelo es compartida”. Rossi argumentó que a veces “una causa puede ser presentada como noble y puede perjudicar al conjunto de los argentinos”, en referencia “al chantaje y la extorsión” señalados por CFK. Rossi hizo hincapié también en que, a pesar de la ausencia del camionero en el acto del sábado, los diputados “que ingresaron en las listas por el movimiento obrero estuvieron todos presentes, inclusive Facundo Moyano”, hijo del secretario general de la CGT.

Compartir: 

Twitter
 

Agustín Rossi, jefe del bloque del FpV en Diputados, y Juan Carlos Schmid, dirigente de la CGT.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.