EL PAIS › LO QUE DEJARON EL DISCURSO Y LOS ANUNCIOS DE LA PRESIDENTA

El modelo, los cambios y los jóvenes

Funcionarios, dirigentes y referentes cercanos al Gobierno coincidieron, en diálogo con Página/12, en que los ejes del nuevo período serán el empleo, el consumo interno, el desarrollo tecnológico y los derechos humanos. También destacaron el rol de la juventud.

 Por Nicolás Lantos

Profundización y continuidad fueron los dos conceptos más destacados del discurso de asunción de Cristina Fernández de Kirchner, según un puñado de dirigentes, funcionarios y referentes culturales que consultó Página/12. Pero, hilando fino, ambos términos se confunden ya que una de las características del kirchnerismo fue, justamente, ir a más: “Yo creo que el modelo será profundizado en la línea que hemos trabajado hasta ahora. Todo lo que nos falta está en la línea de lo que venimos trabajando”, definió Carlos Tomada, el ministro de Trabajo desde el primer día de este proceso político.

En concreto, todos coincidieron en que generación de trabajo, industrialización, consumo interno, desarrollo tecnológico y derechos humanos serán los ejes del período inaugurado este 10 de diciembre. También se destacó “la emoción” en el tono discursivo y la importante presencia de la juventud, tanto en las palabras de la Presidenta como en las gradas del Congreso, en las calles y las plazas y en roles creciente de protagonismo político.

El discurso

“Fue muy emotivo. Apuntó a los valores afectivos que son los que están detrás de esta pasión por la política”, destacó el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, que cuatro años después de la creación de su cartera ve cómo ese área toma mayor relevancia en el esquema económico del país. “Parecía que la creación de este ministerio era media cosmética, un capricho, y hemos demostrado que es coherente con un modelo productivo que apunta a darles valor agregado a las exportaciones y eso sólo se logra a través de la ciencia y la tecnología”, completó.

Para el filósofo Ricardo Forster, integrante de Carta Abierta, se trató de “un recuento, un camino, una travesía por los puntos nodales de estos años” y destacó que la Presidenta hizo énfasis en “la necesidad de enfrentar la crisis económica mundial con una continuidad de lo que sería el ADN kirchnerista”, además de “definir claramente a las corporaciones y señalarles el límite”. El intendente de Quilmes, Francisco “Barba” Gutiérrez, en tanto, sostuvo que fue “un discurso de ratificación del proyecto nacional y del modelo productivo frente al desafió que representa la crisis internacional”, ante la cual, “la Presidenta ha llamado al esfuerzo de todos los argentinos para sostener el modelo y llevar la justicia social a quienes todavía no ha alcanzado”.

La nueva etapa

“El desafío es mantener el rumbo: creando puestos de trabajo, industrializando el país, reduciendo el trabajo en negro para que la Argentina pueda desarrollar toda su potencialidad”, arriesgó el diputado Carlos Kunkel, quien además se puso como objetivo personal “devolverle al pueblo argentino en forma de trabajo y de respuestas toda la confianza”. También destacó la masiva presencia de la juventud, que “garantiza que habrá peronismo por décadas”. Por su parte, la titular de la Dirección Nacional de Juventud, Laura Braiza, sostuvo que “como decía un compañero, ‘Néstor está en lo que falta, y ese es nuestro horizonte’”.

Otro diputado, Martín Sabbatella, que completa en estos días un acercamiento gradual al kirchnerismo que comenzó hace cuatro años, resumió el camino por delante: “Seguir avanzando en ese círculo virtuoso de crecimiento con inclusión social, que es inversión, industrialización, generación de puestos de trabajo, consumo interno”. En un sentido similar, pero haciendo énfasis en su área, el ministro Barañao indicó que “en esta etapa, además de profundizar la renovación productiva, será necesario empezar a trabajar en la inclusión tecnológica, para que aquellos que históricamente estuvieron relegados accedan a un trabajo digno a partir del aporte de conocimientos”.

Para Tomada, “la Presidenta ha fijado muy claramente cuáles son los ejes de la próxima etapa: el rol reconocido que tiene la Argentina respecto de la política de derechos humanos, rescatar como ejes de nuestro propio ADN el esfuerzo volcado sobre la economía real, el trabajo y la producción. La necesidad de dejar atrás los privilegios de lo financiero. Y que no podemos descansar ni un minuto mientras siga habiendo pobreza en el país”. Mirando más el plano internacional, el ministro de Defensa, Arturo Puricelli, habló de “trabajar en la consolidación, cooperación e integración con las naciones hermanas de la Unasur, aplicando políticas de transparencia y de confianza en toda la región, integrándonos en ciencia y tecnología, para garantizar que América del Sur sea siempre una zona de paz.”

Compartir: 

Twitter
 

“No podemos descansar mientras siga habiendo pobreza”, dijo Tomada, tras reasumir como ministro.
Imagen: Bernardino Avila
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.